Tema de la semana

La deprimente parálisis del paso deprimido Pedro Infante

Maquinaria detenida, enormes colas de automóviles en espera de cruzar, estrés, retrasos en llegadas a escuelas y centros laborales, son algunas situaciones absurdas que genera la ahora detenida obra del túnel vial en el cruce de Pedro Infante y Rolando Arjona. El motivo: al Ayuntamiento de Culiacán se le acabó el dinero… y recordó  que […]

Maquinaria detenida, enormes colas de automóviles en espera de cruzar, estrés, retrasos en llegadas a escuelas y centros laborales, son algunas situaciones absurdas que genera la ahora detenida obra del túnel vial en el cruce de Pedro Infante y Rolando Arjona. El motivo: al Ayuntamiento de Culiacán se le acabó el dinero… y recordó  que deberá licitar la segunda parte del proyecto, para poder continuarlo.

La noticia de que la construcción del paso deprimido por el bulevar Pedro Infante, en el cruce con Rolando Arjona, demorará porque se acabó el dinero, cayó como agua helada sobre los automovilistas que desde noviembre de 2014 padecen el viacrucis de transitar por dicha zona. Exhibe, además, la negligencia y mala planeación del Gobierno de Culiacán.

Con el argumento del Ayuntamiento de Culiacán de que no le alcanzaron los 120 millones de pesos entregados para la primera etapa de la obra,  prácticamente han paralizado los trabajos. A paso de tortuga, la compañía Procasa exhibe la mala planeación tan característica en nuestras autoridades.

Desgaste vehicular, consecuencia de retraso en obras viales.

El paso deprimido Pedro Infante, al igual que el llamado “puente blanco” que se edifica a unos metros del puente negro, se han convertido en dos molestos cuellos de botella sobre una misma ruta automovilística.

La obra del paso deprimido sobre el bulevar Pedro Infante inició en noviembre de 2014 y se proyectó terminarla en febrero de 2015. Postergado ahora para culminarlo en junio próximo, cuatro meses después de lo ofrecido, el alcalde Sergio Torres procedió a echarle la culpa del retraso a la Secretaría de Comunicaciones. Sorpresivamente dio a conocer que la primera etapa había terminado y que se procedería apenas a licitar la segunda fase.

sergiotorres

Sergio Torres dice que “se acabó el dinero”.

El delegado de la SCT, Héctor García, desmintió a Sergio Torres.” Lo que están diciendo que ya terminaron no es correcto, lo que terminaron fue el recurso, pero no han terminado los conceptos que se debieron trabajar”, respondió.

Tiempo pérdido, el otro mal de las obras viales en Culiacán.

Ante ello, el alcalde Torres Félix corregiría. La verdadera causa de parar las obras, dijo, es que “se nos terminó el recurso porque hubo algunos detalles con el suelo, con la profundidad para poner las pilas y lo que estamos pidiendo a la SCT es que en la segunda etapa se contemple ese recursos que hace falta”.

De 520 pilas (columnas subterráneas de concreto) que instalaría el Gobierno de Culiacán, sólo colocó 400.

En cuanto al llamado “puente blanco”, que se construye desde septiembre de 2014, el Ayuntamiento reporta que tiene un 90 por ciento de avance, sin embargo la simple observación de la obra lo desmiente pues falta colocar  tres grandes estructuras metálicas superiores y actualmente no se trabaja en el área elevada sino a en la pavimentación de la vialidad a nivel de suelo. El costo dado a conocer inicialmente es de 49 millones de pesos y en este caso el alcalde no ha dicho si ya se les acabó el dinero.

Obras viales lentas elevan el gasto de combustible.

En contraste la construcción del túnel que conectará al Eje Federalismo con la avenida Insurgentes está a punto de concluir. La inversión es de 35 millones de pesos y los trabajos también iniciaron en septiembre de 2014.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo