Economía

COMPLICADA REALIDAD | Para la IP, Sinaloa no tiene motores económicos dinámicos

Una agricultura altamente productiva pero sin rentabilidad, una industria automotriz solo impulsada por la distribución y un sector de desarrollo de vivienda en descenso, son la realidad del estado, aseguran líderes empresariales. Sinaloa vive un panorama económico complicado, ya que algunos motores de su economía, como el agrícola, el automotriz y el desarrollo de vivienda, no son lo suficientemente dinámicos para sacar al estado del […]

Una agricultura altamente productiva pero sin rentabilidad, una industria automotriz solo impulsada por la distribución y un sector de desarrollo de vivienda en descenso, son la realidad del estado, aseguran líderes empresariales.

Sinaloa vive un panorama económico complicado, ya que algunos motores de su economía, como el agrícola, el automotriz y el desarrollo de vivienda, no son lo suficientemente dinámicos para sacar al estado del estancamiento en que se encuentra.

Así lo afirmaron líderes empresariales durante su reunión de socios, en la que el Centro Empresarial de Sinaloa invitó a Guillermo Gastélum Bon, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán; Germán del Rincón Jarero, presidente de la Asociación de Distribuidores de Automotores de Sinaloa, y a Héctor Ley Pineda, presidente en Sinaloa de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, para que expresaran su visión sobre el contexto industrial actual del estado. Y la realidad no es alentadora.

sectores_economicos

Agricultura sin rentabilidad

No hay nada que presumir en la actividad agrícola. Estamos muy dañados en lo económico.

Guillermo Gastélum Bon, presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán.

Sinaloa es una de las entidades del país con mayor importancia en la producción de alimentos. Durante la última década, se ha mantenido entre los primeros cuatro estados que más valor le aportan a la producción agrícola nacional y participa en los primeros lugares en obtención de maíz, tomate, chile, pepino, garbanzo y berenjena.

Sin embargo, la actividad ya no es rentable para los agricultores, aseguró Gastélum Bon, debido a los altos costos de los insumos y a que el valor de los granos ha ido descendiendo. “No hay nada que presumir en la actividad agrícola. Estamos muy dañados en lo económico”, enfatizó.

Agregó que a esto debe sumarse la falta de la devolución del IVA por parte del Servicio de Administración Tributaria a los productores sinaloenses, un derecho marcado en la ley que se ha retrasado sin justificación.

Sector automotriz, no pinta

En Sinaloa no hay ninguna (planta automotriz) porque no existen las condiciones que requieren las empresas para instalarse.

Germán del Rincón Jarero, presidente de la Asociación de Distribuidores de Automotores de Sinaloa.

Mientras que en el sector automotriz, conformado por la producción de automóviles y autopartes, así como por la distribución, la entidad simplemente no figura, salvo por la venta de autos, comentó Del Rincón Jarero, aun cuando esta industria ha sido vital para el desarrollo de regiones como Guanajuato y Querétaro.

Ambas entidades han crecido por arriba del rango nacional y este 2015 se mantendrán como motores de crecimiento del país ante el dinamismo de la industria automotriz, que en el primer bimestre del año se colocó como el principal generador de divisas, por arriba del petróleo y las remesas. Además, de 1999 a 2014 los recursos obtenidos por el sector automotriz representan el 10% de la Inversión Extranjera Directa recibida en México.

Actualmente, 11 estados de la república concentran 18 plantas de producción de autos compactos, las cuales significan en promedio entre mil y 2 mil millones de dólares en inversión. Y en Sinaloa no hay ninguna porque no existen las condiciones que requieren las empresas para instalarse, destacó Germán del Rincón.

Vivienda en descenso

En Sinaloa la tierra está sobrevalorada, está especulada, y es otro factor que no ha permitido revertir esta tendencia de encogimiento.
Héctor Ley Pineda, presidente en Sinaloa de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda.

En cuanto a la vivienda, este sector representa el 5.9% del PIB nacional y genera cerca de 3 millones de empleos, con datos de 2012. No obstante, de 2008 a 2012 la participación de esta actividad  económica ha caído, pues en 2008 contribuía con 6.5%.

En Sinaloa, de 2011 a 2014 el nivel de casas construidas se ha reducido y la tendencia continúa este 2015. De enero a mayo el número de viviendas nuevas se redujo 3.9% comparado con el mismo periodo del año pasado. Pasó de 130 mil 799 a 125 mil 759.

Ley Pineda precisó que esta contracción del sector se debe a varios factores. Uno de ellos es que tres de las principales desarrolladoras (Homex, Geo y Urbi) dejaron de operar. También, la tramitología y los tiempos de respuesta son lentos y “engorrosos” para desarrollar proyectos. Además, en Sinaloa “la tierra está sobrevalorada, está especulada, y es otro factor que no ha permitido revertir esta tendencia de encogimiento”.

Sin crecimiento extraordinario

En el cuarto trimestre de 2014, la economía sinaloense creció 3.0%, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Inegi. De esta manera, se posicionó en el lugar 20 en progreso económico y por arriba del rango de referencia, de 2.6% a tasa anual.

Sin embargo, Sinaloa sigue quedando relegado ante regiones que están impulsando el crecimiento nacional y se han convertido en importantes polos de inversión, como Querétaro, Aguascalientes y Guanajuato.

Además, en los últimos 20 años la entidad se ha desarrollado a una tasa promedio anual de 1.8%, ubicándose en el lugar 29 y por debajo de la media nacional, que es de 2.7%. Y sin motores económicos dinámicos, no hay razones para esperar un crecimiento extraordinario.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo