Política

Buscan combatir robo de combustible al clasificarlo como delito grave

Esta semana el Senado de la República podría aprobar una nueva ley para combatir la ordeña ilegal de hidrocarburos que se ha extendido en todo el país y que en el caso particular de Sinaloa ha registrado un repunte alarmante. De acuerdo con la propuesta de Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos […]

Esta semana el Senado de la República podría aprobar una nueva ley para combatir la ordeña ilegal de hidrocarburos que se ha extendido en todo el país y que en el caso particular de Sinaloa ha registrado un repunte alarmante.

De acuerdo con la propuesta de Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en contra del Patrimonio Nacional en Materia de Hidrocarburos, este acto ilegal se clasificará como delito grave y serán sancionado con más de 52 años de cárcel.

La Comisión de Justicia de la Cámara alta sesionará este lunes 2 de marzo para discutir las nuevas disposiciones con las que se busca ampliar el catálogo de delitos relacionado con este tipo de ilícitos.

La nueva ley fue propuesta por el PRI, desde noviembre de 2014, y se elaboró en conjunto con la PGR y la Segob, según Emilio Gamboa, coordinador de los senadores priistas, quien confirmó este domingo la decisión de avanzar en la reforma ante el incremento de esta actividad ilegal.

Se calcula que el daño patrimonial que ha generado al Estado en sustracción de gasolina y diésel asciende a 19 mil millones de pesos anuales, sin contar el riesgo que significa para la población.

19 mil millones de pesos anuales equivalen a la mitad del programa Prospera, o al 40% del apoyo que se otorga a los adultos mayores de 65 años.

El fenómeno se presenta en los 68 mil kilómetros de ductos que tiene Pemex, pues las tomas clandestinas se han incrementado alarmantemente: de 155 que se tenían reportadas en 2000, para el primer semestre de 2014 ya eran 1,963.

 

LOS CASTIGOS PROPUESTOS

La idea de los senadores es que el robo de combustible sea sancionado como delito grave, y para ello quedará vinculado con el marco legal que castiga a la delincuencia organizada. Aquí una relación de los posibles castigos:

 

35 años de cárcel a quien robe hidrocarburos.

52.5 años de prisión si el responsable del robo es un funcionario público.

5 a 10 años de cárcel cuando el robo de hidrocarburos no supere los 300 litros.

35 años de prisión si la cantidad robada es mayor a los 30 mil litros.

7 años de cárcel al servidor público que, teniendo conocimiento del robo, no lo denuncie a la autoridad.

10 años de prisión a quien alerte, vigile o realice cualquier acción para obtener información que sea utilizada en el robo de hidrocarburos.

14 años de prisión contra quien elabore, altere o utilice, sin autorización de Petróleos Mexicanos, sellos, facturas, logotipos, placas o engomados.

16 años de cárcel al propietario de un expendio o depósito clandestino donde se distribuya el combustible robado.

18 años de prisión a quien permita, colabore y altere los sistemas de medición de Pemex.

25 años de cárcel a quien suministre ilegalmente de combustible desde una plataforma o embarcación en alta mar propiedad de Pemex.

25 a 35 años de cárcel a quien financie esas actividades ilícitas.

50 años de prisión a quien obligue o intimide al personal que labore en Pemex para poder cometer los robos.

40 y 60 años de cárcel a quien realice actos de terrorismo en cualquier instalación de Pemex.

 

FOTO: Rodolfo Angulo/Cuartoscuro.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo