Seguridad

¡Sálvese quien pueda! | Chocan contra una pipa de gas e intentan matar a balazos al repartidor

Aquí, en Culiacán, el miedo no es un invento, mucho menos un cliché. Todos saben que en cualquier momento puede ocurrir alguna situación violenta que obligue a recurrir por instinto al esperanzador “pecho a tierra” con la intención de salirse de la ruta de una bala perdida. Ocurrió, como sucede frecuentemente en esta sucursal del infierno […]

Aquí, en Culiacán, el miedo no es un invento, mucho menos un cliché. Todos saben que en cualquier momento puede ocurrir alguna situación violenta que obligue a recurrir por instinto al esperanzador “pecho a tierra” con la intención de salirse de la ruta de una bala perdida.

Ocurrió, como sucede frecuentemente en esta sucursal del infierno en que se ha convertido la ciudad, en la colonia Chapultepec. La Chapule. El reloj indicaba que apenas pasaban de las 10.20 de la mañana cuando se escuchó el estruendo.

El conductor de un automóvil plateado, un Chevrolet Malibú 2017 con placas de Sinaloa, se pasó el alto en el cruce que forman las avenidas Juan de la Barrera y Dr. Romero, por lo que el chofer de una pipa de gas doméstico nada pudo hacer para evitar el impacto.

Acto seguido, el sujeto del auto descendió de la unidad pistola en mano y enfurecido se dirigió a la parte delantera de la pipa con intención intimidante, disparando al menos en cinco ocasiones.

 

—Fueron cuatro disparos oiga —confió un testigo a ESPEJO.

—¡Nooo! —terció otro. ¡Fueron cinco!

 

El que jaló el gatillo no iba solo, pues se desapareció del lugar tras llegar por él un Jeep Cherokee de color negro. Con ese dato, las autoridades que hicieron acto de presencia en el lugar de los hechos dedujeron que posiblemente el auto del atacante haya sido robado, pues incluso en su interior se encontró un bolso de dama.

Tras el cobarde ataque, uno de los empleados de la empresa Gaspasa resultó con una herida de bala en la espalda, mientras que su acompañante salió con algunas lesiones, quedando en estado de shock tras haber cursado una experiencia que sabía podía vivir en cualquier momento, pero que no se esperaba.

El herido fue llevado de urgencias a un hospital para que fuera atendido mientras que su compañero recibió los primeros auxilios en el lugar.

En medio de todo eso, los vecinos y testigos entraron en pánico, temiendo que la balacera pudiera haber provocado una explosión de la pipa que transportaba gas LP.

“Imagínense que hubiera explotado el tanque”, publicaron algunos vecinos en sus muros de Facebook.

Al lugar también hicieron acto de presencia elementos del Ejército Mexicano, pero solo permanecieron un momento y se retiraron.

Tras consultar a la empresa Gaspasa, confirmó que el herido de bala ya estaba fuera de peligro, recuperándose de las lesiones.

FOTOS: Revista ESPEJO.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo