Tema de la semana

Salud mental, rezagada e invisible

A nivel mundial, este mal constituye una de las tres principales causas de mortalidad entre las personas de 15 a 35 años por el suicidio, y en México el 25% de la población está en peligro de padecer algún trastorno a lo largo de su vida. A pesar de que cada vez más mexicanos podrían padecer […]

A nivel mundial, este mal constituye una de las tres principales causas de mortalidad entre las personas de 15 a 35 años por el suicidio, y en México el 25% de la población está en peligro de padecer algún trastorno a lo largo de su vida.

A pesar de que cada vez más mexicanos podrían padecer alguna enfermedad mental en algún momento de su vida, la atención de los trastornos psíquicos sigue siendo rezagada en el sistema de salud del país.

A nivel mundial, este mal constituye una de las tres principales causas de mortalidad entre las personas de 15 a 35 años por el suicidio, y en México el 25% de la población está en peligro de padecer algunas de las crisis más comunes: ansiedad, depresión, trastornos afectivos o fobias sociales.

Del total del presupuesto asignado a la salud, solamente el 2% es orientado a la salud mental, de acuerdo con el Informe sobre el Sistema de Salud Mental en México 2011. De este monto, el 80% se destina a la operación de los hospitales psiquiátricos. De tal manera que dadas estas condiciones, las acciones enfocadas al trabajo comunitario se ven reducidas.

En el país, existen 46 hospitales psiquiátricos (1 en Sinaloa que cuenta con 44 camas), 13 unidades de internamiento psiquiátrico en hospitales generales y 8 establecimientos residenciales. Además, se cuenta con 544 establecimientos de salud mental ambulatorios que ofrecen atención a 310 usuarios por cada 100 mil habitantes, en contraste con los hospitales psiquiátricos que atienden a 47 usuarios por cada 100 mil.

A ello hay que agregar que el acceso se ve limitado geográficamente, ya que la mayoría de estos servicios se ubican en las grandes ciudades o cercanas a ellas.

Números negativos

En cuanto a personal, las cifras tampoco son favorables. Según, el Informe sobre el Sistema de Salud Mental en México 2011, el número total de recursos humanos que trabajan en dispositivos de salud mental asciende a 10 mil.

Si se distribuye la tasa por cada 100 mil habitantes quedaría: 1.6 psiquiatras, 1 médico, 3 enfermeras, 1 psicólogo, 0.53 trabajadores sociales, 0.19  terapeutas, 2 profesionales/técnicos de salud.

“Estos recursos son insuficientes, mal distribuidos y la  mayoría de ellos están concentrados en los hospitales psiquiátricos”, puntualiza el estudio.

Además, solamente un 30% de estos establecimientos cuentan con protocolos de evaluación y tratamiento para condiciones claves de salud mental. Igualmente, el porcentaje de cursos  de  actualización  o  de  educación,  relacionado  con  temas  de  salud  mental dirigidos a los profesionales que trabajan en este nivel, es menor al 15%.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo