Opinión

Hojas sueltas | Niño héroe sinaloense

Teófilo Noris Cibrián fue el único sobreviviente de la gloriosa batalla de 1847 en Chapultepec. Cuenta la historia que un adolescente sinaloense sobresalió en la heroica defensa del Castillo de Chapultepec. Teófilo Noris Cibrián participó en las horas trágicas de la invasión norteamericana, el 13 de septiembre de 1847. El rosarense lucía ese día en su chaquetín las espiguillas de sargento […]

Teófilo Noris Cibrián fue el único sobreviviente de la gloriosa batalla de 1847 en Chapultepec.

Cuenta la historia que un adolescente sinaloense sobresalió en la heroica defensa del Castillo de Chapultepec.

Teófilo Noris Cibrián participó en las horas trágicas de la invasión norteamericana, el 13 de septiembre de 1847. El rosarense lucía ese día en su chaquetín las espiguillas de sargento segundo cuando vio abatirse a los niños héroes del Colegio Militar. Como sargento segundo de la Segunda Compañía, compuesta por 40 alumnos y 4 cabos, Teófilo Noris tuvo a su cargo la guardia del Hospital de Sangre del Castillo de Chapultepec.

Los jóvenes cadetes intercambiaron disparos durante 4 horas; se les agotó el parque y tuvieron que entregar las armas al enemigo.

Agustín Melgar se opuso a la rendición, fue herido y después de sufrir la amputación de una pierna murió.

Enseguida fueron perdiendo la vida, víctimas de las balas enemigas, Fernando Montes de Oca, Vicente Suárez y Juan de la Barrera. Juan Escutia se arrojó desde el alcázar del castillo envuelto en la bandera nacional para evitar que fuera tomada por el invasor.

Teófilo Noris Cibrián fue el único sobreviviente de la gloriosa batalla de 1847 en Chapultepec. Bajó a la tumba el 28 de agosto de 1909 en la Ciudad de México a la edad de 80 años. Su nombre y honor se mantienen vivos en la memoria de millones de mexicanos.

Texto: Gilberto Castro Arenas

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo