Ciudadanía

Empeñar no cuesta nada | ¿A dónde se van los celulares robados en México?

Si desafortunadamente has sido víctima de algún asalto y perdiste tu celular, sería bueno que te dieras una vuelta por las casas de empeño de la ciudad, ya que este es el lugar favorito de los asaltantes para sacarle provecho a los bienes que les arrebatan a los civiles, no solamente en Sinaloa, sino en […]

Si desafortunadamente has sido víctima de algún asalto y perdiste tu celular, sería bueno que te dieras una vuelta por las casas de empeño de la ciudad, ya que este es el lugar favorito de los asaltantes para sacarle provecho a los bienes que les arrebatan a los civiles, no solamente en Sinaloa, sino en todo México.

Cifras de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios señalaron que durante el año 2016, 240 mil de un total de 12 millones de teléfonos celulares robados fueron a parar a casas de empeño.

En nuestro país existen redes de ladrones que se dedican única y exclusivamente al robo de smartphones para venderlos en el mercado negro, sin embargo, también abundan los ladrones que roban este tipo de artefactos por su cuenta y se convierten en clientes constantes de las casas de empeño, debido que es una forma fácil de obtener dinero ya que la mayoría de estas instituciones no piden ningún tipo de facturas para realizar el arrendamiento de estos artículos, basta con una credencial de elector para que los criminales obtengan alguna cifra módica como recompensa a sus actos vandálicos.

 

LO DIJO:

“Los celulares se han convertido en la joyería de hoy. Ya nadie porta cadenas, pulseras ni tampoco relojes, lo más caro que traemos con nosotros es el celular, por eso se ha detonado tanto el robo como el empeño de los mismos”.

—Rafael Mondragón. Presidente de la Amespre.

 

Y es que en la mayoría de las instituciones de empeño, incluidas de alcance nacional, empeñar un celular podría llevarle a una persona menos de 15 minutos, por lo que la Amespre tiene como objetivo regularizar el arrendamiento de estos aparatos a través de un software que detecte el estado de los mismos.

Aunque en México la mayoría de las casas de empeño son blandas a la hora de realizar los cambios de efectivo por teléfonos celulares, algunas cuantas ya solicitan la factura de los mimos para evitar que estos sean bloqueados en un momento posterior por el dueño legítimo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo