Pobreza y marginación en Sinaloa | El análisis económico de Rafael Figueroa Elenes

Pobreza y marginación en Sinaloa | El análisis económico de Rafael Figueroa Elenes

En Sinaloa, del 2016 al 2018, aumentó la población en condición de pobreza, con más privaciones sociales y con mayores carencias.

El Desarrollo Local (DL) es una concepción del desarrollo regional que parte de la consideración de que el crecimiento y el desarrollo regional no están ligados indisolublemente a las economías de aglutinamiento basadas exclusivamente en las posibilidades que brinda la gran empresa, sino que pensando en las regiones y sus recursos, las personas pueden organizarse para buscar, sin desconocer el entorno, sus propias vías de desarrollo. La idea central es que aunque las economías regionales forman parte de una economía global, caracterizada por un creciente libre mercado, gran movilidad de capital, surgimiento y desaparición de oportunidades con inusitada rapidez, etcétera, las posibilidades de desarrollo tienen que partir de la organización interna de los ámbitos espaciales pequeños.

El DL se caracteriza por la búsqueda de alternativas para identificar y desarrollar procesos en beneficio de las zonas marginadas, que generalmente no entran en los planes que se impulsan desde los modelos tradicionales. Constituye una alternativa teórica que ha ido fortaleciéndose y que constituye una manera diferente de concebir el desarrollo regional, ya que representa una estrategia territorial que se basa en la utilización de los recursos locales y concibe procesos de desarrollo a partir del potencial de los recursos endógenos de cada territorio. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el desarrollo local es un concepto de amplio alcance que puede entenderse mejor como un proceso mediante el cual ciertas instituciones y/o personas locales se movilizan en una localidad determinada para crear, reforzar o estabilizar actividades, usando de la mejor manera posible los recursos del territorio. El DL se puede entender como un esfuerzo “de abajo hacia arriba” por parte de los actores locales en la búsqueda por mejorar los ingresos, las oportunidades de empleo y la calidad de vida en sus localidades, prestando más atención a la participación local, a la identidad regional y a la movilización de sus propios recursos.

El éxito en el diseño y el impulso de las iniciativas de DL está asociado a la constitución de las llamadas Agencias de Desarrollo Local (ADL) que ya operan en diversas partes del mundo, especialmente en Europa y, en Centro y Sudamérica. Las ADL son organizaciones promovidas por las entidades locales públicas y privadas a efectos de contribuir al desarrollo productivo local, articulando y facilitando la utilización de los instrumentos de apoyo a la competitividad de las empresas, y dinamizando la creación de actividad productiva y la promoción económica local. Su misión es diseñar e implementar una estrategia territorial específica, construir una agenda de la problemática territorial regional y buscar soluciones en un marco de complementariedad y compromiso público-privado.

La constitución jurídica de las ADL puede adquirir diversas formas, pero las más comunes son asociaciones civiles, fundaciones, entidades autárquicas municipales con un consejo asesor privado o una agencia bajo ordenanza municipal con un consejo asesor privado. Se recomienda que sean integradas por autoridades municipales, un consejo deliberante, entidades gremiales empresariales, universidades e institutos tecnológicos, representantes de la economía social, organizaciones de la sociedad civil y todas aquellas entidades que se consideren puedan contribuir al Desarrollo Local.

Dado que el propósito fundamental de las iniciativas de DL y en consecuencia de la Agencias que las diseñan y las ponen en operación tiene que ver con atender, de manera integral, la promoción del empleo y la mejoría del ingreso de la población en mayores condiciones de rezago y marginación, a nuestra entidad y sus municipios le vendría muy bien considerar la pertinencia de constituir una ADL que atendiera con sentido estratégico las necesidades de la población, en particular aquella que se encuentra en condiciones de pobreza extrema y moderada.

En Sinaloa la población objetivo de estas iniciativas serían las 947 mil personas que viven en condición de pobreza,  que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) registra para la entidad en 2018, de las cuales 865 mil corresponden a pobreza moderada y 82 mil 300 a personas en condición de pobreza extrema. Lo más preocupante es que en Sinaloa, del 2016 al 2018, no solo aumentó la población en condición de pobreza (17 mil más que en 2016), sino que aumentó también la población vulnerable por carencias sociales y, la población con al menos una carencia social y con al menos tres carencias sociales. Creció también la población con rezago educativo, la población con carencias por acceso a servicios de salud y la población con carencias por acceso a la seguridad social. De igual manera, se observan aumentos en la población con carencia de acceso a los servicios básicos de las viviendas e incremento también en el número de personas con carencias por acceso a la alimentación.

Pero además, en nuestra entidad hay 12 municipios (el 67 por ciento del total) en donde al menos 4 de cada 10 habitantes vive en condiciones de pobreza y en 7 de ellos, más de la mitad de la población son considerados pobres. Los casos con el mayor porcentaje de su población en condición de pobreza son Badiraguato y Cósala, con cifras de poco más del 60 por ciento. Sin embargo, la mayor cantidad de pobres se encuentra en los municipios más importantes por su tamaño y actividad económica, como el caso de Culiacán en donde vive prácticamente la cuarta parte de los pobres de la entidad.

En razón de estos argumentos, los próximos gobiernos locales debieran considerar la operación de una Agencia de Desarrollo Local que atendiera, por ejemplo, a la población de los municipios de Culiacán y Navolato, por ser municipios vecinos, por acumular la mayor cantidad de pobres del estado, por tener las mejores condiciones administrativas y operativas y, por estar incluidos en la llamada Agenda Metropolitana Culiacán-Navolato. La Agencia de Desarrollo Local se crearía para atender y apoyar a los grupos marginados que viven en las periferias de estas ciudades y para generar alternativas de empleo bien remunerado para las 269 localidades consideradas con grado de marginación alto que hay en Culiacán y las 8 localidades con un grado de marginación muy alto y 80 con un grado de marginación alto que existen en Navolato, que representan cerca del 26 por ciento del total de las localidades de ese municipio y poco más del 30 por ciento de su población total.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]