Ciudadanía

Rebelión cibernética | ¿Es suficiente compartir una imagen para exigir justicia en Culiacán?

Sinaloa está de luto. Ningún sector civil se está quedando sin pérdidas: los maestros, los periodistas, los médicos, los estudiantes, los trabajadores del campo, las mujeres,  los niños, los jóvenes. Nadie parece estar a salvo de la violencia, los asaltos, el miedo y los ajustes de cuentas que el crimen organizado realiza con quien le falla […]

Sinaloa está de luto. Ningún sector civil se está quedando sin pérdidas: los maestros, los periodistas, los médicos, los estudiantes, los trabajadores del campo, las mujeres,  los niños, los jóvenes. Nadie parece estar a salvo de la violencia, los asaltos, el miedo y los ajustes de cuentas que el crimen organizado realiza con quien le falla y se atraviesa en su camino.

Aunque el crimen ha intentado silenciar la voz ciudadana desapareciendo a importantes líderes de opinión y sembrando un clima del miedo, las redes sociales han creado una plataforma de múltiples expresiones de repudio a la violencia que está consumiendo a Sinaloa. A través de notas, infografías, ilustraciones, artículos, notas, comentarios y hasta memes, los cibernautas de Sinaloa y sobre todo de Culiacán se han unido a la protesta y a la sed de justicia que ha ido sumando a más gremios de la sociedad en la localidad.

¿Pero… sirven de algo este tipo de mensajes? ¿Las autoridades atienden las demandas a través de una foto o nota compartida? ¿Son tan eficaces estás exigencias como para orientar adecuadamente la búsqueda de justicia? ¿Los culpables del clima de violencia se encuentran en la red observando los reclamos escondidos entre memes absurdos y publicaciones vanas?

Pudiera parecer que muchos se suben al tren del mame sin comprender la magnitud y los alcances que una publicación en Facebook pudieran tener, ya sabes, esa tendencia a compartir contenidos que otros comparten con el objetivo de encajar en cierto tipo de grupos.

Lo cierto es que la oportunidad que redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat e incluso Whatsapp a través de cadenas nos brindan para compartir información y viralizar contenidos de importancia civil. Es por redes sociales como estas que muchos conocen las historias de violencia urbana que ocurren en Culiacán y que podrían pasar desapercibidas porque no involucran a celebridades o periodistas reconocidos.

Las redes sociales le han dado voz al pueblo para exigir respuestas, probablemente no se trata de un grito que escucharán los culpables o una postura que será tomada en cuenta por quienes deberían proteger la integridad de los ciudadanos, pero son el medio más eficaz para dar a conocer a todo mundo lo que está pasando en Culiacán, verdades sin filtros, sin compromisos que entorpezcan el proceso de información, para que todos sepamos lo que otros medios callan y lo mucho que falta para alcanzar la justicia.

Ahora ya lo sabes, una imagen puede decir más que mil palabras y las redes sociales son ahora el medio interactivo más eficaz para esparcir la verdad entre quienes la desconocen y unir a los culichis en una expresión que trascienda las redes y se materialice en protestas eficaces.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo