Consumo

Un club de moda | Los beneficios de compartir clóset con las chicas de tu ciudad

Hace un par de semanas conocimos el proyecto de Closet Extension y su revolucionario proyecto que pretende crear comunidad a través de la moda. Fueron los mismos fundadores de la iniciativa los que nos presentaron detalladamente el concepto y la manera en la que pretenden hacer del consumo colectivo un negocio que beneficie de manera […]

Hace un par de semanas conocimos el proyecto de Closet Extension y su revolucionario proyecto que pretende crear comunidad a través de la moda. Fueron los mismos fundadores de la iniciativa los que nos presentaron detalladamente el concepto y la manera en la que pretenden hacer del consumo colectivo un negocio que beneficie de manera positiva los sectores económico y social de Culiacán.

En esta ocasión tuvimos la oportunidad de conversar con Massiel Osuna, una de las primeras suscriptoras de Closet Extension, quien nos reveló cómo formar parte de este movimiento ha solucionado uno de sus principales conflictos del día a día.

Massiel tiene alrededor de 3 meses que ya no aplica el “es que no tengo que ponerme”. Desde que se sumó a Closet Extensión tiene la oportunidad de vestirse diferente todos los días, pagando una mínima cantidad y teniendo acceso a un montón de prendas, la mayoría de diseñador o piezas únicas a las que rara vez tenía acceso antes de ser suscriptora.

 

LO DIJO:

“Me gustó mucho el concepto, sobre todo porque siento que ahorro mucho dinero; estaba acostumbrada a comprar una prenda bonita que me gustara y la usaba una, dos o tres veces cuando mucho y ya, ahí se quedaba una prenda de 500 pesos o 700 pesos que es más o menos lo que cuesta mi suscripción… Además estoy usando mucha ropa que no me animaba a comprar porque pensaba que solo la iba a usar una sola vez”.

-Massiel Osuna. Suscriptora de Closet Extension.

 

Massiel es además una ferviente seguidora del diseño mexicano y agregó que apoyando este concepto se siente más cerca del talento local. Asegura que le encantan las prendas de la tienda y que la mejor parte es que si una de ellas la enamora por completo, puede adquirirla a un precio especial por ser parte de la cartera de suscriptoras.

El consumo colaborativo se está convirtiendo en el mecanismo ideal para el ritmo de vida de los jóvenes culichis y la polifacética industria de la moda se está adaptando a esta tendencia a través de Closet Extension. Massiel es solo una de las muchas clientas que se han acercado y se han enamorado de esta iniciativa, a tal grado de convertirse en suscriptoras fundadoras de este concepto único en nuestro país.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo