Ciudadania

Petróleos ¿mexicanos? | Una partida ventajosa entre la globalización y nuestra historia

Las poco acertadas decisiones en materia energética por parte de los altos mando de México han puesto en riesgo la lucha por hacer del petróleo una verdadera industria potencial para la economía mexicana. 79 años han pasado desde que el expresidente Lázaro Cárdenas tomara la crucial decisión de expropiar el petróleo mexicano y fundar una […]

Las poco acertadas decisiones en materia energética por parte de los altos mando de México han puesto en riesgo la lucha por hacer del petróleo una verdadera industria potencial para la economía mexicana. 79 años han pasado desde que el expresidente Lázaro Cárdenas tomara la crucial decisión de expropiar el petróleo mexicano y fundar una empresa petrolera que perteneciera al Estado.

Desde el año pasado líderes políticos, académicos y otras figuras públicas han manifestado su descontento en cuanto a las propuestas y reforma energética que no han logrado regular el precio de las gasolinas y volver de la industria petrolera un negocio que genere buenos ingresos para el país. Algunos otros han declarado que ya no queda mucho que celebrar este 18 de marzo.

La celebración que antes significaba el Día de la Expropiación Petrolera, ha pasado de un día de júbilo a ser otra fecha que bien podría verse perdida en el calendario, entre las vísperas y los festivales de primavera y el natalicio de Benito Juárez, las nuevas generaciones han empezado a desestimar la lucha por hacer del negocio petrolero un trampolín que catapulte a México como potencia mundial.

El gasolinazo con el que recibimos el 2017 solo ejemplifica lo anterior. Las multitudinarias marchas de protesta simultáneas en las grandes urbes de la república hicieron eco en la prensa internacional: las miradas de todo el mundo se fijaron en la ironía de un país que produce petróleo pero a la vez tiene uno de los precios más elevados de gasolinas y diésel.

Aunque las protesta siguieron constantes el primer bimestre de este año se fueron apagando poco a poco, a medida en que los civiles se fueron acostumbrando al precio más alto que han tenido este tipo de energéticos en la historia de México.

Mientras tanto el día de ayer en la Cámara de Diputados se dialogó sobre el compromiso social de Pemex y la importancia de una reforma energética, los diputados del PRI defendieron que la premisa de Cárdenas como figura del movimiento de expropiación petrolera era la de hacer del petróleo un símbolo de progreso para México. Mientras que la izquierda cuestionó sobre la riqueza que supuestamente derrocharía esta reforma y que hasta ahora ningún civil ha visto.

Lo cierto es que la globalización ha alcanzado una de las fibras más sensibles de nuestra historia, con la liberación del precio de las gasolinas y la instauración de la primera gasolinera independiente a Pemex en el país se abren muchos signos de interrogación con respecto a la conmemoración de este día y sobre uno de los apartados más importantes del movimiento cardenista.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas