Correos de México | Una historia de un abandono que concluye en caos

Correos de México | Una historia de un abandono que concluye en caos

“El año pasado tuvimos muchos problemas pero este fue el caos…”, cuenta la secretaria general (sección Sinaloa) del Sindicato de Trabajadores del Servicio Postal Mexicano.

Desde la calle Rosales se ve la pintura vieja, el enjarre despedazándose del antiguo edificio de Correos. Por la Rubí, de frente a la fachada, las cintas de las cartulinas aún sostienen los reclamos. Son las muestras de un desamparo innegable.

“Las oficinas están en muy malas condiciones. Parece un edificio abandonado”, resume Laura Elena Armienta Sarabia, secretaria general de la sección Sinaloa del Sindicato Nacional de Trabajadores del Servicio Postal Mexicano.

No se cuenta, añade, ni con lo más esencial para desempeñar nuestras labores.

Pero el declive no solo está en las instalaciones sino que toca casi todo. Porque en este caso la orfandad no viene sola y se cuenta desde, por lo menos, 12 meses.

NUEVE MOTOS

En la zona centro, que comprende Culiacán, Correos cuenta con 25 carteros. Y se supone que cada uno tiene asignada una motocicleta. Sin embargo, solamente funcionan nueve.

Armienta Sarabia señala que sus compañeros usan sus vehículos particulares para hacer el reparto porque sienten el compromiso con la gente.

En este 2019 no tuvieron ni para hojas blancas. Esas también las compraba el trabajador.

“El año pasado tuvimos muchos problemas pero este fue el caos…”, cuenta.

Por eso las cartulinas untadas en la fachada. Por eso los mensajes, el reclamo y esa especie de catarsis de los trabajadores ante el hartazgo.

Las motos de Correos también envejecen, se descomponen. Y cuando hay una avería, el cartero la hace de mecánico, compra las refacciones, le da mantenimiento.

“Porque por parte de la autoridad no tienen….”

Si queremos ser eficientes, ágiles y oportunos, resalta Armienta Sarabia, necesitamos que cada cartero cuente con su vehículo en condiciones, con su motocicleta. Nosotros repartimos hasta en la última comunidad serrana. El cartero llega hasta lo último, donde no llegan otras empresas.

HACERSE MENOS

Hace dos años, por fuera, este edificio ubicado en el Centro Histórico de Culiacán tenía otra cara. Y por dentro se movían alrededor de 50 trabajadores.

Hoy, esa numerosa plantilla se ha reducido a la mitad. Los jubilados se retiran y sus plazas ya no se habilitan; el gobierno las congela.

“Cada vez somos menos. Y por menos decimos que hace dos años éramos una plantilla de alrededor de 500 trabajadores. Actualmente somos 250. Hacemos malabares para prestar el servicio”, indica la secretaria general de la sección Sinaloa.

Acusa que el gobierno federal viene y exige pero no cumple con sus obligaciones. “Como trabajadores tenemos obligaciones y derechos, pero los derechos se les olvida y no las obligaciones”.

 

PEOR, PEOR, PEOR

Armienta Sarabia dice que en este 2019 hubo un recorte presupuestal, aunque desconoce de montos; además, con lo que le han informado las autoridades del sindicato, se espera que caos continúe el próximo año.

“Para el presupuesto 2020 nos están reduciendo el 30 por ciento. Lo que ingresa a Correos por servicio no es suficiente para mantenernos, no somos autosuficientes”.

¿Entonces esperan un año similar?

“Peor, peor, peor…”

Acusa que las deficiencias para trabajar en el Servicio Postal Mexicano no es exclusivo de Sinaloa, es a nivel nacional.

En una conferencia el presidente de la república (Andrés Manuel López Obrador) dijo que Correos no desaparece, Correos no se vende, pero pues… Entendemos que él tiene muchas prioridades… y como que se ha olvidado de Correos. Como que el tema de Correos todavía no lo toca, no le da prioridad”.

CARTAS NO, PAQUETERÍA SÍ

En la actualidad Correos ya ha perdido su esencia. Correos ya no es para envío de cartas. Correos es para envío de paquetería.

“La mayoría de los servicios son de paquetería. Alrededor de un 90 por ciento es servicio de paquetería… Somos una empresa descentralizada. Todavía no somos autosuficientes pero podemos serlo con el apoyo que nos pueda dar el gobierno”.

Ante este giro en la prestación de servicio, Laura Elena Armienta Sarabia señala que se le ha pedido al gobierno federal que revise el parque vehicular porque las unidades que usan no son las adecuadas.

El Tsuru con el que operan no es funcional por el tipo de correspondencia que se maneja.

“Le hacemos un llamado al presidente de la república para que voltee a ver a Correos porque Correos sigue vigente, Correos sigue vivo. Necesitamos que el gobierno federal nos apoye en la compra de motocicletas, vehículos, bicicletas, material para que los empleados postales sigamos trabajando”.

Habla con cierta esperanza de que el próximo año se firme un convenio con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para repartir recibos de luz en los domicilios.

El Servicio Postal Mexicano es una instancia descentralizada del gobierno dentro de la estructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Al año, en todo el país, lleva a cabo más de 582 millones de entregas.

Por primera vez en la historia de Correos, el pasado 24 y 25 de diciembre dejó de prestar el servicio ante la falta de pago de aguinaldo y la última quincena del año.

“Fue histórico porque nunca se había detenido el Correo”.

Los pagos no fluían y para este viernes se tenía programada una manifestación, diluida con los depósitos bancarios este mismo día.

Sin embargo, por la Rubí se ven las cartulinas; por la Rosales, la pintura vieja, el enjarre, el abandono innegable.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]