Mundo

¿Hillary o Trump? | Elección presidencial de EE. UU., una moneda al aire

Hoy es el día D en los Estados Unidos. Hillary o Trump. A 24 horas de los comicios, la contienda lucía técnicamente empatada, a pesar de la ligera ventaja que algunas encuestas le otorgan a la candidata demócrata Hillary Clinton, y que van de 3 a 4 puntos porcentuales, mismos que el republicano Donald Trump […]

Hoy es el día D en los Estados Unidos. Hillary o Trump. A 24 horas de los comicios, la contienda lucía técnicamente empatada, a pesar de la ligera ventaja que algunas encuestas le otorgan a la candidata demócrata Hillary Clinton, y que van de 3 a 4 puntos porcentuales, mismos que el republicano Donald Trump puede superar.

Desde el análisis de la academia, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coinciden en que la elección luce cerrada y que por consecuencia la moneda está en el aire.
“De ese modo, el resultado es una moneda al aire”, aseguró Raúl Benítez Manaut, miembro del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM.
Y explicó que Trump está esperando una respuesta muy parecida a la británica respecto al brexit, de un voto oculto, de gente decepcionada, enojada, desplazada del mercado laboral, de una clase trabajadora que no ha visto incrementado su salario.

 

LO DIJO:
“Gane quien gane, habrá que restaurar las relaciones con el vecino país del norte, deterioradas con Clinton por la visita del magnate a México, y con el propio Trump, por lo que ha dicho de los mexicanos, que nos ofende a todos”.
—Raúl Benítez Manaut. Miembro del CISAN de la UNAM.

 

Por su parte Jacqueline Peschard, catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad, señaló que se trata de una elección que pone sobre la mesa el rechazo a lo diverso, a la migración, a lo que no es estrictamente de “origen blanco. Veo una ola xenofóbica y racista muy fuerte, y eso es lo más preocupante. Más allá de quién gane, hay una fractura en la sociedad” en ese sentido.

La académica añadió que el proceso electoral es paradigmático y fuertemente reñido, donde se han puesto de manifiesto los grandes cambios ocurridos en la sociedad norteamericana en relación con su sistema político.

 

LO DIJO:
“Sin importar quien gane, el daño de Trump está hecho, el que exacerba la polarización, el rechazo a lo diferente, a lo de afuera, al extranjero, el que hace una reivindicación racial y xenófoba”.
—Jacqueline Peschard. Catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

 

PARA SABER:

Esta elección es muy particular. Se parece a la del 2000, cuando el candidato Al Gore ganó el voto popular, pero perdió la sumatoria de los comités electorales estatales y fue declarado presidente George W. Bush. “La tendencia podría repetirse: que Hillary gane el voto popular y Trump el de los colegios electorales”, o bien, que cualquiera de los dos candidatos obtenga el triunfo de forma muy cerrada, dijo Benítez Manaut.

 

El caso Obama

El demócrata Barack Obama ganó las dos elecciones con el voto del estado de Ohio. En esta ocasión, según las encuestas, el millonario Trump lo tiene en sus manos. En tanto, Florida ha variado sus tendencias: lo perdió Al Gore, lo ganó Bush en su segunda elección, lo obtuvo Obama y ahora está indeciso.

Ambos estados podrían definir la elección, porque tienen muchos votos en el Colegio Electoral Nacional. Otros, como Arizona y Nuevo México, tampoco se han definido.

 

El voto latino

Por su parte Eduardo Rosales Herrera, investigador de la UNAM, dijo en entrevista para Aristegui Noticias que en una elección cerrada como la que prevén las encuestas para este martes 8 de noviembre de 2016, el peso de las minorías va a ser decisivo y por eso la candidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton ha apostado por ganar el voto latino.
Con 27.3 millones de hispanos inscritos en el Padrón Electoral, de darse una elección cerrada, como se espera, solo el voto latino inclinaría la balanza a favor de la demócrata en estados como Texas, Nuevo México, California y Colorado.
“De esta forma, Hillary ganaría estados claves en el Colegio Electoral, aumentando sus posibilidades de triunfo frente a Trump, lo que explica la gran importancia que ha dado la campaña de la demócrata a los mensajes electorales que están dirigidos a los votantes de habla hispana, sector de la población que entre 2012 y 2016 creció más de cuatro millones en el padrón electoral”, señaló Rosales Herrera.

 

ALGUNOS NÚMEROS

Se prevé que hasta un 80% del voto latino sería favorable a Hillary Clinton. El problema es que la abstención entre los hispanos es superior al 50% de la población que tiene posibilidad de votar; lo que ha disminuido su impacto en los comicios norteamericanos. En Estados Unidos viven alrededor de 57 millones de latinos y de ellos, alrededor de 33 millones son de origen mexicano. Sin embargo, en el padrón electoral solo están inscritos 27.3 millones.

 

LO DIJO:
“Trump es un peligro para Estados Unidos, es un peligro para el continente, para México, para el mundo. Francamente es un tipo que si cumple con la mitad de lo que prometió como presidente, sería francamente desastroso, empezando por el famoso muro, entonces no es que los latinos estén muy a favor de Clinton, pero sí están absolutamente en contra de Trump”.
—Eduardo Rosales Herrera. Académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la UNAM.

 

DATO:
27.3 millones de hispanos podrán votar este martes, de acuerdo con el padrón electoral estadounidense.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo