Culiacán

Es tan culichi | ¿Cuánto estás dispuesto a invertir para tener la barba de tus sueños?

Con la llegada de la onda hipster se popularizó uno de los rasgos físicos más emblemáticos de la cultura culichi, desde el año 2014 los hombres de todo el mundo empezaron a enloquecer por el deseo de tener una abundante barba que pudieran moldear a su antojo para adecuarla a diferentes estilos que iban desde […]

Con la llegada de la onda hipster se popularizó uno de los rasgos físicos más emblemáticos de la cultura culichi, desde el año 2014 los hombres de todo el mundo empezaron a enloquecer por el deseo de tener una abundante barba que pudieran moldear a su antojo para adecuarla a diferentes estilos que iban desde el pulido y casi perfecto corte de cantante de bachata o reggaetón, pasando por la formalidad y sobriedad del look buchón, hasta llegar a la desalineada y abundante barba del hipster.

Aunque medios especializados en estilo e imagen han dictado que la próxima tendencia para el público masculino será lucir el rostro afeitado y mostrar de esta manera los rasgos que por lo regular el vello facial esconde, los culichis no se desharán tan fácilmente de esta tendencia puesto que ha encajado de manera ideal con la estética de los muchos grupos sociales que componen la sociedad de Culiacán.

Aunque día a día vemos desfilar cientos y cientos de tipos de barbas por la metrópoli de Culiacán no todos corren con la misma suerte anatómica de poseer este singular y atractivo rasgo y es aquí el punto en el que esta tendencia se vuelve tan culichi, hasta el punto de llegar a los excesos.

Luego de que todo mundo estuviera eufórico por las barbas, los hombres por querer tener una y las mujeres porque comenzaron a asociar a estas con los ideales estéticos para sus parejas, un nuevo negocio surgió y hasta la fecha sigue vigente en la ciudad. Desde cremas, ungüentos, pomadas, hasta llegar a tónicos naturistas como el aceite de bergamota y algunas pastillas de dudosa procedencia se convirtieron en la fuente de ingreso de varios emprendedores locales que han venido haciendo negocio con el ideal masculino de la barba perfecta.

Tratamientos que van desde los 50 hasta llegar a los 1,000 pesos cada que se requiera el producto y que pueden durar hasta 6 o 7 meses para lograr ver resultados notables, han envuelto a muchos culiacanenses que han buscado de manera exhaustiva cómo lograr acercarse a la figura del galán barbón que se ha popularizado en redes sociales.

Tener la barba perfecta es en Culiacán un sinónimo más de aceptación, al menos en cuestiones estéticas, ya que muchos relacionan esta característica con madurez o experiencia. Desde el típico buchón con la barba afeitada de manera regular, hasta el desenfado de los hipsters y roqueros han hecho de la barba una tendencia de la que el hombre culichi no se va a deshacer pronto ni de manera tan fácil.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo