Política

Muestran diputados total desinterés por su propio trabajo en sesiones del Congreso del Estado

La sesión del Congreso del Estado de este martes fue atípica, pero no por la actividad de los diputados, sino todo lo contrario. Como si no les importara, uno puede pensar que la inactividad no es algo inusual por parte de los legisladores, pero especialmente en este día quedó más evidente que nunca. Durante casi todo […]

La sesión del Congreso del Estado de este martes fue atípica, pero no por la actividad de los diputados, sino todo lo contrario. Como si no les importara, uno puede pensar que la inactividad no es algo inusual por parte de los legisladores, pero especialmente en este día quedó más evidente que nunca.

Durante casi todo el desarrollo de la sesión hubo curules vacías, diputados yendo y viniendo, tomándose fotografías, hablando por teléfono, incluso hablando entre ellos lejos de sus curules, en “bolita”.

La orden del día incluía únicamente la lectura de dos dictámenes y seis iniciativas para la actualización del Impuesto al Predial Unitario, el cual sufrirá un aumento de acuerdo al índice inflacionario, y cinco puntos en asuntos generales.

No hubo discusión. No hubo desacuerdos. Pero tampoco hubo actividad legislativa que mereciera la pena la mención más allá de otorgarle el nombramiento de villa a la sindicatura de Quilá.

De un lado podía verse a los panistas con sus smartphones revisando actualizaciones de Facebook o mensajes de WhatsApp. Más allá al priista Víctor Manuel Díaz Simental hablando con Sylvia Myriam Chávez López, de Nueva Alianza, discutiendo un artículo de una revista de política en el que hablaban del alcalde de Badiraguato y su supuesto intento por borrar el pasado de la región. Nadie está exento.

Más atrás los priistas Ramón Barajas López, Óscar Javier Valdez López, Sandra Lara Díaz y Jesús Burgos Pinto discuten algún asunto ajeno a la sesión. A nadie le importa lo que está diciendo Yudit del Rincón en tribuna sobre reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología.

Tan es así que, al finalizar su participación, el presidente de la Mesa Directiva, Francisco Solano Urías, tiene que pedir la mesura de los diputados.

“Les pido que por favor sean atentos con la tribuna. Todos tenemos cosas que hacer o asuntos que atender, pero hay que tener un poco de paciencia”, dijo cuando la panista concluyó su participación.

Pero no hicieron caso. El escenario de desinterés se repitió cuando subió Héctor Melesio Cuen Ojeda, del Partido Sinaloense, a hablar sobre evaluación educativa en México; cuando Óscar Valdez subió a hablar sobre disciplina financiera y cuando Miguel Ángel Camacho Sánchez disertó sobre la profesionalización de los policías municipales.

Al concluir la sesión, simplemente se citó para la sesión solemne del jueves en la que se otorgará el Premio al Mérito Juvenil 2015, único asunto en cartera de ese día. Al sonar la campana, todos siguieron igual, pero liberados de la presión de “atender la sesión” pero tan desenfadados como al principio.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo