Ciudadania

El negocio de la religión | Cuaresma de pescados y mariscos

El pasado Miércoles de ceniza inició el periodo de Cuaresma, una época del año en la que los fieles católicos deciden guardar ayuno de carne roja y preparar alimentos con base en pescado para conmemorar el sufrimiento que, conforme a lo escrito en la Biblia, vivió Cristo. La tradición indica que los fieles católicos deben […]

El pasado Miércoles de ceniza inició el periodo de Cuaresma, una época del año en la que los fieles católicos deciden guardar ayuno de carne roja y preparar alimentos con base en pescado para conmemorar el sufrimiento que, conforme a lo escrito en la Biblia, vivió Cristo.

La tradición indica que los fieles católicos deben abstenerse de consumir carnes rojas durante el Miércoles de ceniza, los viernes de Cuaresma, el Jueves Santo, el Viernes de Dolores y el Sábado de Gloria, y se debe optar por comer pescado o mariscos para cumplir con lo que marcan las Sagradas Escrituras. En este sentido, la carne roja representaría el cuerpo de Jesús crucificado.

No es un secreto que desde hace siglos la Iglesia se ha usado más para impulsar campañas políticas que para promover la espiritualidad o fe, por lo que no resultaría nada extraño también que se usara para impulsar negocios.

 

Un negocio para la industria pesquera

Una vieja leyenda  cuenta que hace siglos, un Papa que tenía conexiones muy cercanas con el negocio de la pesca prohibió la carne roja los viernes para impulsar la industria pesquera. El número de días sin carne apilados en el calendario cristiano medieval, no era solo los viernes, también los miércoles y sábados, el Adviento y la Cuaresma, así que la demanda por los peces creció. Sin embargo, se ha buscado en los archivos del Vaticano sobre este tema y no se ha encontrado nada.

Si recordamos nuestras clases de catecismo, sabremos que Jesús ayunó durante 40 días para luego morir trágicamente un viernes, y así con su muerte redimió un mundo pecaminoso. Los católicos tienen que retribuir esa acción por los siglos de los siglos haciendo un pequeño sacrificio: evitar la carne animal un día de la semana. Esa explicación es excelente para un discurso sencillo, pero no explica porqué la carne roja y las aves de corral se consideran animales y porqué es perfectamente válido comer mariscos cuando la lógica nos dice que también lo son y tienen carne.

Según locatarios del mercado de abastos de Culiacán, esta temporada de Cuaresma inició con los mismos precios que manejan desde hace más de un año, pero al mismo tiempo no les sería extraño que ante la demanda de la población, los proveedores les aumentaran el precio, y por consecuencia aumentaría el costo para los clientes.

 

El origen de la Cuaresma

La Cuaresma se originó en Babilonia, en el mismo territorio en el que hoy se encuentra Kurdistán. Los cuarenta días de abstinencia de la Cuaresma fueron tomados directamente de los adoradores de Tamuz.

Roma, tomó medidas para amalgamar las fiestas paganas y cristianas y por medio de un ajuste del calendario reemplazó la Pascua de la Biblia con el Domingo de Resurrección, moviendo la fiesta pagana de Tamuz al principio de la primavera, cristianizándola.

Antes de renunciar a los pecados personales y a los vicios durante la Cuaresma, los paganos celebraban una fiesta salvaje donde todo se vale: Carnaval (la fiesta de la carne), para asegurarse de que conseguían su porción de desenfrenos y perversidades.

Según los cristianos más conocedores, la Cuaresma tiene como fin ayunar del pecado y del vicio… abandonando el pecado y sus caminos inmorales. Es decir, es una temporada para la penitencia, lo cual significa un pesar por el pecado y conversión hacia Dios.

 

¿Y los tacos?

No todo debe ser caos. De acuerdo con la Iglesia católica, el consumo de carne también puede ser remplazado por prácticas de piedad o ayuda comunitaria, así como abstención de bebidas alcohólicas, tabaco u otros productos que generen adicción.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas