Mundo

¿Y tú… cómo protestas? | La moda y la política no siempre son la mejor combinación

Las protestas sobre las pasarelas no son un tema de hoy. Ya son muchas las ocasiones en las que los diseñadores toman esta plataforma para hacer llegar algún mensaje transgresor al mundo o momentos en los que algunos grupos inconformes con el gremio toman el runway para llamar la atención mediática y que su mensaje sea […]

Las protestas sobre las pasarelas no son un tema de hoy. Ya son muchas las ocasiones en las que los diseñadores toman esta plataforma para hacer llegar algún mensaje transgresor al mundo o momentos en los que algunos grupos inconformes con el gremio toman el runway para llamar la atención mediática y que su mensaje sea atendido. Pero muy raras veces se dan historias como la que vivió el desfile de celebridades de la última colección de la firma italiana Dolce y Gabbana.

En esta ocasión no fue un activista o un diseñador sensible a los problemas del mundo, sino el cantante estadounidense Raury, que decidió hacer de su participación en la gala de moda un suceso más memorable del esperado. Con la firme intención de criticar el perfil político de la empresa desde el interior, el rapero se convirtió en un infiltrado que opacó el brillo de la última colección de D&G.

Y es que las últimas colecciones de Doménico Dolce y Stefano Gabbana han sido presentadas con un formato muy diferente a la de las otras casas de moda, hablando de su selección de modelos que recluta a las principales figuras de la web, artistas, celebridades e influencers.

El cantante Raury fue invitado a la gala y aceptó participar, pero no fue hasta que llegó a la ciudad de Milán que se dio cuenta de la polémica que ha venido generando la prestigiada marca por su relación con la no muy grata primera dama estadounidense Melania Trump y la desafortunada campaña Boycott sobre la familia tradicional y las nuevas formas de concebir.

El rapero se molestó de inmediato al conocer el juego para el que se había prestado y fraguó un plan que le resultó de maravilla. Al realizar el recorrido final decidió quitarse la sudadera para mostrar al público su cuerpo pintado con frases como Protesta contra D&G, Dame libertad y No soy vuestro chivo expiatorio.

 

LO DIJO:

“El boicot es la voz de la gente, Dolce & Gabanna se burla completamente de lo que el boicot significa”.

—Raury. Rapero.

 

El cantante fue sacado de inmediato y a empujones del recinto. Han borrado del video oficial de la pasarela el recorrido del rapero y han ocultado al mundo lo sucedido. Este es el segundo pleito reciente de la marca con artistas, luego de que Miley Cyrus señalara los intereses políticos de la empresa y fuera respondida agresivamente por parte de Stefano Gabbana.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo