Ciencia y Tecnología

El padre de todos los humanos vivió hace 239 mil años

Al secuenciar el genoma de 2 mil 636 islandeses – el mayor conjunto jamás obtenido de una sola población – investigadores fueron capaces de identificar que las mutaciones genéticas desempeñan un papel en todo, desde el Alzheimer hasta la enfermedad hepática. Los datos también sugieren que el más reciente antepasado masculino de la humanidad habría vivido hace alrededor […]

Al secuenciar el genoma de 2 mil 636 islandeses – el mayor conjunto jamás obtenido de una sola población – investigadores fueron capaces de identificar que las mutaciones genéticas desempeñan un papel en todo, desde el Alzheimer hasta la enfermedad hepática. Los datos también sugieren que el más reciente antepasado masculino de la humanidad habría vivido hace alrededor de 239 mil años.

“Lo que tenemos es una visión bastante detallada en la secuencia del genoma de una nación entera”, dice Kari Stefansson, neurólogo y co-autor de cuatro estudios publicados en Nature Genetics Today. Stefansson es también CEO de la compañía biofarmacéutica deCode, que financió parte del trabajo. “Este es un gran paso hacia la comprensión de cómo la diversidad humana es dictada por la diversidad en la secuencia de ADN.”

La estimación para el más reciente antepasado común masculino contradice algunos hallazgos anteriores. Un estudio de 2013 de la Universidad de Arizona estima que la edad del padre de todos los seres humanos es de unos 340.000 años de antigüedad. Pero el análisis de Islandia indica que probablemente vivió hace unos 239 mil años – número mucho más cercano a la estimación más reciente de un ancestro femenino común de la humanidad, que vivió hace unos 200.000 años.

Desde un punto de vista evolutivo, las especies de mayor edad tienen más tiempo para desarrollar mutaciones que diferencian a los individuos o poblaciones, una de la otra. Eso significa que la edad de la especie humana también está relacionado con la forma diversa los seres humanos son como un todo.

Los científicos también utilizaron los datos para identificar a 8 mil islandeses que tienen un gen completamente mudo, lo que significa que no funciona en absoluto. Genes asociados con el sentido del olfato fueron los que resultaron con mayor frecuencia como genes mudos, pero en general los investigadores encontraron mil 171 genes silenciados. “Ahora tenemos una idea sobre la frecuencia en que los genes son silenciados en los humanos, el número es de aproximadamente 7,7 por ciento de los islandeses”, dice Stefansson.

Stefansson dice que, aunque los datos del estudio vienen solo de muestras de la población islandesa, los resultados son representativos para gente de otras latitudes. “La población de Islandia no cumple ninguno de los criterios para la endogamia”, dice. “Por lo que es probable que este 7,7 por ciento sean similar en otras poblaciones.”

Vía: The Verge.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo