El Camino Rojo | Un grito colectivo de resistencia para una sociedad lastimada

Luego de realizarse la primera edición de este encuentro de colectivos durante el pasado mes de marzo, la segunda edición estuvo enfocada en los temas de autocuidado, protección y reflexión en torno a lo sucedido el pasado 17 de octubre en Culiacán. El Camino Rojo II fue un espacio para preguntarse: ¿Qué sigue después del Jueves Negro?

El pasado fin de semana colectivos y ciudadanos de la localidad se reunieron en un encuentro de tres días donde, mediante charlas, talleres y un acercamiento solidario entre los grupos ciudadanos, estos se dedicaron a reflexionar sobre la violencia que se vive en Culiacán y las maneras en que esta se puede abordar desde la perspectiva de la protección y el autocuidado.

Con la participación de más de 20 colectivos que trabajan en temas como la lucha contra violencia, la difusión de la cultura, la recuperación de espacios, el feminismo, los derechos LGBT, la búsqueda de desaparecidos y la transparencia, el capítulo II del Camino Rojo: Encuentro internacional de colectivos en resistencia, contó entre sus actividades con talleres de autocuidado, trabajo psicoemocional y herramientas para la salud; así como un taller en el que la periodista Miriam Ramírez habló sobre distintas herramientas para la protección digital de datos personales, una mesa de análisis sobre la tarea periodística ante los escenarios de violencia que se viven en el estado y el país y un taller sobre protocolos de seguridad brindado por miembros de la asociación de protección a periodistas Artículo 19.

Lee más: Camino Rojo: Crónica de un encuentro esperanzador (Parte 1)

El evento, además de un lugar para el aprendizaje, también fue un espacio de convivencia en el que de manera horizontal, los participantes compartieron techo, alimentos e incluso una posada en la búsqueda de generar las redes necesarias para crear una sinergia entre los colectivos que en un futuro les ayuden a, mediante el trabajo colaborativo, incrementar el impacto positivo de sus acciones en el entorno local y estatal.

El Camino Rojo fue también un espacio para la recreación y el autoconocimiento, y como tal, se contó con diversas actividades como pintura y teatro guiñol enfocada en el público infantil.

A raíz del Jueves Negro

Fue luego de los sucesos violentos del 17 de octubre en Culiacán, que diversos colectivos ciudadanos de la localidad vieron la necesidad de realizar una segunda edición de El Camino Rojo, el cual ya se había realizado en marzo de este mismo año con la participación de grupos culturales y activistas locales y de diversas partes del país.

En esta ocasión, el objetivo fue dar a los asistentes herramientas de sanación y protección que estos pudieran replicar en sus entornos y comunidades más cercanas.

Como evento final, los colectivos participantes realizaron una mesa de trabajo en la que detallaron una ruta a seguir entre las que destacaron acciones para combatir la cultura machista, la realización de un mapeo de espacios seguros en la ciudad y, en un futuro, iniciar con intervenciones culturales en distintas colonias e incluso sindicaturas del municipio de Culiacán.

Algunos de los encuentros participantes en esta segunda edición de El Camino Rojo fueron Taller Juan Panadero, RecuperArte, Sabuesos Guerreras, Tacuichamona, No se Metan con Nuestras Hijas, C’MAS, Cúcara y Mácara, Danmusarth, Amapa Sustentable, Inclusión, Macheteras, Martes de Poesía, Inndaga, Lumbre Fanzines, Global Initiative y Resilence Fund, entre otros.

Fotografía: Cortesía/Iliana Mexía.

¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]