Una mirada infantil | Niños culiacanenses dibujan lo ocurrido el Jueves Negro

Compartir:

Un profesional de la salud mental explica que lo más recomendable es que los niños conozcan la situación de la ciudad, no tenerlos dentro de una burbuja.

Todos resentimos con gran fuerza el Jueves Negro, unos menos que otros, las personas han vuelto a sus vidas, tal vez un poco más paranoicos de lo normal, sin embargo retomaron su andar diario. En este tema, un grupo especialmente afectado son los más jóvenes de nuestra sociedad, a quienes estos hechos pudieron haber tenido un gran impacto en sus mentes.

Ante esta situación, en ESPEJO nos dimos a la tarea de recopilar algunos dibujos de niños quienes comparten, desde su imaginación, cómo fue lo sucedido en este día a la vez que consultamos con un experto en el tema para saber como podemos ayudar a los pequeños a sobrellevar esta mala experiencia.

¿Cómo hablar este tema con los niños?

Emmanuel Sanz Salas, psicólogo culichi, asegura que las experiencias en los niños siempre son más impactantes que para los adultos, por lo que traer estos temas y hablarlos con los niños con un vocabulario que entiendan puede ser lo mejor para que ellos estén tranquilos.

“Dentro de un niño todo es mucho más visceral, mucho más emocional; el niño, si siente miedo, va a sentir un miedo más grande que lo que cualquiera de nosotros podamos vivir, porque es un miedo más fantasioso, mientras más traigas este tema a un plano real es más benéfico para el infante”, dijo.

Señaló que los niños más expuestos a la narcocultura son los de escasos recursos, ya que estos suelen ver e idealizar toda esta forma de vida.

 

“Es un tema muy delicado, como niños absorben todo lo que ven. Hablando un poco de las personas en un extracto socioeconómico bajo tienden a ver este tipo de cosas y a idealizarlas como una forma de vida, como un estilo de vida completamente sano y normal, algo a lo que pueden aspirar inclusive con la cuestión material”, agregó.

Ante estas situaciones, afirmó que lo mejor es hablar con la verdad, ser realistas con los infantes, decirles que no fue una situación aislada y que podría volver a ocurrir, de manera en que entiendan la sitación.

“Entonces al momento en que a un niño lo exponen a estas situaciones, es difícil decirles de una forma coherente esto no tiene sentido, entonces creo que la mejor forma de poder hablar con un niño es diciendo la verdad, qué está sucediendo con las palabras que un niño entienda”.

“A fin de cuentas el niño no tiene tanta consciencia de lo que se vive en la ciudad y más cuando los papás tratan de envolverlos en esta burbuja de protección donde ‘no pasa nada’, ¿no?”, aclaró.

 

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: