Economía

LA LUZ DE LAS EMPRESAS | Entrevista con Víctor Arturo Gómez, director general de High Lumen

Aunque luego de diez años esta organización sinaloense ha logrado llevar sus productos luminosos a todo México, hace solo dos cambió el rumbo no solo para hacer a sus clientes cada vez más productivos, sino también para convertirse en una de las mejores. Alcanzar un puesto directivo en alguna compañía nunca le atrajo. En cambio, ser independiente y libre de hacer lo […]

Aunque luego de diez años esta organización sinaloense ha logrado llevar sus productos luminosos a todo México, hace solo dos cambió el rumbo no solo para hacer a sus clientes cada vez más productivos, sino también para convertirse en una de las mejores.

Alcanzar un puesto directivo en alguna compañía nunca le atrajo. En cambio, ser independiente y libre de hacer lo que quisiera, sí. Ese fue siempre el objetivo primordial de Víctor Arturo Gómez Gallardo. Por eso, desde que estudiaba ingeniería eléctrica en el Tecnológico de Culiacán puso manos a la obra y en ningún momento se detuvo hasta lograr que sucediera.

Primero alternó sus estudios universitarios con un trabajo como técnico electricista y su primer proyecto empresarial: una tienda de material eléctrico que fundó al lado de unos amigos. Pero su visión lo llevó a encontrar una nueva oportunidad de negocios: la elaboración de gabinetes para iluminación. Entonces decidió dejar la empresa y emprendió por su cuenta. Así nació, durante el invierno de 2004, High Lumen, enfocada a fabricar productos luminosos para el sector industrial, administrativo, comercial, educativo y de la salud.

Lumen_galeria3Y luego de 10 años de trabajo y un crecimiento que le ha permitido llevar sus productos a todo México, este emprendedor apasionado por la luz no ha frenado. ¿La razón? “No somos los mejores, pero sí tenemos una visión y queremos ser los mejores”, dice sin rodeos Víctor Arturo, de mirada profunda, en una pequeña sala de juntas, de blancas paredes y bien iluminada, ubicada en sus oficinas centrales.

Pero para lograr ese objetivo, la organización en la que hoy colaboran 75 personas requirió renovarse hace dos años y comenzar a trabajar a dos canales: la fabricación y la asesoría. Aunque a Víctor Arturo le gusta definir su labor de otra manera: “Nosotros lo que hacemos es jugar con la luz y mediante ella hacer al cliente más productivo”.

Lumen_galeria0

—¿De qué manera impacta el trabajo de High Lumen en las empresas?

—La luz es indispensable en todos los aspectos de la vida y nosotros trabajamos con la luz artificial para darle al cliente lo que busca. En cualquier actividad, una buena iluminación ayuda a que sea mejor el trabajo que se tenga que realizar. Entonces, asesoramos, e inclusive enseñamos al cliente en lo que es la iluminación y cómo esta pueda ayudar a desempeñar mejor su trabajo productivo.

—¿Cómo han logrado mantenerse por 10 años?

—Ha sido importante el rodearse de gente que nos ha ayudado a conocer el negocio e incluso que saben más, y la relación con clientes también ha sido muy buena. Tenemos clientes que conservamos por más de 10 años, porque una de las cosas que mejor hemos hecho es detectar sus necesidades y traducirlas en un producto. Nosotros trabajamos con pocos clientes porque lo que buscamos es que sean de calidad y tener una relación duradera. Eso es lo que nos mantiene fuertes y eso es lo que tratamos de extrapolar y hacerlo con más clientes, aunque no buscamos que el número sea muy grande. Podríamos llegar a 500 clientes al mes pero no podríamos atenderlos de la mejor forma.

Lumen_galeria4

Conversa y convence

Aunque serio y de palabras pausadas, durante la entrevista con ESPEJO, Víctor Arturo muestra su simpatía y dotes de buen conversador, pero especialmente de convencedor. Ha sido precisamente esa cualidad, junto con su trabajo, lo que ha permitido a High Lumen y a su líder crear alianzas con empresas internacionales como la alemana Trilux, la italiana Dura Lamp, del centenario Grupo Targetti y la belga Deltalight.

—¿Qué planes hay para High Lumen este 2015?

—Queremos establecer un área comercial y aunque vendemos a nivel nacional, estamos tratando de consolidarnos en cuatro regiones: aquí en Culiacán, en Monterrey, en Guadalajara y en la Ciudad de México. Allá tenemos un asesor, no un vendedor, que buscamos que mantenga un cierto número de clientes o prospectos, cuidando que den el mismo trato y asesoría.

—¿Ha recibido apoyo de alguna institución que le haya permitido mejorar?

—Sí. Somos Nominados Endeavor, y te puedo decir que hay un antes y después. El hecho de que hayamos sido nominados, que se le viera un potencial de crecimiento a la empresa nos ha ayudado porque tenemos un reto: pasar de ser una empresa familiar a una institucional, a una empresa que trabaja no por inercia, sino con ciertos procesos y procedimientos. Y las mentorías que dan son el plus más grande de pertenecer a ellos, porque se disminuye mucho el proceso de prueba y error.

Lumen_galeria1

 

Hombre de acción

A sus 37 años, Víctor Arturo se muestra como un hombre de acción, que no teme convertir en realidad sus anhelos a pesar de los desafíos que puedan presentársele. Un claro ejemplo de ello es High Lumen, que nació, como muchas empresas, siendo solo un sueño, sin planes ni estructura institucional. “Empezamos siendo un sueño, nada más, y hemos tenido demasiados tropiezos, pero nos hemos ido formando en el camino”.

—¿Cuál es el desafío que más recuerdas al día de hoy?

—Reinventar la empresa. En el negocio de la iluminación hay un aspecto muy importante que es el cambio de tecnología, entoncestienes que moldear el negocio y decir: “Hacia dónde voy a dirigirlo ahora, cómo quiero que sean mis productos, de qué calidad”. High Lumen tiene casi 11 años y de dos años para acá se ha vivido la etapa más fuerte de reinvención porque veíamos que el negocio estaba cambiando.

—¿Y de qué tropiezos se acuerda en estos casi 11 años?

—El más importante fue vivir la crisis del 2008. Siempre me imaginaba qué pasaríacuando hubiera una crisis y me tocó vivirla. La incertidumbre de no saber qué va pasar o que clientes muy importantes dejaran de solicitar nuestros productos y servicios hizo que nos quedáramos: ahora qué hacemos. Veníamos de cuatro años completos creciendo y llegar a una crisis donde creces un 35% nos puso en la encrucijada de mantener el personal o recortar. Entonces, decirles a 15 personas que mañana no tenían trabajo fue la parte más complicada como emprendedor.

Lumen_galeria

—¿Qué aprendió de estos desafíos y tropiezos?

—Que tienes que tener una visión a largo plazo y de lo que puede pasar si las cosas salen bien y si salen mal. Tener un enfoque si alguna situación del mercado nos llegara a afectar.

Para que otros emprendedores no se topen con las mismas dificultades que él ha vivido como empresario, Víctor Arturo cierra la plática aconsejando a todos aquellos que van iniciando en el mundo empresarial que se acerquen a otros emprendedores y amplíen su red de contactos de negocios, ya que ello les permitirá sortear los obstáculos de otra manera. “Busquen una red que les ayude a mantenerse comunicados con otros empresarios, porque el hecho de escuchar vivencias de otros te mantiene atento y activo. Y traten de pertenecer a ciertas organizaciones que tienen la finalidad de ayudarte a crecer como empresa”.

Lumen_galeria2

Hay que animarse a emprender. Si tienes una idea, crees que es buena y algo es distinto, ¡hazla!, no hay de otra. Si no te avientas, no sabes si va a funcionar. Aquí no hay hubieras, solo tratar de visualizar lo que quieres hacer, tener fe y trabajar duro para que tu sueño se convierta en realidad.

Víctor Arturo Gómez. Director general de High Lumen.

 

FOTO: Jesús Herrera/Revista ESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo