Seguridad

SOCIEDAD SECUESTRADA | ¿QUÉ HACER PARA EVITAR SER VÍCTIMA DE UN SECUESTRO?

A partir del secuestro y muerte del empresario mazatleco, Ernesto Valdez Solano, ocurrido el 20 de abril en medio de un enfrentamiento entre policías y una banda de secuestradores liderada por Jaime Eduardo Quevedo, sobrino de Amado Carrillo Fuentes, la sociedad ha quedado impactada por lo trágico que puede resultar ser víctima de este delito. […]

A partir del secuestro y muerte del empresario mazatleco, Ernesto Valdez Solano, ocurrido el 20 de abril en medio de un enfrentamiento entre policías y una banda de secuestradores liderada por Jaime Eduardo Quevedo, sobrino de Amado Carrillo Fuentes, la sociedad ha quedado impactada por lo trágico que puede resultar ser víctima de este delito.

Por ello, y porque ha quedado demostrado que la vida no se puede dejar solo en manos de las autoridades responsables de la seguridad pública, ESPEJO te comparte las recomendaciones del Manual de Seguridad para la Prevención de Delitos en su apartado de secuestros, mismo que han adoptado agrupaciones civiles como México SOS y México Unido Contra la Delincuencia, A.C.

 

Lo primero que debes saber de un secuestro real

Es un delito cometido generalmente por el crimen organizado, donde los delincuentes elaboran un meticuloso plan para perpetrarlo.

Las víctimas son secuestradas en su gran mayoría en las cercanías de su hogar u oficina, entre las 5:00 y las 8:00 horas y las 17:00 y las 23:00 horas. Existen grupos delictivos especializados que operan siguiendo una metodología celular, cuya mecánica exige que sus miembros no se conozcan entre sí, ni que se sepa la identidad de la víctima, para no poner en riesgo la operación.

Un secuestro planeado considera:

Estudio de la víctima. Mediante el análisis de sus bienes, su capacidad económica, su entorno de vida, así como de la posibilidad de predecir sus desplazamientos, de considerar las medidas de seguridad adoptadas, y así ponderar el grado de factibilidad del secuestro.

Fecha y lugar de aprehensión. Se determinan cuidadosamente el momento óptimo y el sitio para el secuestro, ubicando “puntos ciegos” en el recorrido de la víctima: callejones angostos, topes, curvas cerradas o lugares idóneos para interceptarla y llevársela. La víctima define habitualmente sus rutas y el “donde” se encuentra y el delincuente determina el “cuando” sucederá el evento.

Lugar de encierro. Sitio donde la persona permanecerá cautiva en espera de ser rescatada.

Negación y rescate. A través de comunicados o llamadas telefónicas, se harán saber las demandas económicas de los secuestradores y se harán instrucciones precisas para la entrega del rescate.

 

Ponga atención

Considerando los modus operandi de los delincuentes, el momento crucial para prevenir un secuestro es cuando la víctima es analizada o vigilada. Si se evita la fuga de información y se adoptan las medidas de seguridad necesarias, se minimiza el riesgo de ser un “sujeto de estudio”. No caiga en la negación consistente en que a usted no le va a suceder ni tampoco piense cosas tales como “si se lo proponen, me van a secuestrar”. Usted puede prevenirse y debe protegerse para desalentar a los delincuentes e impedir que actúen de acuerdo con sus planes originales. Tome en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Adopte las medidas de seguridad necesarias en torno a su hogar y su oficina, y sea estricto respecto de ellas. Recuerde que estos dos lugares son los de mayor riesgo. Utilice los dispositivos de seguridad con que cuente. Proporcione a su familia y al personal a su servicio teléfonos celulares y equipos de radiocomunicación. Cuide su correspondencia y resguarde o destruya documentos tales como estados de cuenta.

2. Instruya a sus empleados para que no proporcionen información alguna a terceros o hagan comentarios imprudentes y reveladores acerca de su persona. Sensibilice a sus familiares, parientes, amigos y vecinos para que tengan discreción sobre sus bienes y su situación económica.

3. No siga rutinas, sea impredecible en cuanto a sus desplazamientos. Evite en lo posible ser usted quien lleva a los niños al colegio. Si tiene varios automóviles utilícelos indistintamente. Si acude a la iglesia, cambie de horario y de templo. No haga las compras de supermercado en la misma sucursal y elija estéticas o salones de belleza dentro de lugares seguros.

4. Manténgase atento a todo lo extraño a su alrededor, aquello que sienta “raro” o que pueda estar “fuera de lugar”, como alguien que voltea la cara para esconder la mirada ante su presencia, una persona que finge leer un periódico y tapa la vista al pasar usted, alguien con chamarra cuando hace calor o lentes oscuros en una tarde gris, un vehículo estacionado por horas con un sujeto en el interior sin hacer “nada”, un deportista que realiza calentamientos prolongados o una persona desconocida paseando un perro una y otra vez, así como alguien con quien se topa más de dos veces en un centro comercial o un vehículo que se arranca detrás de usted y lo sigue. Si detecta estas actitudes, repórtelas a la autoridad para que verifiquen la identidad de los sospechosos o bien a su asesor de seguridad, que le podrá dar un adecuado consejo.

5. Porte en su vehículo una cámara fotográfica. Si observa algo como lo descrito en el inciso anterior, preocúpese y actúe de inmediato; considere tomarle una fotografía al sospechoso y cerciórese que se dé cuenta de que lo hace. Si se trata de un espía que lo ha estado observando, hay que pensar que estos personajes generalmente van desarmados pues su objetivo no es otro que el de proporcionar información sobre una persona a un tercero. Al tomarle usted la fotografía, desalentará en buena medida el plan de esa persona al saberse identificada y “capturada” en una imagen que pueda incriminarla de manera directa, y a la vez hará lo posible por desalentar a los otros de perpetrar el secuestro.

6. Si contrata un chofer opte por una persona madura y evite que ande uniformado. Solicite que llegue a recogerlo al menos 15 minutos antes de su partida y que se mantenga atento desde un lugar estratégico y le reporte por teléfono celular si observa algo o a alguien sospechoso. Determine con él las rutas e itinerarios para llegar a su hogar u oficina y ubique los lugares de mayor peligro en ese trayecto, donde podría tener lugar una emboscada.

Mantenga el vehículo que utiliza con el tanque lleno, para evitar paradas en la gasolinera. Al llegar de viaje, será mejor utilizar un taxi para que no corras el riesgo de que el chofer haya sido seguido por secuestradores.

7. Procure no deber y que no le deban a usted dinero. Asimismo, evite aventuras amorosas extramaritales y las visitas a hoteles de paso; además de correr el riesgo de secuestro, usted se expone a ser víctima de chantajes o extorsiones.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo