30 de abril 2020 | Mariguana legal: La industria que viene a la sierra de Sinaloa

30 de abril 2020 | Mariguana legal: La industria que viene a la sierra de Sinaloa

Alberto Kousuke de la Herrán Arita, promotor de la legalización de la mariguana en Sinaloa y en México, analiza pros y contras de este tema en reposo que podría revogorizarse conforme se acerque abril 2020.

El doctor y científico Alberto Kousuke de la Herrán Arita es de los que imaginan un Culiacán con dispensarios médicos donde la gente pueda comprar fármacos elaborados con mariguana. Y ve la posibilidad de que pequeños productores de la sierra puedan trabajar la “mota” sin cuidarse de la autoridad.

Impulsor de la legalización de la cannabis, defensor del beneficio medicinal, de la Herrán Harita asegura su innocuidad y ve su uso desde el plano de los paliativos en enfermos con distintos padecimientos.

Menciona que los efectos de la mariguana garantizan una mejor calidad de vida a los pacientes, solo hay que identificar las enfermedades, el método de suministro y las dosis.

“Se necesita legalizar la cannabis. Si no es legal no podemos empezar a trabajar con ella, hacer investigación. Que podamos estandarizar lo que es una dosis, ver en qué enfermedades se puede utilizar”.

Indica que la evidencia generada en otros países aligeraría el proceso indagatorio. El tema apremia, dice. Y cree que desmitificar la cannabis vendrá de la información que la misma planta proveerá al investigador.

LOS VACÍOS

Para Kousuke la legalización en México es un casi un hecho pero en el proceso ve vacíos que preocupan.

“El principal problema del cannabis es que no está regularizado. De hecho en ninguna parte del mundo. Actualmente no sabemos cuánto es una dosis de cannabis. No sabemos si es una jalada o es inhalada. Si es  un carrujo o un churro. Es decir no sabemos cuánto es una dosis y no podemos decirle a un paciente tómate esto o fúmate esto para tu padecimiento. No está estandarizado”.

Resalta que la legalización en otros países y como viene en México ha contemplado que el extracto legal solamente posea el fitocannabinoide conocido como CBD y el 1 por ciento de THC, dejando fuera más de cien sustancias que posee la mariguana.

El doctor de la Herrán Arita considera que la fórmula para determinar el contenido de un extracto es obsoleta, arcaica y que debería abrirse el abanico cannabinoides.

“Esto es ridículo porque la planta tiene más de 100 fitocannabinoides que tienen efectos terapéuticos. Hay otras moléculas, terpenos, flavonoides (que dan aromas y sabor a las cosas) con propiedades terapéuticas por sí solas. Cuando uno le quita todas esas moléculas a la planta y solo le deja el CBD sí va a servir de algo, pero toda esta gran gama de aplicaciones y beneficios se están dejando de lado. El THC ha sido asociado a efectos sicotrópicos por eso lo limitaron a uno por ciento. No tiene sentido”.

Esta es una de las lagunas que encuentra alrededor del cannabis medicinal y que generan empresas que dicen “tenemos este producto, te consigues a tres gentes y vendes y te haces vendedor diamante. Ya hay muchos de esos y no sabemos qué le están dando a la gente. Ese es el problema que la gente empieza a consumirlo… Hoy hasta en Mercado Libre se puede conseguir un extracto de cannabis. No sabemos qué tienen esos extractos”.

Remarca que la desinformación sobre la mariguana es el problema esencia, no solamente entre la población sino entre los legisladores y los mismos médicos que se supone van a prescribir el extracto.

TODO ES HÍBRIDO

Alberto Kousuke de la Herrán ya no cree en la versión de que solamente hay cannabis índica o sativa. Ese cuento se acabó por tantos cruces que se han hecho y abundan las cepas de la cannabis.

“Ya todo es híbrido. Es por eso que no sabemos qué es lo que tienen esas plantas. Es lo que se necesita, tomar estas variedades, analizarlas, medir sus perfiles, sus moléculas y saber para qué sirven y a quienes subministrarles. De eso se trata la medicina: tener un producto constante que uno sepa que siempre tendrá el mismo efecto cuando se tome una dosis”.

Subraya que se deben tomar una o tres cepas con las que la industria ya esté familiarizada y a partir de ahí generar un fármaco.

En las dosis es donde está el quid del asunto. Y en los dispensarios que deberán cumplir con ciertos requerimientos de la propia autoridad, de un instituto que se dice vendrá a regular, dependiente del sector Salud, pero del que no se sabe gran cosa.

LA INDUSTRIA DE LA SIERRA

Kousuke también ve pequeños productores sembrando, cultivando y comercializando mariguana; dedicándose legalmente en sus pueblos a una actividad que a lo largo de la historia ha estado prohibida.

Gente moviendo toda una industria en la sierra.

Porque allá arriba ya hay mano de obra, hay infraestructura.

Porque allá arriba hay clima y hay sabiduría para el cultivo.

Porque Sinaloa es el principal productor del país.

Porque México es el segundo productor a nivel mundial.

“Aquellos que están en la sierra puedan brincar a un negocio legítimo y legal”.

“Lo que se busca con la legalización no solamente es que la gente tenga acceso a un medicamento con muchas propiedades medicinales, sino también que todo esto que es secundario a la producción de la cannabis como el narcotráfico, con el que en Sinaloa hemos estado de la mano toda la vida, es generar un cambio real en la sociedad”.

Se trata, abunda, que la legalización genere un beneficio tangible en la sociedad, no solamente desde el punto de vista medicinal o económico en las comunidades rurales que se dedican a esto. Y que los impuestos que se apliquen a esta droga sean destinados a la cultura y la educación.

Ahora que la legalización de la mariguana con fines lúdicos y médicos en México ha entrado en un receso, alargada su posible aprobación hasta abril de 2020, Kousuke menciona que el tema ha sido llevado de la mejor manera en el país.

LA MAFIA

Sinaloense de nacimiento, Alberto Kousuke de la Herrán Arita sabe en México todo tiende a amafiarse. Piensa que la legalización de la cannabis no debe concesionarse como se hizo con la venta de alcohol, con el transporte público, con las gasolineras.

Dice desconocer si se planea aplicar la política de casos como Colorado y California, donde los pequeños productores han sido desplazados por las grandes compañías porque les obligan a cumplir con requerimientos imposibles para sus capacidades.

“Lo se está haciendo es desplazar a estos pequeños productores para que lleguen las grandes compañías y acaparen el mercado porque son las únicas que tienen la capacidad para cumplir con estos criterios. Y si en México se vuelve una mafia, que nada más los grandes productores puedan competir o que se creen concesiones, vamos a volver a lo mismo: la mafia”.

EL DÍA DEL NIÑO

El 30 de abril, el Día del Niño, es la fecha fatal para que la legalización de la mariguana sea un hecho en México.

La senadora de Morena, Imelda Castro Castro, dijo que el tema va y generará un nuevo mercado y una nueva economía en Sinaloa, una economía que se busca beneficie a los pequeños productores que actualmente sobreviven clandestinamente en la sierra sinaloense.

Que solamente se han detenido para hacerle unos ajustes a la ley general para regular la cannabis.

“Creemos que va implicar abrir un gran comercio. Esto es ineludible. Tenemos que garantizar una regulación que sea incluyente, que se incluya a cooperativas, a la forma social de producción y que no sea un beneficio para grandes empresas, incluso trasnacionales y que vendrían a laborar una relación que no beneficiaría a los productores primarios. Esa es la parte que no estaba en el dictamen que se trabajo. Que sea una verdadera economía social”.

Resaltó que en Canadá, Uruagua, Estados Unidos y la Unión Europea, la legalización de la cannabis genera un mercado de miles millones de dólares anuales. “En el caso nuestro no se tiene ningún cálculo de esta naturaleza pero implica abrir un mercado muy importante, desde la generación de nuevos empleos hasta la nueva industria que florecería. Sinaloa, creemos, tiene potencial en este sentido”.

El proceso, el entramado legal que actualmente se construye, abarca la siembra, el cultivo, la cosecha, la producción, la transformación, el etiquetado, el empaquetado, todo lo que es la promoción y la publicidad, el transporte… Todas las fases, hasta llegar al consumo personal, lúdico, farmacéutico, científico, de todo tipo.

“Creo que hasta el 21 (2021) pudiéramos decir que empezaría toda esta logística”.

Señaló que tras la aprobación de la legalización vendrá todavía un proceso de reformas a diversas leyes como la penal, la de salud, la fiscal y otras por lo que 2020 servirá para generar todas las condiciones.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]