Culiacán y sus historias | Tilichito

Culiacán y sus historias | Tilichito

Raza que sin hacer tanto ruido pone muy en alto a Culichi.

Así es estimados amigos, hoy les escribo Jorge Luis Hurtado Reyes, cuyo nombre artístico es nada menos que “Tilichito Ben Boruch”, un excelente camarada con quien en ocasiones tengo la oportunidad de guaguarear largo y macizo ahí en El Paseo del Ángel, en la oficina aerífera de otro no menos camarada, casi hermano, El Michelin.

 Pero bueno hablemos de mi compa Jorge Luis, que  en lo que se refiere a su quehacer payasístico siempre se la  ha rifado machín, me cae que sí, ya que son varias las generaciones que  han disfrutado de lo exquisito de su arte, aunque les aclaro que no nada más en lo que al arte payasístico se refiere, ya que también ha  destacado en otras ondas, como la pintura, la escultura, la escenografía en fin, que mi compa es todo un estuche de monerías, y saben qué, yo creo que todo ese rollo lo heredó de su jefe, simón, de don    Juan Hurtado Bárcenas, que era un hombre realmente polifacético; la hacía de tocho morocho, desde electricista, pintor, ebanista, carpintero y otras cuantas chivas más, de hecho, él, su jefe, fue quién le enseñó la mayoría de las técnicas artísticas que maneja, aunque claro está que hay otras  ondas que él aprendió y sigue aprendiendo por su cuenta y digo sigue porque mi compa pos  nomás no se cansa de aprender, es como si siempre estuviera en modo automático. Sus conocimientos en las técnicas de escultura con papel maché, pintura, escenografía y todo lo demás los adquirió y sigue adquiriendo en sus  viajes en su faceta de actor y de payaso, simón, es un vago tremendo, de hecho acaba de regresar de un encuentro en Colombia, así que como les digo, ha asistido a un titipuchal de encuentros internacionales de teatro, en donde convive con  raza que no solo se dedica a las artes escénicas, sino también a la creación de escenarios, y ese tipo de ondas, y bueno es así que ha  aprendido y convivido con cubanos, uruguayos, nicaragüenses, rusos y sabrá Dios con quienes más. Según cuenta el mitote todas las tardes que podía, Jorge se sentaba con ellos y les ayudaba en lo que hacían, ellos le explicaban como iba la onda y pos así fue aprendiendo de todo.

Pero no crean que siempre quiso estar en las artes escénicas, no ni mangas, de hecho, cuando plebe, quiso ser guacho, simón, en cuando terminó la secu en la federal 2 se fue a la capirucha dizque a estudiar en el Heroico Colegio Militar, y sí entró, y aunque llegó más o menos a figurar como cadete de honor, ya lueguito no la hizo, y no la hizo ¿saben por qué? Porque la carrera militar está diseñada para derechos, simón, todos los aparatejos y menesteres están diseñados para derechos y mi buen Yorch es zurdo, y pos ni modo tuvo que ahuecar el ala, aunque lo aprendido ahí le sirvió bastante en cuanto a disciplina se refiere; total que se regresó y termino la prepa, ahí en la Flores Magón.

En la cuestión de las carreras entró a varias, pero las abandono porque no era lo suyo hasta que en 1980 inició la carrera de payaso, simón y les cuento como estuvo ese rollo, resulta que para ello se tuvo que ir de nuevo a la capirucha, pero esta vez él y otros compas iban apoyados por el señor teatro, Óscar Liera. Y a eso iban precisamente a estudiar arte dramático en la Escuela de Filosofía de Letras de la UNAM. En ese entonces andaba de moda el teatro libre impuesto por el Centro de Experimentación Teatral y Artística, que conjugaba toda una serie de personajes teatrales de aquella época. A mi Yorch le gustó mucho una rutina, la de dos personajes que se caracterizaban de payasos y eran: El Positivo y El Negativo, le gustó tanto que ahí fue precisamente cuando determinó tomar la carrera de payaso a la vez que tomaba talleres de actuación.

Entre los maestros que tuvo recuerda a Soledad Ruiz de la UNAM, a Víctor Pérez y a Martín Pastor Angulo, de Pantomima; también de la UNAM a Francisco Villaseñor, y a Héctor Vélez, que les dieron teatro de títeres; todos eran maestros prestigiadísimos.

Un año después regresó a Culichi City y fue recibido y apoyado por otro excelente amigo y excelente payaso, mi cuate José Alfonso Flores Carrasco el tremendo payaso Mozquito, con quién trabajó un buen tiempo. Eran un grupo de payasos con diferentes rutinas con música.

En 1985 con el afán de crecer más formó su propio grupo que fue: “Payasos Trabajando” en el que se integró haciendo un formidable equipo, otro camarada, El Michelín. Por cierto, ese mismo año en el mes de julio de 1985 mi Yorch se casó con la Lic. Josefina García Rodríguez, que en aquel entonces era trabajadora social.

Fue entonces que queriendo aprender a fondo el arte payasístico se lanzó a los grandes ruedos, y así pronto se le vio trabajando durante varios años en diferentes circos. El primero fue el Circo de los Hermanos Bell. Luego con el Royal Palace de Miami, con el Circo Portugal, con el Circo Franzatti. En Centroamérica trabajó con el Circo Nacional de Nicaragua, también con el Circo Cubano, y el Circo Socialista, dirigido fundamentalmente por el Circo de Moscú. Así que se las aprendió de todas todas, aunque claro está que él también les enseñó la esencia del payaso mexicano.

Al parecer mi Yorch y el payaso Keto Star, han sido los únicos payasos mexicanos que han trabajado con el Circo Ruso, de modo que ha andado por Santa María y todo el mundo, El elenco estaba integrado por rusos de Ucrania, Bulgaria, Hungría, de la República Democrática Alemana, además de Cuba, de Nicaragua, y ellos eran artistas invitados de México. Jorge trabajó en El Salvador, Honduras, Nicaragua, y Guatemala y no pudo seguir trabajando porque tenía varios compromisos en México.

Ha aprendido tanto del quehacer del payaso que tomó el circo como una escuela, simón una escuela que duró alrededor de ocho años, desde 1987 a 1996, trabajó por temporadas y aunque hay circos como el de los hermanos Bell le siguen buscando, prefiere estar más tranquilón trabajando en la casa de cultura de la UAS.

 En 1989 retomó con mayor brío el proyecto de “Payasos Trabajando”, grupo que actualmente trabaja esporádicamente y bueno, en este proyecto surgieron varios payasos que podemos nombrar como:, Zombritas, Michelin, Chichí, Zipizape, Guantola, (que fue Alfonso López Silvestre QEPD), Cascabelito, Luis Tomás, que era Tomasín en aquel entonces, Bolichín, Rodarí, Pepetone, Froylan y algunos otros más.

El grupo de “Payasos trabajando” no solo tuvo payasos, sino también músicos, mimos, compositores, pintores, escultores, etc. Dicho grupo grabó dos producciones musicales, la primera fue hecha para los niños de América. La mayoría de las canciones fueron composiciones de Ramón Mendoza. La segunda producción fue un homenaje a los padres, también con composiciones de Ramón Mendoza, que por cierto apareció en la portada enmascarado como “El Sexto Sol”. Jorge Hurtado ha escrito varios libros, la mayoría dedicados a los niños, entre ellos están “Rodari y la espada maravillosa”, otro fue “Tilichito y los derechos de los niños”, y acaba de terminar un libro que se llama “El ángel del bosque”, cuyo  tema es el cuidado del medio ambiente y la biodiversidad.

También a finales de los 90s entró  Radio Universidad XEUAS, donde ha tenido dos programas: La gallina Turuleca, y “La Pirinola”, ambos por supuesto relacionados con la niñez, sus juegos, sus miedosy sus relaciones con sus padres y abuelos.

Como pintor Tilichito ha participado en muchas exposiciones de arte, la primera fue en un congreso nacional para maestros de danza de música popular mexicana, en la cual por cierto, los reconocimientos que se entregaron en esa ocasión fueron esculturas hechas en papel maché realizadas por mi tremendo Yorch. Ha expuesto en la Universidad Pedagógica Nacional, en el antiguo Difocur (hoy ISIC), en la torre académica y en varios de nuestros municipios.

De reconocimientos por propios y extraños uf tiene las paredes llenas, figúrense que entre ellos tiene en el que se le nombró “Miembro honorario de las juventudes de la ONU” ahí nomás pal gasto, ahora que como Tilichito pos nomás fue coronado como “Rey de los Payasos” en León Guanajuato, en 1987, eso es nomás por mencionar un botón porque la lista sería interminable.

Por cierto Tilichito fue quien inició los congresos internacionales de payasos mexicanos.

También son varios los reconocimientos que tiene de todos lados como artista plástico, como les digo es un estuche de monerías, y es culichi, i ñor.

Ah pero les había dicho que estaba un tanto aplacadón de las vagancias ahí  en la casa de cultura de la UAS, y ¿qué hace ahí? Pues casi nada, nomás ya estuvo en la Coordinación General de extensión de la cultura y los servicios, trabaja en el área de museografía y escenografía, imparte cursos permanentes de papel maché en los que utiliza varias técnicas como la fabricación de esculturas,  la confección de máscaras, la elaboración de esculturas de “Catrinas”  y además,  la producción de cuadros al óleo en papel maché.

La más reciente actuación de del grupo “Payasos trabajando” fue el sábado 12 de octubre del 2019 en el Teatro Universitario, dentro del programa UniversArte de la UAS, con el espectáculo “La fiesta de color y la alegría de los payasos”.

Ahí los payasos como Michelín, Rayito Veloz, Paolo Boruch y el propio Tilichito Ben Boruch, así como las payasitas Fifí y Estrellita, quienes con blancas y excelentes rutinas del género más los infaltables globos, las burbujas, el confeti y un sinfín de cosas más, hicieron las delicias de todos los  plebillos que asistieron los cuales uta canuta no dejaban de reír.

Así es mis estimados amigos, el grupo de #Payasos Trabajando” que formó “Tilichito Ben Boruch”, alias Jorge Luis Hurtado Reyes, hoy a 35 años de su aparición sigue su marcha con el mismo afán y único propósito de hacer reír, pero en serio, lo que se considera una de las actividades más gozosas del ser humano o ¿no?

Mario Alvarado

Es escritor y cronista sinaloense. Es encargado del programa de narraciones de historias y leyendas del viejo y nuevo Culiacán el cuál tiene desarrollandose ya dos años en el Casino de la Cultura cada dos miércoles de 6:30 a 7:30 PM. Ha escrito varios libros, el último “Narraciones y Leyendas de Culiacán”, el cual reúne más de 30 de estas historias y vivencias de los culichis.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Leave a Comment