Lo dice la ciencia | Camina más rápido, te estas volviendo viejo

Lo dice la ciencia | Camina más rápido, te estas volviendo viejo

Compartir:

Si alguna vez has caminado por el centro de Culiacán o de cualquier otra ciudad  seguro te has desesperado por la lentitud con la que caminan ciertas personas, si eres de los que tiene que detener su paso por la manera tan paciente con la que otros se desplazan, debes de saber que les llevas una gran ventaja.

Y es que no solo se trata solo de estar en mejor forma física gracias a nuestros pasos rápidos, sino de los estímulos que la velocidad brindan a nuestro organismo. El último estudio realizado por científicos de la Universidad de Duke en Estados Unidos señalan que caminar rápido también mantiene joven nuestro cerebro,

Una minuciosa investigación encontró que quienes caminan despacio tienen un “envejecimiento acelerado” en una escala de 19 medidas ideada por los investigadores, y sus pulmones, dientes y sistemas inmunes tendían a estar en peor forma que las personas que caminan más rápido.

Las pruebas neurocognitivas que realizaron los científicos cuando los participantes eran niños servían para predecir quién se convertiría en una persona que iba a caminar despacio en la etapa adulta. A los 3 años, sus puntajes en coeficiente intelectual, comprensión del lenguaje, tolerancia a la frustración, habilidades motoras y control emocional predijeron su velocidad de caminata de cara a los 45 años.

Los datos provienen de un estudio a largo plazo de casi 1.000 personas que nacieron durante un solo año en Dunedin, Nueva Zelanda. Los 904 participantes de la investigación en el estudio recibieron un seguimiento completo durante toda su vida, principalmente desde abril de 2017 hasta abril de 2019 a los 45 años.

Los exámenes de resonancia magnética durante su última evaluación mostraron que aquellos que caminaban más despacio tendían a tener un volumen cerebral total más bajo, un grosor cortical medio más bajo, menos área de la superficie cerebral y una mayor incidencia de “hiperintensidades” de la sustancia blanca, lesiones pequeñas asociadas con la enfermedad de los vasos pequeños del cerebro. En resumen, sus cerebros parecían algo mayores.

Además, un panel de ocho revisores que evaluaron la “edad facial” de cada participante a partir de una fotografía, también adujeron que parecían más mayores de lo que en realidad eran.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: