Echeverría retrasa juicio y lo mandan traer con fuerza pública

Echeverría retrasa juicio y lo mandan traer con fuerza pública

Los abogados de Gil Álvarez pidieron que se usara fuerza pública para traerlo, es decir, podrá ser detenido para que se presente a declarar. El juzgado dio 10 días para presentarlo.

Ernesto Echeverría Aispuro, ex Secretario de Salud en Sinaloa, fue mandado a traer con fuerza pública para que comparezca como testigo en el juicio contra María Alejandra Gil Álvarez.

La jueza Sara Bruna Quiñónez Estrada ordenó que a través de la fuerza pública sea traído, debido a que ha sido señalado por los abogados de Gil Álvarez como un testigo elemental en el caso.

Lo que se busca es que testifique para explicar cómo fue que se llevó a cabo la contratación de la empresa Herramientas Médicas en 2016, que otorgó el servicio de imagenología a los hospitales generales de Mazatlán, Culiacán y Los Mochis, así como en el hospital del municipio de Sinaloa.

El caso fue llevado a los tribunales por la Fiscalía Anticorrupción, que acusó de Desempeño Irregular de la Función Pública y Ejercicio Indebido del Servicio Público al detectarse por la Auditoría Superior del Estado que la contratación fue de forma irregular.

La investigación reveló que Servicios de Salud debió contratar a través de un concurso público, debido a que se buscaba firmar un contrato por al menos 18 millones de pesos.

Sin embargo, la contratación fue por adjudicación directa.

Para hacerlo, la dirección de atención médica, entonces dirigida por Jaime Otáñez, entregó una justificación, y la dirección administrativa, dirigida por Gil Álvarez, la soportó con un estudio de mercado con empresas que no tenían como fin la prestación de servicios.

Ese proceso se avaló por el ex Secretario de Salud, Ernesto Echeverría Aispuro, para después firmar el contrato con Herramientas Médicas.

Los tres ex funcionarios fueron llevados a tribunales, pero la Fiscalía Anticorrupción decidió perdonar a Otáñez García al asegurar que no le encontró responsabilidad.

Después perdonó a Echeverría Aispuro, a través de una suspensión condicional del proceso, una vía jurídica que le permite evitar la cárcel con la condición de reparar el daño, por lo que el ex funcionario pagó 7 millones de pesos y quedó absuelto.

Gil Álvarez pidió que se le perdonara, pero la Fiscalía Anticorrupción se lo negó.

Ahora, la ex directora administrativa de Servicios de Salud está en medio de un juicio, en el que se citó al ex Secretario de Salud para que testificara, pero este no ha asistido.

Los abogados de Gil Álvarez pidieron que se usara fuerza pública para traerlo, es decir, podrá ser detenido para que se presente a declarar.

Para que suceda eso, el juzgado dio 10 días para presentarlo, de lo contrario se rendirá un informe y el caso podría declararse nulo, lo que provocaría que se reinicie con un juez distinto.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]