Salud

Consejos para cuidar tu piel si vas a la playa estas vacaciones

 Pasar unos días en la playa puede resultar muy beneficioso para tu organismo, ya que, gracias al sol, sintetizarás vitamina D y tu piel estará más tersa debido a las sales minerales presentes en el mar. Semana Santa ya está aquí y es horas de disfrutar del recreo que nos ofrece esta temporada. Pero, ¡cuidado con los […]

 Pasar unos días en la playa puede resultar muy beneficioso para tu organismo, ya que, gracias al sol, sintetizarás vitamina D y tu piel estará más tersa debido a las sales minerales presentes en el mar.

Semana Santa ya está aquí y es horas de disfrutar del recreo que nos ofrece esta temporada.

Pero, ¡cuidado con los excesos! Un baño de 15 minutos es suficiente para regenerar tu piel, así como las sesiones de exposición al sol de forma gradual, que son mucho más recomendables que una larga jornada bajo los rayos del intenso astro solar.

Si estás planeando visitar Mazatlán, Altata o alguna otra playa sinaloense o del país, ten en cuenta los siguientes consejos para que puedas conservar una piel radiante al regresar a tus actividades diarias:

 

Protección ante todo

Como bien sabrás, la protección solar es imprescindible en la playa. Un buen protector solar es un producto básico que debemos llevar con nosotros sí o sí, especialmente si vas a pasar el día en el sol, ya que las radiaciones solares son las responsables del fotoenvejecimiento de la piel, la aparición de manchas y algunas pequeñas quemaduras.

Es recomendable utilizar una protección solar con SPF 30 como mínimo (mientras más claro sea tu tono de piel, mayor protección solar necesitarás) y aplicarla generosamente por todo el cuerpo. Este proceso se debe repetir cada 2 horas y después de cada baño.

Si tienes la piel muy sensible, reactiva, incluso alérgica utiliza un índice de protección más alto. Exponte al sol de manera gradual, empezando por sesiones muy cortas, y ve aumentando progresivamente la duración (10 minutos el primer día, 15 el segundo, etcétera), aunque en estos caso lo más recomendable es no asolearse.

Utiliza ropa ligera que cubra la mayor parte de tu cuerpo, así evitarás la acción directa del sol sobre tu piel.

 

Hidratación, una amiga indispensable

Uno de los principales efectos del sol en la piel es que la reseca de manera considerable; así que el primer paso para consentirla después de estos días de vacaciones es hidratarla muy bien; para esto debes utilizar dos cosas: crema neutro para tu tipo de piel y humectantes específicamente para después del sol. Este último producto es necesario, ya que no solo te ayudará a mantener el bronceado, sino que también permitirá la regeneración de la piel y sanará los rastros de sensibilidad.

 

Exfoliar tu piel también es importante

Si decidiste broncearte en estas vacaciones, puede ser que la primera semana notes un tono perfecto en tu piel; sin embargo, y tristemente, con el paso de los días es probable que vaya desapareciendo o que la piel comience a descarapelarse. Así que cuando el resultado ya no sea tan benéfico, entonces es momento de exfoliar la piel; puedes hacerlo con un producto en específico o con alguna receta casera como la de miel con azúcar de la que ya te habíamos hablado anteriormente.

 

Toma abundantes líquidos

Muchas veces las cremas y los productos humectantes no son suficientes para poder tener una buena hidratación. Después de haber estado expuestos mucho tiempo al sol, la piel suele quedar ciertamente dañada y nuestro cuerpo tiende a perder mucha agua; es por esto que tu ingesta de líquidos debe aumentar de manera considerable.

 

Vigila tu piel

Si ves algún cambio en tu piel (color, textura, lunares o manchas anormales) no dudes en consultar con tú médico de confianza. Si alguna alteración de la piel —estética o médica— es detectada a tiempo hay más probabilidades de que los tratamientos funcionen y puedas así evitar complicaciones en el futuro.

Por último, debes tener en mente que entre las 11:00 y las 17:00 horas los rayos solares llegan verticalmente a nosotros, y por lo tanto este horario se vuelve el más peligroso, por lo que en la medida de lo posible debes evitar exponerte al sol, es mejor hacerlo o muy temprano o en transcurso de la tarde a la noche.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo