Empresarial

Financiamiento, área débil de micros y pequeñas empresas: Adecem

Autoridades gubernamentales deben elevar partidas destinadas a créditos, señala el líder de la Adecem. El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico, debe darle más importancia en lo financiero a las micros y pequeñas empresas, que son la mayoría, para potenciar su desarrollo y competitividad, pues no es posible que en […]

Autoridades gubernamentales deben elevar partidas destinadas a créditos, señala el líder de la Adecem.

El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico, debe darle más importancia en lo financiero a las micros y pequeñas empresas, que son la mayoría, para potenciar su desarrollo y competitividad, pues no es posible que en un estado como el nuestro, en vez de invertir para crecer estas empresas pidan crédito para cubrir su gasto corriente, lo cual a su vez provoca que la economía sinaloense no crezca.
Ello lo expresó el presidente de la Alianza para el Desarrollo y Competitividad de las Empresas (Adecem), Julio César Silvas Inzunza, quien con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sostiene que solo el 17.9 por ciento de las microempresas pudo conseguirlo; de las pequeñas, nada más el 33.5 por ciento; de las medianas, el 40.3 por ciento y, de las grandes, el 32.3 por ciento.
Pero además, observó, los negocios jóvenes; es decir, con menos de 5 años de edad, son los que menos financiamiento obtuvieron, con 13.9 por ciento del total, respecto de los negocios con más de 10 años que son primer lugar con 37.4 por ciento, seguido por los de reciente creación con 26.9 por ciento y en tercer lugar los que se consideran adultos con  21.8 por ciento.
Por otra parte, añadió, si se analiza la fuente del financiamiento, se tiene que el 49.1 por ciento de los créditos lo otorgó el banco; el 14.2 por ciento, los proveedores y el 12.9 por ciento los familiares y amigos, ocupando el Gobierno el cuarto lugar con 11.7 por ciento de lo prestado y la diferencia corresponde a cajas de ahorro y agiotistas y a los mismos propietarios.
Ciertamente hay que reconocer, precisó Julio César Silvas, las microempresas son las que en proporción menos acuden a los bancos, aun cuando es la fuente de crédito más socorrida por estas, y la razón es muy sencilla: en las microempresas es relevante el préstamo de familiares y amigos y también del Gobierno, debido a que son las instancias más próximas a la persona y por cultura financiera.
Otro dato que sorprende y que da cuenta de la situación que viven hoy día las micros, pequeñas y medianas empresas, añadió, es que de los créditos que se consiguieron, casi el 44 por ciento se destinó a la compra de insumos, mientras que  el 36 por ciento fue para equipamiento del negocio, 23.4 por ciento para la apertura del negocio y el 14.0 por ciento para el pago de deudas.
El reto de las autoridades, resaltó el presidente de la Adecem, es elevar el financiamiento para elevar la productividad de las micros y pequeñas empresas y que ello se pueda traducir en mayores niveles de bienestar social.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas