El recordito | Breve y ambiciosa reseña sobre por qué Ed Maverick es un fenómeno

El recordito | Breve y ambiciosa reseña sobre por qué Ed Maverick es un fenómeno

Ed Maverick es un fenómeno. Un fenómeno construido por la sociedad del internet.

A poco tiempo de la aparición de este artista nacional, la (mala) fama sin pedirlo ni pensarlo cayó en sus manos de adolescente. Con solo 18 años, el joven Maverick cuenta, a la fecha con 100 mil seguidores en su cuenta de twitter, 82.499.862 visualizaciones en su cuenta de youtube y otros tantas mentadas de madre en redes sociales.

La carrera del joven proveniente de Delicias, Chihuahua, empezó cuando subió en soundcloud, su Kasero EP con tres canciones cortas grabadas en quién sabe dónde, con una computadora y un micrófono. Una tercia de composiciones que merodean el género de folk con la progresión de tres a cuatro acordes, con letras nada fuera de lo común como: te quiero y tú no; y una voz peculiar, entre melancólica, con colores bumburianos, pero sin intensidad, muy ad doc a la sociedad deprimida de la juventud actual. Esto sería el comienzo de un monstruo complejo que las tormentas de mierda de las redes culminarían por engendrar.

 

Biógrafos no autorizados acotan que Eduardo comenzó a tocar en norteños, y que le gusta Juan Cirerol, figura del punk-folk y mezclas populares como rancheras y norteño. Por ahí podemos inferir sobre su estilo musical. También goza de la música alternativa de Little Jesus, la cual hace un tributo con “La magia”. Esta influencia se ve marcada en la manera de encabalgar frases haciendo que estas se vean colocadas de manera apresurada y abrupta en ocasiones. En cuanto a las letras, como ya se mencionó, nada que un morro de 17 años no pudiera escribir, temáticas de amor y soledad con palabras que utiliza la chaviza, y rimas consonantes en su mayoría como amor/por favor.

Para un morro nada agraciado, salvo su nombre artístico, le pasó lo que a Justin Bieber en su momento, de ser un artista de Youtube a ser firmado por una disquera del tamaño de Universal. Con ellos sube a redes su segunda obra MPLLETC (mix pa´ llorar en tu cuarto), en la cual viene su hit bomba “Fuentes de Ortiz”. 

Ya dime si quieres estar conmigo o si mejor me voy
Tus besos dicen que tú sí me quieres pero tus palabras no
Y al chile, yo hasta moriría por ti pero dices que no
No eres directa, neta ya me estás cansando, sé concreta por favor

 

Tenemos una estrofa de cuatro versos que oscilan entre los 16 a 20 sílabas, con rima A-A-A-A prácticamente al final de todos estos. La guitarra en afinación estándar con capo en primer traste toca Fmaj7 – Gmaj7 – C. lo que proyecta unos sonidos con cuerdas sueltas, suaves y armoniosos, los cuales se complementan con el tono ahuevonado de su voz. Los versos van así, desnudos, tal cual, y sin complejidades ni conceptos pesados. Y lo rescatable del último verso es un juego de aliteración con las palabras directa-neta-concreta, acentúa el final de la estrofa para dar entrada al coro:

Y en la noche que las estrellas salen
Yo pienso en ti mi amor
¿Qué me hiciste? De mi cabeza no sales
Y no lo digo por mamón
Si me dices para ti qué soy
No dudaré en hacerte tan feliz
Eres especial para mí
Dime, ¿por qué me haces sufrir?
Yo te olvidaré desde las Fuentes de Ortiz.

Una estrofa de nueve versos de entre 6 a 13 sílabas con las primeras líneas rimando A-B-A-B-B y las últimas 4 en C-C-C-C. Los acordes en esta parte se repiten pero hay una variación en la que volvemos a un acorde y se da un menor, lo cual intensifica el tono triste y melancólico: Fmaj7 – Gmaj7 – C – Gmaj7 – Am.  En la construcción de estos versos, no hay rasgos complejos, solo la mención del título en el cual aparece un apellido sin carga simbólica. ¿Será este la primera referencia a la que acudamos si volvemos a ver en otras obras artísticas este apellido? 

Soy inseguro cuando dices que me quieres porque creo que no
Como bebé caigo pero si redondito en tu trampa, amor
Ya dime si tú me quieres, por favor
Ya he sufrido y me he empedado tanto por tu amor

La segunda y última estrofa recupera los tres primeros acordes del principio, volviendo a la rima consonante A-A-A-A con versos de entre 11 y 22 sílabas donde el cantante expresa su inseguridad y sufrimiento. Las frases son universales, podrían estar en cualquier canción popular del momento. Frases sacadas del alma, pero que caen en el lugar más temido de la lírica: lo común.

En el 2019 sale TransicionesUna serie de siete tracks en los que entre canciones intercala con interludios, un diario personal donde expone sus sentimientos y donde se incorporan otros personajes como amigos, madre y representante. Esto envuelve a los escuchas dentro del universo de nuestro cantautor. 

Es un álbum personal en el que Ed expresa temas anteriores en cuanto amor e ilusiones, confusión, y cierto cansancio de ser una estrella. 

Y cuántas veces quise volver pero no pude porque así es?
¿Y cuántas veces quise volver pero no pude porque hay que hacer música para vender?
Que te vean en todos lados y casi no te reconozcas tú
(No te reconozcas tú)
Ya no sepas ni quién eres para ti pero estés bien, bien
(Bien, bien, bien) (Bien, bien, bien)

– Transiciones

 En cuanto a producción esta mejora comparada a las anteriores. Se nota el presupuesto en la calidad de sonido y la incorporación de más instrumentos y efectos en las voces. Sin embargo, se mantiene cómodo en el mismo estilo, hundido en la atmósfera sombría y melancólica.}

Las únicas líneas que puedo rescatar de todo Transiciones, es la siguiente: Güeyes sin vergüenza dando de qué hablar/ Violando mujeres y nadie hace na’a.  Estas resaltan entre el resto no por la complejidad, sino por el contenido social con el que contextualiza la situación por la que pasa el país. Única canción y versos donde se conectan su tristeza y enfado con un discurso social actual. Sin embargo, hace unos meses, nuestro Maverick publicó un par de twitts haciendo frente a las manifestaciones LGBTII, comparándolo con un movimiento de pedófilos; no cabe duda que vive en un estado de confusión. 

Entonces, ¿cómo es que tiene éxito? es muy sencillo, el vato lo buscó.

Hizo uso de las redes en el momento correcto. La música, más que cualquier otro arte, es de fácil aprehensión, y más cuando es sencillo de digerir. El público nuclear son adolescentes que tienen los mismos problemos que él, gente confundida con sus sentimientos y demás emociones que uno logra sentir por problemas de identidad, familiares y situaciones ilusorias de amor. Sin duda, no se puede ignorar la voz quebrada y acento norteño, lo cual es un factor peculiar en él, y por lo que se puede diferenciar de lo común en el género folk alternativo.

Lo positivo de Ed Maverick para la escena mexicana es que es un ejemplo de realización. Si él pudo, tú también puedes.

Un morro de 17 años quiso expresarse, y lo que comenzó como una cosa en su cuarto, ahora miles de personas se sienten identificadas con él. Logró que una gran casa discográfica viera mercado en su música y da pauta para que otras volteen a ver a esos artistas adolescentes. Rompe el paradigma de lo poético o complejo, y hace ver a la gente de otras generaciones que muchos otros artistas adolescentes tienen algo que expresar.

Pero así como hay miles de seguidores cantando las canciones de Maverick, está el otro 50 % de personas en la red que repudian al cantante. Este odio es tal que hasta por pura “cura” (chiste de internet) se declaró el día: Miércoles de Mentarle la Madre a Ed Maverick en la página de Facebook: La escena mexicana y su música culeraEn esa página se concentraban miles de usuarios para zumbar el insulto como abejas. Tormentas de mierda (shitstorms), concepto del filósofo Byung, que consiste en la falta de respeto por aseveraciones sin autoridad ni orden en las redes sociales, el cual representa el ruido de un enjambre. Una sociedad frustrada por el éxito de un morro que aún no sabe lidiar con lo que siente, ni qué pedo con la vida.

Todo esto nos ha enseñado el joven Maverick, un fenómeno brutal, por muchos comprendido, por otros tantos odiado. Lo interesante es preguntarse, ¿y qué sigue para él? Sigue siendo un morro de 18 años, ¿madurará su música? ¿se arriesgará a probar con otros estilos, otro tipo de lenguaje, otras temáticas? Sin duda, le queda mucha vida por delante, y será interesante el ver cómo evoluciona con la inmediatez que exigen las redes sociales. ¿O será acaso otra moda más de internet? Mientras vemos a qué conclusiones nos lleva este artista, no nos queda más que decirle, donde quiera que esté:

Dios te bendiga Ed Maverick.

Arnulfo Valdez Oleta. Músico, poeta y consultor político.
[email protected]
IG: @arburritodemachaca
Himenmag.com


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]