Economía

SINALOA: 2015 SIN CAMBIOS

Diversas voces pronostican una mejora en el desarrollo económico nacional para este año. Pero en un escenario menos optimista, las primeras entidades en resentir los efectos negativos este 2015 serían aquellas menos dinámicas. Es el caso de Sinaloa. Las visiones más positivas vaticinan un mejor 2015 para la economía mexicana que, según cifras oficiales, crecerá entre 3.2% y 4.2% como consecuencia de la […]

Diversas voces pronostican una mejora en el desarrollo económico nacional para este año. Pero en un escenario menos optimista, las primeras entidades en resentir los efectos negativos este 2015 serían aquellas menos dinámicas. Es el caso de Sinaloa.

Las visiones más positivas vaticinan un mejor 2015 para la economía mexicana que, según cifras oficiales, crecerá entre 3.2% y 4.2% como consecuencia de la recuperación económica de Estados Unidos y a medida que los efectos de las reformas estructurales se hagan sentir.

No obstante, acorde a lo observado en los 2 últimos años, en los que el pobre desempeño económico hizo que las previsiones de desarrollo se ajustaran en 5 ocasiones a la baja, este año podría no ir mejor. En especial, considerando factores internos y externos que marcaron el cierre de 2014, como la depreciación del peso frente al dólar y la caída de los petroprecios a nivel mundial.

Así que en un escenario más pesimista, la situación para las economías estatales con un peor dinamismo que la nacional, como Sinaloa, podría agravarse aún más.

Ante esta posibilidad, el director del Centro de Estudios sobre el Desarrollo Económico Local (CEDEL), Rafael Figueroa Elenes, lo dice tal cual: “Somos una región perdedora, tomando en cuenta el análisis de los últimos 10 o 15 años, y si el país pierde o le va mal, a los primeros a los que les irá peor son esas regiones que han venido siendo perdedoras”.

Por ello, este año el economista no ve razones para esperar un crecimiento extraordinario, especialmente considerando que, comparado con otros estados, Sinaloa presenta serias debilidades. Es decir, “vamos a seguir igual”.

6

DESTACA, PERO EN NEGATIVO

En los últimos 20 años, Sinaloa ha crecido a una tasa promedio anual de 1.8%, ubicándose en el lugar 29. Por debajo de la media nacional (2.7%). Además, es el segundo estado que más ha perdido posiciones en PIB per cápita en 42 años, solo superado por el Estado de México. Del lugar 11 en 1970 pasó al 19 en 2012.

En comparación con los estados vecinos de Sonora, Baja California y Baja California Sur, Sinaloa es quien tiene menos centros de investigación, menos patentes registradas y posee menos investigadores en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

4

De acuerdo con un análisis del CEDEL, Sinaloa presenta una dinámica sectorial más lenta que la nacional, además de estar especializada en sectores de lento crecimiento.

Aun así, para Figueroa Elenes el escenario no es fatalista, pues la situación puede mejorar si se endereza el rumbo.

Para el economista, son 4 las variables que deben impulsarse para generar una dinámica que asegure el crecimiento sostenido de la economía sinaloense:

51. La estructura productiva del estado, pues históricamente la economía sinaloense ha dependido del sector primario y participa poco en la actividad industrial.
2. La industrialización, ya que un factor clave es dejar de ser exportadores de materias primas y generar productos y servicios con componentes tecnológicos y valor agregado.
3. La infraestructura, variable en la cual se está trabajando con proyectos como la carretera Mazatlán-Durango, el gasoducto y la ampliación de los puertos de Mazatlán y Topolobampo.
4. Apostarle al capital humano, pues reconoce que profesionales capacitados son el principal componente de una economía fuerte y dinámica. Respecto a esto, señala que históricamente estas variables se han descuidado en las políticas públicas del Estado, lo que ha traído los resultados actuales.

ACUERDOS: RUTA DEL ÉXITO

Para que la situación estatal progrese, el director del CEDEL plantea un acuerdo entre empresarios y académicos, a partir de un diagnóstico integral, que incluya las rutas de los estados que han tenido más éxito, y construir una visión compartida de mediano y largo plazo, que deje de lado los periodos sexenales. Propone diseñar una estrategia de desarrollo con objetivos y metas concretas, así como con responsables específicos.

Mientras eso sucede, más que de recoger frutos, el año que inicia deberá ser un periodo para empezar a sembrar educación, diversificación e infraestructura, y esperar los resultados hasta dentro de 10 años.

El economista aclara que este 2015 es importante cuidar la economía local de riesgos como un alza generalizada de precios a causa de la debilidad del peso, y la caída de los precios de las materias primas a nivel internacional, lo que afectaría los ingresos por exportaciones sinaloenses.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas