Política

Políticos chapulines, salto al 2015

Sin reglas ni ley que los apacigüe, políticos brincan de un cargo a otro Si bien el tema del chapulineo es la constante durante cada proceso electoral, también lo es que las legislaturas sinaloenses no han entrado a fondo al análisis del asunto y a la fecha no hay ninguna iniciativa en la materia. El Partido Acción Nacional (PAN) coqueteó en […]

Sin reglas ni ley que los apacigüe, políticos brincan de un cargo a otro

Si bien el tema del chapulineo es la constante durante cada proceso electoral, también lo es que las legislaturas sinaloenses no han entrado a fondo al análisis del asunto y a la fecha no hay ninguna iniciativa en la materia.

El Partido Acción Nacional (PAN) coqueteó en 2011 para que el tema entrara al Congreso del Estado, siendo todavía  presidente el ahora diputado local Francisco Solano Urías, quien dijo que se debería tener lista una ley para que en 2013 los funcionarios, alcaldes, diputados y regidores no dejaran sus cargos para ir a los comicios, pero fue eso precisamente lo que pasó.

En el proceso electoral del 1 de julio de 2013 fueron 25 diputados quienes solicitaron licencia para dejar la curul y competir en los procesos internos de sus partidos en busca de las alcaldías de sus municipios. Aunque la mayoría regresó, quedó el antecedente de ser la legislatura en la que la práctica del chapulineo se vivió con mayor intensidad. Incluso los alcaldes de Mazatlán, Guasave y Angostura solicitaron licencia, pero en el primero y tercero de los casos regresaron derrotados a sus cargos para concluirlos. A pesar de que esta práctica se repite cuatro de cada seis años (en Sinaloa cuatro años de cada sexenio son electorales), los diputados no han provocado la creación de una iniciativa que impida que los funcionarios sigan dejando periodos inconclusos para buscar nuevos cargos.

REPLANTEAMIENTO

De acuerdo con el constitucionalista Francisco Higuera Castro, el tema debe observarse desde la óptica de los derechos humanos, pues las reformas realizadas en 2011 en la materia elevan esta categoría a rango constitucional. Con esto, la Carta Magna plantea que la participación democrática es un derecho humano fundamental, por lo que es necesario hacer un análisis más de fondo en materia electoral.

chapusEl especialista dijo que el siguiente paso para el Poder Legislativo y los partidos políticos es entablar acuerdos para analizar lo que están haciendo los representantes de elección popular durante su periodo.

“Estamos en un estado muy atrasado en materia de construcción de democracia. Los poderes en Sinaloa tienen mucho que recorrer frente a los poderes centrales, que nos llevan bastante ventaja en lo que han venido haciendo el Congreso de la Unión, el mismo Poder Ejecutivo y el Judicial federal. Debe venir una verdadera discusión sobre qué es lo que se debe de reformar y en qué medidas debe cambiar esta cultura política”, manifestó.

Por lo anterior, explicó Higuera Castro, deben venir nuevas reformas y nuevas leyes que vayan más allá del discurso político y del manejo interesado de los representantes populares en los cargos públicos.

“Se requiere de un mayor debate político, de contenido, de un mayor acuerdo para construir democracia. Acabar con el doble discurso que se ha vuelto muy redituable. Tenemos que avanzar más en los pesos y contrapesos del poder, en la construcción de liderazgos con perfiles demócratas, pues en Sinaloa hay un déficit de estos. Nuestros políticos no tienen idea de lo que interesa en términos del poder del Estado”, aseveró.

Pumtuaizó que se deben tomar acuerdos y legislar precisamente para impedir esta clase de situaciones y que se reconozcan primordialmente los derechos humanos de los ciudadanos, entre los cuales se establece el acceso a un Estado democrático, cuyos representantes populares velen por este derecho.

LEGISLACIÓN POBRE

El único antecedente para legislar en la materia en Sinaloa es una iniciativa promovida por el diputado de la 60 tablaLegislatura por el Partido del Trabajo (PT), Julián Ezequiel Reynoso Esparza, la cual propone que únicamente diez diputados puedan solicitar licencia y dejar sus curules para buscar otro cargo de elección popular, y hasta que los suplentes de estos no los hayan sustituido nadie más pueda retirarse del Congreso. Esto precisamente como consecuencia de la desbandada histórica que se registró para el proceso electoral de 2013, en la que hubo ocasiones en las que, debido a que no se les tomó protesta a los suplentes, las comisiones no podían sesionar.

Sin embargo esta iniciativa no ha tenido el eco necesario para legislar, aunque los candidatos a diputados panistas y priistas se comprometieran a ello. Lo mismo el presidente del Partido Sinaloense (PAS), Héctor Melesio Cuen Ojeda, quien ha insistido en la necesidad de impedir a los “changos mecateros” seguir cayendo en estas prácticas.

La moneda ya está en el aire para el proceso de elecciones federales de 2014, y hasta este momento ni la legislatura local ni la federal contemplan en sus agendas iniciativas de reforma para impedir que quienes ocupan cargos de elección popular quieran saltar al Congreso de la Unión.

VotarBotarfrase

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas