Sinaloa sin plástico | “Tenemos que recobrar los buenos hábitos de nuestros abuelos”

Sinaloa sin plástico | “Tenemos que recobrar los buenos hábitos de nuestros abuelos”

Entrevistamos al secretario de Desarrollo Sustentable, Carlos Gandarilla García, previo a la aprobación de la reforma a la Ley de Residuos de Sinaloa, la cual establece la prohibición gradual de los plásticos de un solo uso en el estado. “El reto para instituciones, sociedad y empresas es recobrar los buenos hábitos del pasado”, resalta el funcionario. 

Tras meses de trabajo por parte de las comisiones dictaminadoras del Congreso del Estado de Sinaloa, esta semana se dio lectura y se aprobaron por unanimidad una serie de reformas a la Ley de Residuos del Estado de Sinaloa con las cuales se inicia un proceso escalonado con miras a que, en un periodo de 5 años, se prohíba la distribución de plásticos de un solo uso en el estado de Sinaloa.

Previo a su votación en el Congreso, invitamos al secretario de Desarrollo Sustentable, Carlos Gandarilla García, a una entrevista en el basurón municipal de Culiacán con motivo de, desde un escenario que muestra la realidad del manejo de residuos en Sinaloa, hablar sobre lo que implica esta nueva Ley y los retos que el estado, el País y buena parte del mundo tiene en materia de sustentabilidad.

“Ya se ha legislado en 26 estados de la Republica donde se prohíbe, es una tendencia global donde muchos países del mundo han restringido o limitado la utilización del plástico”, indica.

En pocas palabras, añade, la Ley consiste en que las empresas que se dedican comerciar, a distribuir o a entregar bolsas de plástico, popotes o diferentes utensilios que se producen a base de poliestireno puedan no utilizarlos por su prohibición.

Esta prohibición, especifica, se llevará a cabo de manera paulatina. En un periodo de 6 meses se prohibirá la utilización de bolsas de plástico; en un año, las cucharas, tenedores, platos, vasos que son a base de plástico; en 540 días el unicel; y a los 600 días las bolsas utilizadas para cubrir platos destinados para tapar alimentos.

Asimismo, desde el 1 de enero de 2025 los envases de bebidas fabricados con un porcentaje menor al 25 por ciento de plástico reciclado; y a partir de 2028 para los envases fabricados con un porcentaje menor al 30 por ciento.

“Se está haciendo una gradualidad y sobre todo buscando que se adapten tanto los comerciantes como la industria y sobre todo los usuarios y los consumidores”, añade.

“Tenemos que adaptarnos a tener cambios de hábitos”.

Plástico en todos lados

En Sinaloa se producen cada día alrededor de 3 mil toneladas de basura, de las cuales alrededor de mil se recolectan en Culiacán. De este total, según los encargados del relleno sanitario, el reciclaje del plástico apenas llega a alrededor de un 8% y es exclusivamente en los productos de PET, los envases para trasladar y mantener las bebidas.

Por si esto fuera poco, añade Gandarilla, un residuo plástico puede llegar a tardar hasta 400 años en degradarse, e incluso, hay quienes hablan de un periodo de hasta mil años para este proceso.

Producto de esta contaminación, hoy en día micro partículas de plástico se encuentran prácticamente en todas las ciudades y ecosistemas del planeta, generando la muerte de millones de peces y aves, así como también graves afectaciones a la salud de los seres humanos.

Cambio de hábitos

En este sentido, el funcionario añade que una vez aprobada la prohibición del plástico en el estado, los sinaloenses debemos cambiar de hábitos para volver a integrar a nuestro día a día aquellas costumbres de nuestros abuelos como el cargar una botella de agua reutilizable, llevar una bolsa del mandado al mercado y utilizar envolturas naturales para distintos productos y servicios.

“Hace años cuando yo era pequeño mi abuela, mi madre, visitaban el mercado o el centro comercial y lo hacían con bolsas reutilizables que eran a base de textiles, a base de ixtle e inclusive a base de plástico pero se reutilizaban muchísimas veces. También cuando ibas a una cenaduría, pues te llevabas tu recipiente. Yo creo que tenemos que recobrar esos buenos hábitos que nos enseñaron nuestros padres y nuestros abuelos, sobre todo para salvar el planeta”, comenta.

Pero la responsabilidad, cabe destacar, no solo deberá recaer en los consumidores.

A la par de que los ciudadanos integremos estos buenos hábitos, empresas también deberán iniciar a trabajar para cumplir con la nueva reglamentación en tiempo y forma, y asimismo buscar nuevas alternativas de productos biodegradables y amigables con el medio ambiente.

En ese sentido, Gandarilla García considera que la iniciativa aprobada este jueves promueve la tecnificación y utilización de nuevas alternativas como productos hechos a base de “biomasa de maíz hueso de aguacate, hueso de mango y otra serie de productos que ya existen en el mercado y que ya se producen en México”, explicó.

“Tenemos que ayudar a nuestras futuras generaciones y a nuestras familias generando un ambiente sano y sobre todo garantizando los recursos naturales que tanto nos llenan de orgullo a los sinaloenses para las futuras generaciones”.

Cuidar la riqueza de Sinaloa

Desde otra perspectiva, el secretario de Desarrollo Sustentable recuerda que Sinaloa es un estado productor de alimentos con actividades agrícolas, pesqueras y ganaderas que requieren de ecosistemas sanos para desarrollarse de la mejor manera.

Es ahí donde, también desde un punto de vista económico, la sustentabilidad toma relevancia para la administración estatal.

“Es por eso que en la Secretaría de Desarrollo Sustentable atendemos prioritariamente algunos temas como el reducir las emisiones contaminantes al fomentar un sistema de bicicletas públicas y la renovación de la flota del transporte público”, indica.

Además de esta iniciativa, la Sedesu también trabaja junto con la federación y municipios para conservar e incrementar la cobertura forestal en las zonas serranas mediante programas de reforestación, conservación y prevención de incendios, y así ayudar a que el ciclo de lluvias se pueda cumplir en el estado.

“La Sedesu nace con la visión de encontrar alternativas y generar una acción de Gobierno que fomente el cuidado del medio ambiente y que también fomente los cambios de hábitos, no solamente tiene que ver con la basura sino también con el manejo responsable del agua en hogares y actividades productivas porque esta agua cuando es tratada adecuadamente y regresa a los cuerpos de agua tiene un efecto menor de contaminación; sin embargo cuando no es tratada de forma adecuada genera una problemática de salud pública y en ese sentido tenemos que cooperar todos, tanto empresarios como ciudadanos como el gobierno”.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]