Tema de la semana

Tema de la semana | Gobierno en retirada: ¿Sinaloa hoy está mejor?

Esta semana, el gobernador entregó al Congreso del Estado su sexto y último Informe de Gobierno para, acto seguido, poner en marcha una campaña de socialización alrededor del cierre del autoproclamado “gobierno del cambio”. En esta, Malova y su gabinete señalan que ‘Sinaloa hoy está mejor’. Pero, ¿qué tanto de cierto tiene este eslogan? __________________________________________ Cuando hace casi […]

Esta semana, el gobernador entregó al Congreso del Estado su sexto y último Informe de Gobierno para, acto seguido, poner en marcha una campaña de socialización alrededor del cierre del autoproclamado “gobierno del cambio”. En esta, Malova y su gabinete señalan que ‘Sinaloa hoy está mejor’. Pero, ¿qué tanto de cierto tiene este eslogan?

__________________________________________

Cuando hace casi 6 años Mario López Valdez rendía protesta como nuevo titular del Poder Ejecutivo estatal, prometió que al finalizar su sexenio “Sinaloa sería el mejor lugar para vivir”. Seis años después, en la recta final de su gestión, el autollamado “gobierno del cambio”, cambió su discurso para señalar que, a pesar de no ser el mejor lugar para vivir, por lo menos “Sinaloa hoy está mejor”.

Con esta frase, Malova presume de los logros alcanzados en materia de turismo, salud, educación, obra pública y seguridad. Sin embargo, comete el error, uno ya muy conocido entre la clase política, de confundir objetivos con las herramientas y acciones para alcanzarlos.

No cabe duda que programas emblema de su administración, como el de útiles y uniformes escolares gratuitos y el subsidio a la tenencia vehicular, tuvieron gran aceptación entre la ciudadanía. Pero habría que preguntarse qué tanto acciones como esta influyeron en la mejora de la educación de los jóvenes o la economía de los hogares sinaloenses, respectivamente.

Así, al ir revisando cada uno de los logros de la actual administración, podemos darnos cuenta que la mayoría de estos no tienen la incidencia deseada en la calidad de vida de la población. Solo por poner otro ejemplo, ¿acaso la construcción del nuevo edificio del C4, tres laboratorios forenses y la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal han mejorado los niveles de seguridad en el estado?

En contraparte, durante los últimos 6 años han sido muchos los tropiezos, desaciertos y sospechas que han dejado con mal sabor de boca a los sinaloenses.

Ahí están, por ejemplo, el opaco y fallido plan para construir dos nuevos hospitales generales bajo la modalidad de Asociación Público-Privada; el escándalo alrededor de la planta de fertilizantes que se construye sobre un manglar protegido en Ahome; las acusaciones de tortura contra Chuytoño, director de la Policía Ministerial del Estado; la obra del gasoducto que a pocos días de finalizar la administración aún no ha suministrado el gas natural tan prometido y las deudas que se mantienen con los constructores del nuevo estadio de los Tomateros, los trabajadores de Salud, el fondo de pensiones del Stase y los más de 7 mil jóvenes universitarios a los que se les deben meses de sus becas de manutención, entre otros.

__________________________________________

A pesar de todo esto, el discurso de júbilo que el Gobierno estatal mantiene en su retirada nos deja en claro que Malova desaprovechó la oportunidad de dirigir al estado como un estadista que pusiera a Sinaloa en el camino para un mejor futuro en materia económica, de educación o seguridad.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo