Política

‘El presidente Enrique Peña está trabajando mucho por todos ustedes’, asegura Angélica Rivera

La cita fue en el Centro de Alto Rendimiento y Gimnasio de Usos Múltiples María del Rosario Espinoza. ¿El motivo? Más allá de la puesta en marcha del programa del Sistema DIF denominado ‘Futuro a la vista’, que consiste en entrega de lentes graduados a niños estudiantes, la expectativa era por ver y estar lo más cerca posible […]

La cita fue en el Centro de Alto Rendimiento y Gimnasio de Usos Múltiples María del Rosario Espinoza. ¿El motivo? Más allá de la puesta en marcha del programa del Sistema DIF denominado ‘Futuro a la vista’, que consiste en entrega de lentes graduados a niños estudiantes, la expectativa era por ver y estar lo más cerca posible de Angélica Rivera, la celebridad, más que de la primera dama del país.

A pleno sol del mediodía, niños de primaria, público en general y reporteros de distintos medios de comunicación se dieron cita en el lugar para la puesta en marcha del programa, que después se supo, la mitad del costo fue aportación de quien fuera aspirante a gobernar Sinaloa, Jesús Vizcarra Calderón.

Apenas eran las 11:40 de la mañana y el estacionamiento ya lucía lleno, completamente abarrotado de autobuses locales y foráneos.

Para la prensa hubo un primer filtro donde se otorgaban las acreditaciones a quienes las habían solicitado, y un segundo filtro un poco más exigente, donde debió esperarse a que la representación de la Dirección de Comunicación Social se hiciera presente en el lugar para poder facilitar el acceso a reporteros y camarógrafos.

“Aquí nosotras las Gaviotas, esperando a la Gaviota”, se escuchó decir desde un grupo de colegas que platicaba entre risas. “Están esperando que se junten más”, respondió alguien más.

Por fin se llegó la hora y a las 12:07 se dio el pase de entrada, no sin antes hacer una visita al detector de metales para verificar que no se portaran “elementos sospechosos”.

El lugar ya estaba abarrotado por niños y jóvenes de educación básica, al parecer procedentes de todo el estado. Alrededor del centro de la ceremonia había stands con juegos y temáticas alusivas al Día del Niño, cabinas fotográficas e incluso un consultorio médico para atender a los visitantes más pequeños que así lo requirieran.

La prensa en general fue asignada a un pequeño corral de la ignominia del que no podían salir por “motivos de seguridad”, según comentó sin dar mayores detalles uno de los encargados de la organización. Ahí quedaron poco más de 30 reporteros confinados en un espacio de unos 20 metros cuadrados.

Durante la espera, el público asistente fue testigo de un pequeño calentamiento que consistía en la creación de una porra para la invitada principal del evento. A voz de coro el animador pidió a los asistentes gritar el lema de la campaña de Quirino: ¡Puro Sinaloa!

La espera fue larga y después de casi 30 minutos el espectáculo comenzó. La música de El sinaloense comenzó a sonar y con ella se abrieron las puertas para dejar pasar a la figura, a la estrella principal por la que todo el público aclamaba y era la razón del evento: la primera dama de México, Angélica Rivera de Peña.

Con su habitual carisma, porte, elegancia y estilo histriónico, la famosa Gaviota emprendería el vuelo hacia el escenario principal, sin embargo, el público no la dejó llegar tan fácilmente. El pueblo quería arroparla y se desvivía por tomarse la famosa selfie con la actriz para poder presumir de su encuentro en tal ceremonia.

Sin duda la esposa de Enrique Peña Nieto logró opacar por completo la llegada del gobernador, Quirino Ordaz Coppel, y de su esposa y presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Sinaloa, Rosy Fuentes. No fue sino hasta después de unos cuantos saludos y fotografías con los asistentes que la primera dama de México se percató del nivel de atención que estaba acaparando y decidió compartirla con los anfitriones.

Un recorrido que normalmente no duraría más de 5 minutos se extendió hasta casi 20. Cuando al fin los invitados especiales pudieron llegar al presidio, Rivera de manera ferviente saludó y abrazó a algunos de los niños que fueron elegidos para acompañarla y también a los demás miembros distinguidos en la zona más alta del lugar.

Al evento también asistió en representación de Jesús Vizcarra, su esposa Alma Avendaño de Vizcarra, presidenta de Salud Digna, asociación que colaboró con el Gobierno federal para hacer posible la entrega de un total de 30 mil lentes gratuitos.

Los discursos no se hicieron esperar y fue el primer turno para la primera dama de Sinaloa, Rosy Fuentes, quien abrió así de manera oficial la ceremonia. A su participación le siguió la ya tradicional improvisación de discurso que ofrece su esposo y gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, acompañado de un rico baño de pueblo de los que tanto necesita el Partido Revolucionario Institucional hoy día para recuperar credibilidad de la gente.

 

LO DIJO:

“Soy muy mandilón; Rosy me trae muy cortito”.

—Quirino Ordaz Coppel. Gobernador de Sinaloa.

 

Una vez que terminó su amena conversación con el público, el gobernador cedió la palabra a la presidenta de Salud Digna, que sin esperar tal intervención, pronunció un discurso de agradecimiento a Rivera de Peña por la colaboración del sistema DIF federal en esta noble causa.

Cuando al fin fue el turno de que la Gaviota hablara, todo el público presente vibró de la emoción, más aún cuando mencionó que la tierra sinaloense le traía gratos recuerdos de cuando vivió por un tiempo en Mazatlán con su hija Sofía.

 

LO DIJO:

“A mí me da muchísimo gusto que todos ustedes tengan sus lentes para poder ver mejor, estos lentes les van ayudar a que vean mejor todo lo que su maestra escribe en el pizarrón. Esta es una campaña muy importante porque van a poder prepararse mucho mejor. El presidente Enrique Peña está trabajando mucho, mucho por todos ustedes”.

—Angélica Rivera. Primera dama y presidenta del DIF nacional.

 

Después de tanta muestra de generosidad, se llevó a cabo la firma del convenio, mismo que da pie a la implementación de este programa que beneficiaría a 30 mil alumnos de todo el Estado y con este acto llegó la consumación del evento.

Un grupo coral entonó una canción para la esposa del presidente de México y ella respondió con un saludo afectuoso.

Por otro lado, los medios de comunicación quedaron presos pues no se les permitía abandonar la zona a la que fueron asignados y con enojo muchos de ellos lanzaron reclamos contra la organización del evento.

Cuando al fin todos pudieron salir, solo algunos de los asistentes más afortunados alcanzaron a tomarse una última foto con la primera dama de México… un gesto que llevarán en su memoria por siempre.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo