Ciudadanía

Tragedia silenciosa | Muertes de bebés en el IMSS

La tragedia de la muerte de 13 bebés en la Unidad Regional No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social reveló algo que no muchos sabían: si bien fueron 13 los bebés que murieron a causa de la bacteria Klebsiella en el último mes y medio, son en total 15 los casos de menores fallecidos. Durante los primeros meses del […]

La tragedia de la muerte de 13 bebés en la Unidad Regional No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social reveló algo que no muchos sabían: si bien fueron 13 los bebés que murieron a causa de la bacteria Klebsiella en el último mes y medio, son en total 15 los casos de menores fallecidos.

Durante los primeros meses del año ocurrió la muerte de otros dos menores por falta de limpieza en el Área de Cuneros, según el testimonio de varios empleados, entre enfermeras, camilleros e intendentes.

CIFRAS_IMSSPersonal contactado no pudo asegurar cuál fue la causa de muerte de los bebés, pero se sabe que fue debido a la insalubridad porque, según comentan, una vez que se registró el caso se ordenó limpiar de forma profunda el Área de Cuneros, para lo cual todos los neonatos fueron trasladados a otra área del hospital.

“Fue durante los primeros meses del año. No sé a ciencia cierta la causa de la muerte porque cuando se hizo el acta de defunción al personal nos pidieron que limpiáramos de manera inmediata para evitar que se repitiera. Pero no ha sido suficiente, el área de cuneros se tiene que estar limpiando a cada rato porque algo hay ahí que no se ha podido quitar”, aseguró un empleado de limpieza que pidió a ESPEJO no revelar su nombre.

Desde ese incidente se ha pedido limpieza profunda cada tres o cuatro meses en el Área de Cuneros para evitar cualquier accidente, pero nunca se ha logrado que el área esté cien por ciento limpia.

“El caso de los otros dos bebés no fue muy sonado porque en ese momento solo fueron ellos dos, no se murió nadie más y se pudo controlar hasta cierto punto la situación. Esta vez se les salió de control y por eso fue que todo se supo”, señaló.

Consecuencias

El caso no ha tenido el desenlace que todos quisieran. Mientras que las familias luchan porque se les haga justicia, las autoridades que pudieran ser responsables del deceso siguen en sus cargos.

El Grupo Parlamentario de Acción Nacional en el Congreso del Estado pidió la destitución del delegado del IMSS en Sinaloa, Adalberto Castro Castro, y del director de la Unidad Regional No. 1, Manuel Antonio Padilla Lora, pero el acuerdo no fue aceptado por el resto de los diputados.

El único cambio del que se habla entre el personal de Enfermería y Camilleros de la institución médica es la desarticulación del área de Intendencia para la contratación de una empresa privada que realice estas labores.

Esto debido a lo encontrado por la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios el pasado mes de septiembre, lo cual no se ha hecho de conocimiento público pero el mismo personal del IMSS habla de ello: en las condiciones que se encontraba la clínica, era imposible que muchas áreas siguieran operando.

“Encontraron de todo en muchas áreas. Desde excremento de palomas hasta lugares que tenían muchos meses sin limpiarse. En pocas palabras, todo el hospital se encontraba en condiciones insalubres, por lo que la Federación pidió tomar medidas. Los de intendencia pagaron los platos rotos”, dijo una enfermera que prefirió no dar su nombre.

imss_hospital

Recuento

La muerte de los bebés se dio a conocer el pasado 17 de septiembre. Entonces sumaban 10. Sin embargo, a pesar de que personal que labora en la delegación daba a conocer a medios de comunicación que la causa de su deceso fue la bacteria Klebsiella, el director general del IMSS, José Antonio González Anaya, minimizó el caso diciendo que solo fueron 3 los que murieron por esa causa.

Ante la situación, las familias de los bebés interpusieron demandas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado para que se investigara el caso.

A la fecha se han acumulado 10 denuncias, pero la autoridad no ha dado respuesta de lo sucedido en el Área de Cuneros del Hospital Regional No. 1 y ningún funcionario ha sido destituido del cargo y menos ha habido justicia para los deudos.

Sala de urgencias

La gente no quiere estar aquí. No solo porque están enfermos sino porque nadie tiene la certeza de que alguien pueda ayudarlos. El personal de la clínica va y viene y en su cara se ve la misma indiferencia de todos los días: las mismas ganas de estar ahí que los pacientes.

Todos quieren ser atendidos pero al final todos permanecen sentados a la espera de que alguna de las enfermeras les grite su nombre para que pasen al área en que posiblemente los van a atender.

“Yo lo que no quiero es que me den Paracetamol. Los doctores creen que eso es mágico. Yo vengo aquí por un problema en el oído y quiero que me pasen con algún especialista, no importa que me dé cita para otro día, pero que me ayuden”, dijo Pedro Ruiz, uno de los pacientes en la fila.

En otra butaca, se ve a una mujer con su hijo de 6 años. El menor no fue a la escuela porque amaneció con fiebre y después de 3 horas su madre empieza a desesperarse porque no recibe atención médica.

Cuando alguien intenta hablarles a las enfermeras, estas se molestan porque las interrumpen en su trabajo.

Hay un hombre dormido que no se ha movido por lo menos en una hora. Llegó porque tenía dolor en el estómago pero nadie sabe porqué se durmió, solo se han asegurado de que respira.

Es el ambiente que se vive un día tras otro en el área de Urgencias. Nadie sabe si lo atenderán en algún momento, y hay otros que ni siquiera saben si van a regresar a sus casas.

imss_prohibido_fumar

Miedo al contagio

El miedo al Paracetamol no es lo único de lo que hablan los pacientes. También le tienen miedo a las enfermedades de las que pueden contagiarse dentro del hospital.

“Yo una vez llegué por un problema del estómago y a los dos días tuve que regresar por una infección, pero eso no lo tenía. Llegué aquí bien, me dieron mis medicamentos y casi me corren. Pero llegando a la casa me sentí mal y tuve que volver”, dijo María Torres Escalante, paciente que lleva a su hijo por una fiebre.

Los pacientes aseguran que, además de que no les den el medicamento correcto, sean víctimas de negligencia o simplemente no los atiendan, les da miedo estar en el hospital por las infecciones que aquí pueden contraer.

“Yo he visto en la televisión que la gente llega sana al hospital, acompañando a alguien, y luego resulta que son ellos los enfermos. Pero es lo que hay, uno no puede pagar más, por eso está aquí haciendo fila”, lamentó otro que iba por un problema en el ojo.

RONDA LA MUERTE | “Aquí dice que su mamá murió por sepsis”

A María del Carmen Solís Zamora la internaron en la clínica del IMSS de Costa Rica por un problema en las vías urinarias en mayo de este año. Estuvo varios días internada porque surgieron complicaciones durante su intervención.

Era una mujer de más de 60 años con problemas de diabetes y asma, pero la infección no era tan seria como para mantenerla tanto tiempo internada.

Un par de semanas más tarde tuvo que ser traslada a la Unidad Regional No. 1, en Culiacán, donde surgió otra complicación: todo indica que su cuerpo se contaminó por una bacteria mientras era atendida.

Al principio la aquejaban únicamente los riñones, pero luego la falla se extendió por todo el cuerpo. Finalmente, luego de más de un mes de permanecer hospitalizada, su cuerpo cedió la batalla y murió, aparentemente de manera inexplicable.

De no ser por una estudiante de Medicina que se encontraba en el hospital al momento de que María del Rosario Zúñiga Solís, hija de María del Carmen, firmaría la documentación para que le entregaran el acta de defunción, nadie hubiera notado la verdadera causa: “Aquí dice que su mamá murió por sepsis”, le explicó la estudiante. “Esta enfermedad es causada por una bacteria, pero lo más común es que la gente se contagie en los hospitales. Su mamá no murió porque estuviera mal, algo pasó en el hospital que provocó que se contaminara”, continuó la joven.

Abrumada por la tragedia, María del Rosario prefirió realizar los trámites necesarios para darle sepultura a su madre y no pensó en la otraparte: denunciar ante la autoridad para que se investigara la causa de su muerte. Al final su familia se ha concentrado en el duelo y no han tomado una decisión al respecto. Han dejado la justicia para después.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo