Caso deuda Salud | “Nosotros no queremos pagar un peso”, responde Quirino a empresa GIA+A

El gobierno de Sinaloa sostiene un conflicto jurídico con la empresa GIA+A S.A. de C.V., del empresario Hipólito Gerard Rivero, por la cancelación del proyecto de construcción del Hospital General de Mazatlán en 2015.

La empresa ha pedido indemnización por la cancelación y el caso trascendió a tribunales internacionales, como la Corte de París.

Sin embargo, Quirino Ordaz Coppel, Gobernador de Sinaloa, dejó claro que eso no sucederá, que, incluso, no quieren pagar el requerimiento.

“Te puedo decir que es un proceso que está en juicio. Ahorita la determinación que hay en este momento es de 300 millones de pesos innegociables, nosotros no queremos pagar un peso. Esa información de 4 mil millones está desfasado”.

La empresa constructora demandó en febrero de 2018 al Gobierno estatal y en abril del año pasado un juez de la Ciudad de México le otorgó la razón a la empresa, pero en agosto un tribunal revocó la sentencia y ahora el caso se encuentra pendiente de la sentencia de un tribunal colegiado.

El proceso legal comenzó en la administración de Mario López Valdez como Gobernador y Ernesto Echeverría Aispuro, quien era Secretario de Salud, quienes cancelaron un proyecto de obra para la construcción del Hospital General de Mazatlán.

El Gobierno de López Valdez buscó que el Congreso local autorizara comprometer los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) durante 23 años para contratar los servicios de los Hospitales Generales de Culiacán y Mazatlán.

La vía de contratación que se quería era a través de Contratos Público Privados, pero para ello debían hacerse modificaciones a los decretos 976 y 977 de la ley estatal.

El Gobierno del Estado, según la licitación EA-925006998-N54-2013, quería pagar 239 millones de pesos anuales, por lo que en 23 años y 6 meses terminarían pagando 5 mil 616 millones de pesos por la construcción, mantenimiento y el servicio médico.

Sin embargo, tras una serie de foros, debates, demandas de otras empresas que acusaban licitaciones amañadas, opiniones de expertos a favor y en contra y posicionamientos en la Congreso local, las solicitudes de reforma del Ejecutivo no fueron aprobadas por los diputados.

Fue entonces cuando se cancelaron las licitaciones e iniciaron los juicios de indemnización de parte de la empresa de Hipólito Gerard Rivero.

La Secretaría de Salud federal estimó la deuda de Salud Sinaloa en 7 mil 379 millones de pesos, que sería la segunda más grande de todo el país, solo por debajo de Chiapas, que registra 18 mil 783 millones de pesos en pasivos.

Ese monto contemplaba una presunta exigencia de la indemnización de parte de la empresa GIA+A S.A de C.V, situación que se solicitó que se modificara porque la situación sigue en trámite bajo juicio.

La empresa, consultada por ESPEJO, estableció que el monto de solicitud de indemnización era menor a lo que se indicó por Gobierno del Estado.

Ahora, Ordaz Coppel reconoció que el monto era menor a los 5 mil 600 millones de pesos y que este, en realidad, son alrededor de 300 millones de pesos.

“Está mal determinada, está desfasado. Esa información no es correcta al día de hoy”, dijo.

– ¿Cuánto se le debe a la empresa, señor gobernador?

“Es que está en juicio, es todo un proceso”.

– ¿Cuánto es lo que pide la empresa?

“Ahorita en este momento alrededor de 300 millones de pesos, pero nosotros nos vamos a ir hasta el último porque lo que no queremos es pagar”.

– ¿Por qué, gobernador?

“Porque lo que se hizo fue con recursos públicos del Estado, de la Federación, porque es un bien público la salud. Nosotros no vamos a hipotecar ni hipotecamos nada, precisamente porque es en terrenos del Estado y con recursos eminentemente federales”.

Estas son las historias que se han publicado por ESPEJO al respecto:


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]