Culiacán

¡Celulares, celulares! | Otra historia de asaltos a camiones en Culiacán

Desde finales del año pasado, los robos a autobuses urbanos en la ciudad de Culiacán se volvieron una constante del día a día, y ahora parece que ‘todo mundo’ tiene una anécdota sobre asaltos a camiones para contarle a sus amigos, una recomendación de qué ruta tomar y cuál deberías descartar porque era más probable […]

Desde finales del año pasado, los robos a autobuses urbanos en la ciudad de Culiacán se volvieron una constante del día a día, y ahora parece que ‘todo mundo’ tiene una anécdota sobre asaltos a camiones para contarle a sus amigos, una recomendación de qué ruta tomar y cuál deberías descartar porque era más probable que pierdas alguna de tus pertenencias, mientras te diriges a casa, a la escuela o al trabajo.

Era una mañana habitual para Laura. Se había despertado a las 7:00 horas para comenzar a prepararse para ir al trabajo. Se puso su uniforme, colocó base de maquillaje en su rostro y echó a su bolso el resto de sus pinturas para terminar su maquillaje en el autobús rumbo al trabajo. Salió a la parada en la que siempre toma la ruta del Campiña rumbo al Centro y al cabo de 10 minutos subió al camión, con la sensación de que iba un poco tarde. Le tocó sentarse hasta atrás, en el asiento que menos le gusta, porque dice que los camioneros de Culiacán tienen complejo de ‘rápido y furioso’ y entre las carreras, los de atrás son los que más sufren por los baches. Fue justo cuando el conductor del autobús se detuvo en una parada para recoger a unos pasajeros cuando Laura dejó su celular de lado para terminar de retocar su rostro cuando se escuchó a los lejos —¡Celulares, celulares! Nada más quiero los celulares— mientras sostenía una pistola. Fue entonces que Laura tuvo un repentino y desagradable deja vu, puesto que era el tercer asalto que le tocaba. En el primero había perdido un iPhone y del segundo apenas habían pasado 3 meses. La reacción de Laura fue la de esconder su teléfono en la parte de abajo de sus jeans ajustados de manera cautelosa. Al llegar al final del camión, el asaltante le preguntó a Laura si traía celular y ella respondió que no. Incrédulo pero con prisa, le pidió el reloj que traía en la mano y se bajó inmediatamente. En menos de 10 minutos el ladrón recolectó fácilmente alrededor de 13 teléfonos, dejando a todos los pasajeros con el rostro desencajado mientras atravesaban el bulevar ‘de los pobres’ y se lamentaban por todo el material perdido en sus smartphones. Ahora Laura prefiere bajarse inmediatamente de cualquier autobús cuando se sube una persona sospechosa, pero nunca se sabe.

Uno de los principales problemas del constante asalto a autobuses es que la mayoría de los afectados rara vez presenta una denuncia que si bien no sirve para recuperar los bienes perdidos, pueda ayudar a contabilizar los excesivos hurtos que suceden día a día en la urbe de Culiacán.

Por su parte los camioneros se quejan de lo sucedido en el instante pero luego siguen como si nada, solo se tiene registro de casos extremadamente drásticos y eso no ayuda para ejercer algún tipo de presión a las autoridades correspondientes para que mejoren la seguridad de los usuarios del servicio de transporte público.

Aunque las personas no deberían sentir miedo al usar el transporte público, la realidad es que muchos prefieren tomar sus precauciones y no exponer sus teléfonos. Poco a poco se han ido terminando los paseos en autobús mientras disfrutas de alguna canción de lista de reproducción mientras vez por la venta y te pones tus audífonos, se están terminando las conversaciones por whatsapp mientras te trasladas de un lugar a otro o el rápido chequeo de tus redes sociales  en ese momento de libertad que patrocina el viaje en autobús.

 

PARA SABER:

Si has perdido tu celular en algún asalto aún puedes hacer que tu asaltante no saque provecho de tu información o revendiendo tu smartphone a cualquier postor, bloqueando el uso del aparato a través del código IMEI que viene en la caja de tu celular, de este modo quedará obsoleto y ya nunca podrá ser utilizado. 

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas