Seguridad

¿ESTAMOS MÁS SEGUROS?

El gobernador Mario López Valdez tiene razón al afirmar que los índices delictivos van a la baja si se analizan solo los 4 años y 4 meses de su mandato. Pero lo cierto es que, en relación con otros sexenios, ha habido cambios en materia de seguridad, pero no para bien. La idílica imagen que el Gobierno del Estado ha tratado […]

El gobernador Mario López Valdez tiene razón al afirmar que los índices delictivos van a la baja si se analizan solo los 4 años y 4 meses de su mandato. Pero lo cierto es que, en relación con otros sexenios, ha habido cambios en materia de seguridad, pero no para bien.

La idílica imagen que el Gobierno del Estado ha tratado de promover ante la ciudadanía en materia de seguridad pública se vino abajo la tarde del 20 de abril.

Hoy la ciudadanía no está más segura que hace 15 años.

Ese lunes, el fallido rescate y muerte del empresario Ernesto Valdez Solano, en medio de una balacera que sorprendió a Culiacán, no solo implicó un duro y lamentable golpe para el sector empresarial y la sociedad de Sinaloa. También dejó al descubierto la realidad que las autoridades de todos los niveles han pretendido edulcorar, pero que en los hechos se muestra como es y hace preguntarse: ¿estamos hoy más seguros?

Tomando como base solo las cifras, la respuesta es no. Hoy la ciudadanía no está más segura que hace 15 años.

EstamosMasSeguros_CUADRODatos que hablan

Estadísticamente, los delitos de alto impacto (homicidios, secuestros, extorsión y robo de autos) han ido a la baja de 2011 a abril de 2015. Sin embargo, en lo que va de la administración de Mario López Valdez se han superado algunas cifras de las gubernaturas de Juan S. Millán y Jesús Aguilar Padilla.

Por ejemplo, el número de secuestros ha llegado a 124, a casi un año y medio de que concluya su mandato. Por arriba de los 77 registrados en todo el sexenio de Jesús Aguilar, pero ligeramente más abajo de los 126 del gobierno de Juan Millán.

Los datos de extorsiones, que se ubican en 550 hasta abril de este año, también están por encima de los 495 y 411 anotados de 1999 a 2004 y de 2005 a 2010. Mientras que los homicidios alcanzan ya el dato de 5,854, aún inferior a los 6,609 del gobierno aguilarista, pero superior a los 3,098 del sexenio millanista. Y si continúa con la tendencia como hasta ahora (promedia 1,392 homicidios dolosos en los últimos cuatro años), al terminar su sexenio habrán sido asesinados más de 7,200 sinaloenses.

El robo de vehículos, situado en 33,489, es otro delito que en lo que va de la administración malovista todavía se mantiene por debajo de los registrados en el mandato de Aguilar Padilla (34,379), aunque ha despuntado de los 17,355 del de Millán. No obstante, si se toma en cuenta solo el robo de vehículos con violencia, los números no son tan positivos: 18,332 de enero de 2011 a marzo de 2015. Mientras que de 2005 a 2010 hubo 12,005, y de 1999 a 2004, 3,196.

De tal manera que el gobernador Malova tiene razón al afirmar que los índices delictivos van a la baja si se comparan solo los 4 años y 4 meses de su mandato. Pero lo cierto es que en relación con los dos sexenios que lo preceden, para el sinaloense ha habido cambios en materia de seguridad, pero no para mejorar.

EstamosMasSeguros

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo