Culiacán

Es tan culichi | ‘Quedarse de ver’ con alguien en Catedral

La Catedral Basílica de Nuestra Señora del Rosario, popularmente conocida como la Catedral de Culiacán o Catedral ‘a secas’ por los ‘culichis’, es un sitio emblemático de la ciudad, un referente arquitectónico del periodo de Reforma en el noroeste del país y ahora un punto de encuentro entre los habitantes de la capital sinaloense. Estamos seguros […]

La Catedral Basílica de Nuestra Señora del Rosario, popularmente conocida como la Catedral de Culiacán o Catedral ‘a secas’ por los ‘culichis’, es un sitio emblemático de la ciudad, un referente arquitectónico del periodo de Reforma en el noroeste del país y ahora un punto de encuentro entre los habitantes de la capital sinaloense.

Estamos seguros de que en más de una ocasión, al momento de citarte con alguien no encuentras el lugar perfecto para su encuentro y, de manera inevitable, siempre viene a tu mente “la vieja confiable”: Catedral. Tal vez sea porque su ubicación geográfica la convierte en un punto estratégico en el que literalmente todo está cerca o porque a sus alrededores circulan las principales rutas de autobuses que recorren toda la ciudad.

Muchos eligen Catedral como punto de encuentro porque en este lugar siempre hay algo qué hacer o qué ver. No faltan los que se acercan a hojear unas cuantas páginas de los libros que se compran en el tianguis de la plazuela Álvaro Obregón. Otros más degustan un helado o alguna otra golosina; los formales prefieren esperar en algún café y los más alivianados eligen beber una cerveza en alguno de los bares que se encuentran en el perímetro de la zona.

Catedral además es utilizado como punto de referencia oficial para dar indicaciones, aunque para los foráneos parezca complicado, un buen culichi siempre va a entender el “dos calles atrás de Catedral” o el “por la calle de Catedral a mano izquierda”. Muchos otros utilizan la altura del edificio de inspiración barroca para saber qué tan cerca o lejos están del centro de la ciudad.

 

 

Hablamos entonces de una costumbre que se ha arraigado en la rutina de todos los habitantes de Culiacán. “Quedarse de ver” con alguien específicamente en este punto forma parte de las prácticas urbanas más comunes de Culiacán. Basta con darse una vuelta por la plazuela Obregón para ver a las personas esperando en alguna banca para darnos cuenta de que este hábito es una de las tradiciones más comunes de todo buen culichi.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas