Economía

Tema de la semana | Economía mexicana en jaque

Factores internacionales  como la desaceleración de la economía china y los bajos precios del petróleo han mantenido un entorno económico mundial incierto durante los últimos meses, situación que traerá múltiples consecuencias para México, algunas de las cuales ya se empiezan a vislumbrar. El  domingo 7 de febrero, durante una conferencia magistral realizada en la Universidad […]

Factores internacionales  como la desaceleración de la economía china y los bajos precios del petróleo han mantenido un entorno económico mundial incierto durante los últimos meses, situación que traerá múltiples consecuencias para México, algunas de las cuales ya se empiezan a vislumbrar.

El  domingo 7 de febrero, durante una conferencia magistral realizada en la Universidad Panamericana, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, advirtió la necesidad de realizar nuevos ajustes al gasto público con el fin de evitar consecuencias como una subida drástica en las tasas de interés.

Carstens argumentó que el gasto público del país debe reflejar la nueva realidad de un precio del  petroleo 70% más bajo de lo presupuestado.

“Desde que empezó la caída fuerte del petróleo, hace seis meses, a la fecha se han perdido 500,000 empleos en el sector de petróleo en el mundo y se han pospuesto o eliminado proyectos de inversión por 400,000 millones de dólares”, refirió.

Y agregó que “no debería sorprender que algo similar se refleje en nuestro país”.

Un día después, a través de un comunicado, la Secretaría de Hacienda coincidió con las declaraciones de Carstens y, sin aportar más detalles, dio a conocer un ajuste preventivo al gasto público para el 2017 y medidas emergentes en Pemex para el año en curso.

En línea con estas declaraciones de  funcionarios encargados de cuidar la salud de la economía nacional y las finanzas públicas, al día siguiente el presidente Enrique Peña Nieto anunció cambios encaminados a atender tales recomendaciones.

El principal, la destitución de Emilio Lozoya como director de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el nombramiento de José Antonio González Anaya como nuevo titular de la paraestatal, a quién el presidente encargó procurar la eficiencia y rentabilidad de todos los procesos de Pemex, “haciendo énfasis en su competitividad internacional”.

Ante este nuevo escenario, empresarios e industriales reaccionaron con preocupación.

Rodrigo Alpízar Vallejo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), recordó que las pequeñas y medianas empresas generan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y que un recorte al gasto afectaría, por segundo año consecutivo, a los programas de apoyo para emprendedores y pequeñas empresas.

Por su parte, Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), hizo el llamado para que el nuevo recorte al gasto no se aplique a la inversión física y productiva, que son parte importante del motor de la economía. En lugar de eso recomendó aplicarlos en el gasto corriente de gobierno.

Mientras tanto, aún nada se sabe acerca de los ajustes que la Secretaría de Hacienda ya planea para el próximo año y que mantienen en la incertidumbre  a la economía nacional.

 

Para evitar el daño irreparable, el presupuesto debe balancearse lo antes posible y no sólo en cuestiones superficiales. El equilibrio debe conseguirse mediante el recorte del gasto imprudente y no mediante la subida de la carga impositiva que ya se encuentra socavando los incentivos y la producción

Henry Hazlitt, economista y periodista estadounidense (1894 – 1993).

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo