Política

NO DAN LAS CUENTAS | ¿El sexenio del turismo?… el sector es como un motor ahogado

 Anunciado como el sexenio del turismo, el “gobierno del cambio” inició con la mira puesta en una actividad que, si bien puede ser muy generosa, para su florecimiento se requiere la concurrencia de múltiples factores que no se han podido dar en Sinaloa. El discurso confirma que la apuesta es a dicho sector, pero la realidad sostiene que la meta […]

 Anunciado como el sexenio del turismo, el “gobierno del cambio” inició con la mira puesta en una actividad que, si bien puede ser muy generosa, para su florecimiento se requiere la concurrencia de múltiples factores que no se han podido dar en Sinaloa. El discurso confirma que la apuesta es a dicho sector, pero la realidad sostiene que la meta de hacer del estado un gran atractivo turístico, aún está lejana.

Durante lo que va de la gestión gubernamental de Mario López Valdez, el turismo se ha enfrentado a fuertes reveses, como la mala imagen que el estado proyecta hacia el resto del mundo por su inseguridad.

Aun así, según cifras de la Secretaría de Turismo estatal, esta actividad ya desbancó al sector primario como motor de la economía, y aunque esto es en parte debido a los fenómenos climatológicos que durante los últimos años afectaron a la agricultura, cabe decir que Gobierno del Estado ha realizado esfuerzos por dar al sector turístico oportunidades para su desarrollo. Pero a pesar de eso, la violencia sigue mermando los esfuerzos hechos desde la administración estatal para despuntar esta actividad.

CIFRAS_TURISMO2Nuevo motor de la economía

Hace poco más de un año, el secretario de Turismo, Francisco Córdoba, anunciaba que la meta se había logrado. El turismo había superado a la agricultura como principal actividad económica alcanzando el 13.4% de la producción estatal en el 2013.

Sin embargo, al tratar de confirmar estas cifras con la misma Secretaría, la dependencia se limitó a señalar a ESPEJO que dentro de ella no se produce esta información, remitiendo a los censos económicos publicados por el Inegi, que tampoco publica el dato como tal.

Ante ello, y después de una exhaustiva búsqueda, se localizaron algunas cifras oficiales en el Programa Sectorial de Turismo del Estado 2011- 2016 y declaraciones de funcionarios estatales que confirman que, al representar solo el 11% de la producción del 2013, el sector agropecuario se vio efectivamente rebasado en 2.4 puntos porcentuales por el turismo, que logró llevarse el 13.4% del PIB de ese año.

Metodología inconsistente

Pero ante estos datos, vale también tomar en cuenta la metodología utilizada para calcularlos.

El Comité Ciudadano de Evaluación Estadística Económica de Sinaloa (CEEES) señala que a nivel estatal no existen estadísticas que muestren la evolución y el cálculo del PIB turístico por estado. Sin embargo, este organismo toma como referencia algunos de los componentes del PIB del sector servicios, más específicamente los que se refieren a los subsectores 71. Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos, así como el 72. Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas. Sin embargo, al sumarlos y compararlos con el Producto Interno Bruto estatal, estos apenas alcanzan el 3% de participación, contrastando totalmente con las cifras oficiales.

Para el CEEES la razón es de orden metodológico. Según personal de este organismo, al calcular el PIB turístico que tanto Mario López Valdez como Francisco Córdoba han presumido en diversas ocasiones, la Secretaría de Turismo pudiera tomar en cuenta una parte del subsector 53. Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles, con lo que el PIB turístico logra fácilmente superar a la producción agropecuaria.

En todo caso, al no haber disponible datos comparativos o una metodología para contrastar la información de Sectur Sinaloa, el PIB turístico estatal sigue siendo una estadística oscura.

CIFRAS_TURISMO1De una a cinco estrellas

Según datos del Compendio Estadístico del Turismo en México, en el 2013 Sinaloa contaba con 20,135 cuartos de hotel, y aunque comparado con el 2009 se creció en 1,109 cuartos, su ocupación disminuyó en 3%, pasando de un 49.8% en 2009 a un 46.8% en el 2013.

En cuanto a la calidad de los servicios, con un 27%, la mayoría de los cuartos en el estado son de categoría 5 estrellas, dato que no coincide con la oferta de hoteles, donde solo el 7% es de ese nivel. De cualquier modo, al compararlos se puede decir que el 7% de los hoteles ofrecen el 27% del total de los cuartos disponibles en el estado.

¿De dónde nos visita?

En cuanto al tipo de turismo, la información de DataTur muestra una reducción sostenida del 13% en el turismo extranjero al pasar de 406,810 en el 2009 a 351,653 en el 2013, lo que en cierta forma se ha compensado con un incremento del turismo nacional también en el 13%, que pasó de 2 millones 170 mil turistas a 2 millones 451 en el mismo periodo del 2013.

En pocas palabras, el turismo nacional toma el lugar de los turistas extranjeros, que cada vez deciden viajar menos hacia los destinos sinaloenses.

La huida de los cruceros

Quizá el caso más claro de las afectaciones al turismo provocadas por la violencia sea el de los cruceros. Históricamente, Mazatlán recibía más de 150 cruceros al año que aseguraban la llegada de entre 300 y 500 mil turistas extranjeros a la Perla del Pacífico, pero a partir del 2011, año en que solo arribaron 40 embarcaciones, estos prácticamente desaparecieron.

Y la tendencia sigue, ya que en el 2012 solo arribó una embarcación, la cual trajo 665 turistas al estado, cosa de nada si se comparan con los 535,685 turistas que llegaron en 192 cruceros en el 2010. Ya en el 2013, año en que se recibió a 6 embarcaciones con un total de 8,734 pasajeros, empezó lo que podría calificarse como un incipiente proceso de recuperación, pero nada comparado con los años anteriores a aquel fatal 2011 para el sector turístico.

Ante este panorama las cifras no mienten y si por un lado se ha impulsado el crecimiento de la actividad turística, por el otro, la deteriorada imagen del país en el ámbito internacional ha desgastado el entusiasmo que en otros tiempos levantara fantasías paradisiacas en las mentes de los turistas extranjeros.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas