Ante el crecimiento de la oposición, recalcula Quirino en el SNTE | El análisis de Alejandro Luna

Ante el crecimiento de la oposición, recalcula Quirino en el SNTE | El análisis de Alejandro Luna

Compartir:

La presentación de la “Alianza Sindical” integrada por Jesús Manuel Carrillo, Sergio Campa y Esteban Guerra, para competir por la dirigencia de la sección 27 del SNTE –que se agrega a las aspiraciones de Carlos Rea Camacho, para relevar al actual secretario general de la sección, Edén Inzunza, expresadas desde el mes de agosto de este año—, constituyen la más clara expresión de que sí hay un rechazo de la base magisterial federalizada a los viejos grupos y liderazgos, a los viejos métodos de elección de dirigentes, y a los viejos estilos de hacer política y tomar decisiones en el SNTE 27.

Jesús Manuel Carrillo encabezó su propia expresión durante su vida laboral activa en la sección 27, donde siempre fue oposición ya que, aunque sus seguidores participaron en varios comités seccionales, nunca obtuvieron la secretaría general. Carrillo, de extracción priísta, no coincidió con la creación del PANAL y se mantuvo fiel al PRI, lo que lo alejó de la posibilidad de obtener la dirigencia, sin embargo, tampoco comulgó con la reforma educativa de Enrique Peña Nieto, en que el SNTE se mostró sumiso ante el gobierno y fue el único que se atrevió a demandar el establecimiento del voto universal, cuando pensarlo era una osadía. Hoy que el voto universal (personal, directo, secreto e intransferible) es una realidad en la legislación laboral, ha retornado a la lucha por la dirigencia recurriendo al derecho de los jubilados de elegir y ser electos, de acuerdo al estatuto sindical.

Sergio Campa, por su parte, ha participado en varios comités seccionales y se le identifica con la expresión de Jaime Quiñonez, ex secretario general de la sección 27 y presidente de la organización Maestros por México en Sinaloa, creado por la maestra Elba Esther Gordillo, para apoyar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. Campa es actualmente miembro del comité seccional, por lo que estaría habilitado para contender por la secretaría general aunque se mantuvieran en el nuevo reglamento los candados filtrados por algunos concejeros nacionales.

Esteban Guerra, por otro lado, estuvo en el comité seccional encabezado por Jaime Barrón Fonseca, ex secretario general de la sección 27 que se ha mantenido formalmente en el lado institucional pero no comparte todas las orientaciones de Noé Rodríguez, representante del comité nacional en Sinaloa. Guerra Jiménez se expresa como una escisión del grupo de Barrón pero con su propio liderazgo claramente disidente.

Los tres liderazgos seguirán trabajando por su propia cuenta en las bases pero con acuerdos básicos de convergencia que les permitan, en un momento determinado, acordar una sola candidatura. Pero no sólo eso, han expresado que esta alianza sindical seguirá abierta a otras expresiones y liderazgos que deseen integrarse para participar en un proceso democrático, ya sea de consenso o algún otro mecanismo que permita identificar a quien represente mejor la posibilidad de triunfo.

En ese mismo esquema, no han descartado la posibilidad de lograr, incluso, la integración de Carlos Rea Camacho, quien ya lleva mucho camino andado en su campaña. Aunque Rea Camacho expreso desde mucho antes su interés por competir por la dirigencia seccional del SNTE, ha dejado entrever que también estaría dispuesto a participar en un proceso de preselección con todos los grupos disidentes.

No obstante, de participar junto con toda la disidencia, el profesor Rea Camacho tendría mucha ventaja sobre los demás que han saltado a la palestra más recientemente, ya que tiene varios meses haciendo proselitismo y se agregan a su favor aspectos como su filiación morenista en momentos en que el morenismo se ha empezado a empoderar a nivel nacional, así como la más reciente conquista de su asesor y compañero de expresión “centista”, el diputado Horacio Lora, al conseguir la autorización del pago de 25 días de aguinaldo complementarios a los 40 que reciben los maestros federalizados jubilados en Sinaloa.

Rea Camacho ya ha sido visto a nivel nacional como una posibilidad real de triunfo en la sección 27, de tal suerte que hasta algunos dirigentes nacionales del grupo de la maestra Elba Esther Gordillo, lo han estado buscando ante la posibilidad de pactar una alianza opositora frente a las huestes del dirigente nacional, Alfonso Cepeda, toda vez que se identifica que la elección en la sección 27 será emblemática para el control del SNTE nacional, ya que es la tierra de Fernando González, el líder nacional del partido Redes Sociales Progresistas y yerno de la maestra Gordillo.

Por el lado institucional, por su parte, el delegado nacional en el SNTE 27, Noe Rodríguez García, está siguiendo el método de consulta de los ex secretarios generales para hacer la selección del candidato y los miembros de la planilla institucional, que garantiza la permanencia de la mayoría de los integrantes del actual comité seccional, mientras que a los que apoyen esta propuesta y no logren quedar en el siguiente comité, se les otorgarían posiciones en el gobierno del estado y los ayuntamientos, lo cual ya se tiene platicado con los alcaldes y las autoridades estatales, a decir del propio Noé.

Sin embargo, aunque al principio todo parecía está “planchado” con el gobernador, Quirino Ordaz, que apoyaría la propuesta del dirigente nacional, Alfonso Cepeda Salas –para mantener el control de la sección 27, que le garantizara apoyo político para el 2021—, ante el crecimiento inusitado de las expresiones disidentes en las secciones sindicales, en los últimos días parece haber empezado a recalcular su participación, sobre todo después del desaire que le hiciera el dirigente nacional del SNTE, Alfonso Cepeda, al no asistir al suntuoso acto de entrega de basificaciones en salón figlos.

Cepeda declinó asistir –envío a un representante— al acto de entrega de basificaciones a trabajadores federalizados que organizó el gobierno estatal debido a que las basificaciones las otorgó el gobierno federal y no el gobierno estatal. Es decir, al asistir estaría avalando la “caravana como sombrero ajeno” del gobernador Quirino y no sería bien visto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que está muy pendiente del desempeño de Cepeda Salas, quien prácticamente está “a prueba” y no se pueda dar el lujo de cometer errores. No obstante, esto no fue del agrado del gobernador, quien parece estará recalculando cuál será su participación en la elección de las dirigencias de las secciones sindicales en Sinaloa.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: