Política

Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas: la espada oxidada

En junio de 2010, en un mitin de campaña en Culiacancito, el ahora gobernador advirtió a la administración anterior que pusieran todo en orden porque lo primero que había que explicar eran las residencias lujosas de algunos funcionarios, pues mientras ellos tienen grandes mansiones en Sinaloa, en el estado todavía hay gente que vive en casa de cartón. Cuando en […]

Juan Pablo Yamuni.

Juan Pablo Yamuni.

En junio de 2010, en un mitin de campaña en Culiacancito, el ahora gobernador advirtió a la administración anterior que pusieran todo en orden porque lo primero que había que explicar eran las residencias lujosas de algunos funcionarios, pues mientras ellos tienen grandes mansiones en Sinaloa, en el estado todavía hay gente que vive en casa de cartón.

Cuando en 2011 inició funciones la Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas se anunció queesta vendría a destapar la cloaca de corrupción de la administración de Jesús Aguilar Padilla, una promesa que Mario López Valdez repitió una y otra vez cuando buscaba el cargo de gobernador.

El 11 de septiembre, Juan Pablo Yamuni Robles, jefe de dicha unidad, se presentó en la Procuraduría General de Justicia del Estado e interpuso cuatro denuncias penales contra funcionarios por presunto desvío de más de mil millones de pesos.

EO_cuadro1Como resultado, Ricardo Fuentes Milán, ex director de Fiscalización, fue aprehendido por el delito de extorsión y el extitular de la Secretaría de Salud, Héctor Ponce Ramos, enfrenta un proceso judicial pero en libertad.

Contando una suma de 17 denuncias contra funcionarios de la anterior y la actual administración en áreas de Salud y Administración y Finanzas, es todo lo que se ha hecho en materia de corrupción.

En entrevista con ESPEJO, Juan Pablo Yamuni hizo un comentario a modo de broma pero bastante revelador: “Es irónico que, siendo la Unidad de Transparencia tengamos que tratar principalmente asuntos internos que no siempre pueden revelarse. No hay mucha información pero vamos a ver”, dijo sin previo aviso, sin tiempo apenas para encender la grabadora.

Al cuestionarlo sobre los resultados de las auditorías de la administración anterior, el funcionario estatal explicó que ha habido consignaciones ante el juez, pero han sido diversas circunstancias las que han hecho imposible que los responsables pisen la cárcel.

—Han pasado 4 años, ¿por qué no han llegado a término las averiguaciones?

—Los procesos están en curso, ya sea en la Procuraduría General de Justicia del Estado o ante un juez. Hay denuncias y consignaciones, hay quienes están llevando el proceso, hay quienes tienen amparos, otros están llevando el proceso bajo fianza o muchos de estos delitos no son considerados graves.

EO_cuadro2—¿No aportó todos los elementos la Unidad de Transparencia para configurar delitos?

—No es fácil armar estos procesos. Tienes que presentar los casos bien fundamentados y no siempre tienes todos los elementos. Hay mucha actuación al respecto, muchos de los procesos están consignados. Pero muchos delitos prescriben incluso antes de que terminemos de armar el expediente, y hay casos en los que nos falta la información necesaria para llevar la investigación a término. Yamuni Robles explicó que los tipos de delitos que se han consignado ante el juez son delitos considerados no graves, como desvío de recursos, abuso de autoridad o faltas a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Al cuestionarlo sobre dicha situación, explicó que es muy difícil que caiga como delito grave, pues la legislación vigente no lo contempla.

“No vamos tan rápido como uno pensaría, pero tienes que atenerte a tus facultades, a lo que la ley te marca y cuidar bien tu actuación porque puede ser contraproducente a veces”, manifestó.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo