Culiacán

Es tan culichi | ¿No aguantas?… los baños de la Ley, ¡como caídos del cielo!

¿A quién no le ha pasado que en medio de un ajetreado día de compras por el centro le invadan las ganas de ir al baño? Sin especificar cuál sea el motivo de esta necesidad, los culichis tienen una salvación que parece caída del cielo para aliviar este tipo de emergencias en puntos estratégicos de toda […]

¿A quién no le ha pasado que en medio de un ajetreado día de compras por el centro le invadan las ganas de ir al baño? Sin especificar cuál sea el motivo de esta necesidad, los culichis tienen una salvación que parece caída del cielo para aliviar este tipo de emergencias en puntos estratégicos de toda la ciudad.

Una de las costumbres más comunes entre los transeúntes del centro de la capital sinaloense es acudir a los baños de los establecimientos cuando ya no pueden aguantar las ganas de hacer del 1 o en los casos más alarmantes en que hay hacer del 2. Además de ofrecer las mejores ofertas, la Ley Rubí se ha convertido en el baño público de todo Culiacán, su ubicación la ha vuelto el “santo remedio” de las situaciones más incómodas y desesperantes para aquellos que no pueden controlar su vejiga.

 

LO DIJO:

“La mayoría de las personas entra solo a eso; si te soy sincera, a veces hay gente esperando para poder entrar, por lo regular aquí en la Ley de la Central, la mayoría son estudiantes, porque en los baños de allá adentro cobran hasta 7 pesos por poder entrar y no todos traen para darse ese ‘lujito’… otras usan el baño como cuarto de cambio de pañales, otros más disimulados compran un jugo o unas Sabritas para, ya en calidad de clientes, entrar sin alguna pena al servicio”.

—María. Cajera de la Ley.

 

Pero no solo Ley se convierte en el foco de los desesperados, los más VIP prefieren entrar a los baños de negocios como Coppel que según ellos se encuentran en mejor estado que los de otros establecimientos. Además de contar siempre con papel, jabón para manos y en el mejor de los casos máquinas de secado.

Aunque pudiera resultar cómico, usar los baños de Ley se ha convertido en una tradición culichi que se ha mantenido vigente a través de décadas y que parece que seguirá formando parte de los hitos urbanos de la capital del estado.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas