Incertidumbre | Los malabares que comprometen la educación en la escuela Sócrates

Incertidumbre | Los malabares que comprometen la educación en la escuela Sócrates

Los alumnos de Sexto A de la escuela primaria Sócrates, en Culiacán, se convirtieron en víctimas de malabares burocráticos desde la Secretaría de Educación Pública y Cultura, y sus padres sienten que ahora su educación está comprometida.

El problema inició con el ciclo escolar actual, cuando la maestra titular, Isela, dejó de asistir al aula y durante dos meses se quedaron sin un maestro o maestra a cargo.

“Los alumnos quedaron a la deriva en cuanto a la figura de autoridad dentro del aula de clases, debido a que estuvieron al cuidados en diferentes momentos por el director, seguido de la maestra de Biblioteca, la maestra de apoyo, la maestra de cómputo y la persona de la puerta”, se señaló por padres que se manifestaron con un escrito a la Secretaría y a la Dirección de la escuela.

Después de 21 días, se asignó a una maestra temporal, que cumplió con asistir una cantidad específica de días y luego volvieron a quedarse sin profesor.

Durante todo ese tiempo, la Dirección indicó a los padres que la profesora titular estaba haciendo goce de días que se le debían por ley.

La secretaría de Educación conoció el caso y envió a un maestro en el mes de octubre, que asumió el trabajo hasta terminar el año.

El 8 de enero, el maestro volvió al aula, pero se encontró que ya se había asignado a otra maestra, lo que provocó afectaciones psicológicas en los niños y niñas.

“Como padres nos dimos cuenta de estas inconsistencias de no tener un profesor permanente estaba afectando seriamente a nuestros hijos, al grado de ya no querer asistir a la escuela por la zozobra de no saber quién los cuidaría cada día”, expresaron los padres.

Ahora tienen una maestra, quien no ha sido del agrado de los niños y niñas, por lo que los padres pidieron a la Secretaría que se reasignara al maestro que cubrió la suplencia.

Sin embargo, la supervisora de zona dijo

la solicitud no podía ser atendida por la incompatibilidad de horarios del profesor.

Los padres, en una reunión con directivos de la escuela, llamaron al maestro, quien en altavoz dijo que sí tenía disponibilidad de horario y disposición de volver, pero que a él no se le había notificado por la encargada de zona escolar.

Los padres hicieron la carta y como acto de protesta se plantaron a las afueras de la escuela, con la intención de ser escuchados.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]