Salud

Glaucoma, el mal que puedes tener y no lo sabes

¿Sabías que en este mes tenemos el Día Internacional del Glaucoma? Pero… ¿qué es el glaucoma?, ¿qué importancia tiene? Y a mí… ¿en qué me afecta? El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa crónica, es decir, incurable (aunque ya hay estudios con células madre y seguramente con la nanotecnología llegará un momento en que sea curable), […]

¿Sabías que en este mes tenemos el Día Internacional del Glaucoma? Pero… ¿qué es el glaucoma?, ¿qué importancia tiene? Y a mí… ¿en qué me afecta?

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa crónica, es decir, incurable (aunque ya hay estudios con células madre y seguramente con la nanotecnología llegará un momento en que sea curable), que conlleva a la pérdida de visión progresiva e irreversible. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay entre 4.5 y 5.2 millones de personas ciegas en el mundo a causa del glaucoma y hasta 30 millones que tienen glaucoma ya diagnosticado y se sospecha que hay una cantidad similar con la enfermedad y no saben que la tienen, es decir, tú puedes ser uno de ellos y desconocer que tu visión está en riesgo. La importancia radica en que la detección temprana puede evitar la ceguera.

GlaucomaRevision

El glaucoma es una enfermedad que tiene 3 características:

Alteración de la presión intraocular

Normalmente el glaucoma está asociado a presión intraocular alta (PIO), pero es importante destacar que el umbral de tolerancia varía en las distintas personas, es decir, una persona con PIO mayor de lo normal (8-21 mm de Hg) puede no desarrollar glaucoma y otra con PIO dentro de los valores normales puede tener la enfermedad.

Daño del nervio óptico

El nervio óptico tiene ciertas características normales que se modifican con el desarrollo del glaucoma, estos cambios vienen como consecuencia del daño de sus fibras que va ocasionando una muerte de las mismas.

Deterioro de los campos visuales

La información que cada fibra del nervio óptico lleva al cerebro forma un mapa visual denominado campo visual, conforme las fibras se van dañando, ese campo de visión se va alterando.

Hay distintos tipos de glaucoma. Nos avocaremos al llamado Glaucoma Crónico de Ángulo Abierto que ocupa el 90% de los casos. Debido a la falta de cultura de prevención, en el 90% de los casos de glaucoma es un hallazgo, es decir, el paciente acude al oftalmólogo por otra razón y en la revisión se detecta el glaucoma, lo que para entonces, desafortunadamente, se acompaña de un daño considerable e irreversible del nervio óptico.

No duele

No produce molestias, no se afecta la fineza de la visión, se va perdiendo la visión periférica de manera tan lenta que no hay forma que lo detectes. Es insidiosa. Es progresiva. Es irreversible. Te cambia la vida. Te deja ciego… ¿lo lamentable?, ¡lo pudiste evitar con una revisión a tiempo!

Vistanovo-banner

Todos somos susceptibles de desarrollar glaucoma. El riesgo general es de 2.2 a 4% en la población general y aumenta drásticamente si tienes antecedente familiar de glaucoma. El riesgo aumenta con la edad y si tienes factores predisponentes como:

  1. Miopía alta
  2. Uso de corticoides
  3. Diabetes
  4. Hipertensión arterial
  5. Hipertensión ocular
  6. Tabaquismo
  7. Consumo abundante de alimentos procesados
  8. Antecedente familiar de glaucoma

¿Qué puedo hacer para evitar la ceguera?

La clave es la prevención. Si tienes antecedente de glaucoma es recomendable que acudas con tu oftalmólogo desde los 25 años de edad. En la población general lo recomendable es desde los 40 años, si no hay otros factores de riesgo.

¿Hay tratamiento?

Lo hay. Normalmente con un grupo de medicamentos llamados antiglaucomatosos, generalmente en forma de gotas de instilación ocular, en ocasiones debes usar medicamentos sistémicos y cuando estos no funcionan se procede a la cirugía. El tratamiento es exitoso en alrededor del 90% de los pacientes. También se aconseja el uso de antioxidantes y ejercicio que estimule el flujo circulatorio. El tratamiento va encaminado a bajar la presión intraocular a un nivel que deje de afectar las fibras del nervio óptico para evitar la ceguera.

Hay una serie de estudios que se realizan para el diagnóstico y control del glaucoma: medición de la Presión Intraocular, revisión del Fondo de Ojo, Paquimetría, Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), Campimetría, Gonioscopía, curva de Presión intraocular, etcétera. Tu oftalmólogo te orientará en esto y solicitará los estudios que se requieran.GlaucomaCampoVisual

No dejes que el glaucoma te sorprenda, ¡revísate a tiempo!

 

Colaboración para ESPEJO del Dr. Jorge Almaral.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo