Entretenimiento

TRABAJAR CON ARTE

Los nuevos espacios públicos bien planeados crean comunidades, calidad de vida y educación, pero los espacios que suman muestras de arte en las ciudades, evocan el espíritu e ideas que retribuyen a nuestra sociedad. Más allá de ser un complemento estético del paisaje, el arte contemporáneo en el Jardín Botánico ha iniciado una conversación nunca antes vista en nuestra ciudad. Artistas, aquí y en […]

Los nuevos espacios públicos bien planeados crean comunidades, calidad de vida y educación, pero los espacios que suman muestras de arte en las ciudades, evocan el espíritu e ideas que retribuyen a nuestra sociedad. Más allá de ser un complemento estético del paisaje, el arte contemporáneo en el Jardín Botánico ha iniciado una conversación nunca antes vista en nuestra ciudad.

Artistas, aquí y en otras ciudades, han sido comisionados para plantear propuestas que embellezcan, pero en el Jardín se sitúan en una atmósfera de vida y belleza aunque también hablan de temas que nos preocupan, lo que vivimos, lo que nos motiva a ver la naturaleza y nuestra naturaleza.

Aun cuando el proyecto inició varios años antes que comenzara a colaborar en él, me tocó la suerte de atender a varios artistas que visitaban por primera vez el Jardín. Asombrados por el paisaje, creo que la idea de formar parte de esta visión de proponerle a la comunidad una opción para reflexionar por lo realmente importante nos conquisto a todos. Transformar una herramienta para la violencia en una herramienta para la vida, creo que no es solo idea de Pedro Reyes con su propuesta de Palas por pistolas, donde a través del conocido programa gubernamental, donde donas un arma por una computadora, todas estas armas se funden hasta convertirlas en materia prima para la producción de palas, que podemos utilizar para plantar más de un árbol con ellas.

El choque cultural que ha traído este proyecto a Culiacán creo que ha sido positivo pues se ha manifestado como la propuesta que realiza Francis Alÿs, viajando en su bocho hasta Culiacán, estrellándolo con un árbol y dejando que la naturaleza hago el resto. Este próximo año nos esperan caminatas sobre el agua, la suerte entre las plantas y la luz como el personaje central de una experiencia basada solo en la observación de esta.

Esta búsqueda meticulosa por el espacio correcto, el material perfecto, en el desarrollo del proyecto vale toda la pena cuando se convierte en el santuario donde la comunidad se refugia de esta vida tan acelerada que llevamos.

Recomendación: adentrarse en el Jardín Botánico y descubrir las 18 piezas instaladas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo