Culiacán

Las visitas secretas a Culiacán del ex cuñado de Carlos Salinas

La promesa incumplida de entregar las instalaciones educativas en febrero de 2014 y el aumento de la inversión estatal de 100 a 300 millones de pesos, dejan en evidencia la falta de seriedad de los tratos de Hipólito Gerard, a quien el gobierno de Mario López Valdez le quiere otorgar también la construcción del Hospital […]

La promesa incumplida de entregar las instalaciones educativas en febrero de 2014 y el aumento de la inversión estatal de 100 a 300 millones de pesos, dejan en evidencia la falta de seriedad de los tratos de Hipólito Gerard, a quien el gobierno de Mario López Valdez le quiere otorgar también la construcción del Hospital General de Mazatlán y una garantía adicional por 25 años con recursos de fondos que el Gobierno federal destina a Sinaloa.

Las visitas secretas a Culiacán de Hipólito Gerard Rivero, ex cuñado de Carlos Salinas de Gortari, muestran la gravedad del asunto: la constructora GIA+A ha retrasado la entrega y encarecido la obra del Parque Temático de Culiacán.

La promesa incumplida de entregar las instalaciones educativas en febrero de 2014 y el aumento de la inversión estatal de 100 a 300 millones de pesos, dejan en evidencia la falta de seriedad de los tratos de Hipólito Gerard, a quien el gobierno de Mario López Valdez le quiere otorgar también la construcción del Hospital General de Mazatlán y una garantía adicional por 25 años con recursos de fondos que el Gobierno federal destina a Sinaloa.

En el hospital general, GIA+A invertirá 376 millones de pesos y Banobras 116 millones de pesos. A cambio el Gobierno de Sinaloa le pagará a esa empresa, con dinero del Fondo de Apoyo a la Salud, Seguro Popular y 25% del Fondo de Apoyo Federal a Entidades Federativa (FAFEF), alrededor de 239 millones de pesos anuales, durante 25 años.

Gerard también fue parte del consorcio al que le quitaron la construcción del tren rápido México-Querétaro, al descubrirse irregularidades en el proceso de licitación.

El Gobierno del Estado no ha divulgado las recientes visitas a Culiacán del propietario de la compañía GIA+A, encuentros donde se ha analizado el irregular desarrollo de la obra que, al ponerse en marcha en febrero de 2013, el gobernador la calificó de “megaobra y emblemática, una edificación para lo más valioso que tiene Sinaloa: su gente”.

Dos años después la edificación ha sido terminada y se desconoce el mecanismo bajo el que operará el Parque Temático, quiénes integrarán el consejo directivo que lo administrará y de dónde saldrán los recursos para el funcionamiento del mismo.

El Parque Temático es un espacio educativo con diferentes pabellones relacionados con la educación, valores, deporte y cultura, en una extensión de 6 hectáreas. Se ubica en una zona con fuertes problemas viales, por la calle Rolando Arjona, a un costado de la Universidad de Occidente. La inversión sería de 100 millones de pesos aportados por el Gobierno estatal, 90 millones por parte del Consejo Nacional del Deporte y 125 millones puestos por el Gobierno federal.

Sin embargo, el Gobierno del Estado ha dado a conocer que la inversión que les corresponde asciende a cerca de 300 millones de pesos, pero al Congreso del Estado le ha negado información sobre el ejercicio de esa suma.

Los diputados han cuestionado esta situación. Desde tribuna, Imelda Castro, legisladora perredista, pregunta por qué el Gobierno de Sinaloa le quiere asignar a Hipólito Gerard la construcción del Hospital General de Mazatlán cuando registra un marcado incumplimiento y muchas dudas en la edificación del Parque Temático de Culiacán.

Héctor Melesio Cuen Ojeda, del Partido Sinaloense, plantea que la obra del Parque Temático tiene muchas irregularidades. “Y si incumplió GIA+A en esta obra, no veo por qué se le quiere asignar que construya un hospital general”.

De acuerdo con información obtenida entre personal que supervisa la obra del Parque Temático de Culiacán, el ex cuñado de Carlos Salinas de Gortari estuvo en Culiacán la tarde noche del jueves 15 de enero y, en febrero, al menos en una ocasión habría venido a reuniones no difundidas por el Gobierno estatal ni por la compañía GIA+A.

En forma secreta se convoca a los consejeros y directivos del Parque Temático y de pronto se encuentran con las habituales visitas de Gerard Rivero, quien ha manifestado preocupación por la lentitud con que se ha realizado la obra.

“Su interés manifiesto es evitar todo aquello que pueda hacerle ruido al negocio principal que trae en Sinaloa, como lo es el hospital general, y el Parque Temático empieza a llamar la atención”, confió a ESPEJO una fuente cercana al Consejo Directivo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo