Tendencias

Porque soy milenial | Mi vida es un documental

¿Alguna vez has sentido ese miedo o esta tristeza de saber que al morir podrías ser olvidado? Bueno, esa podría ser una de las causas por las cuales te la pasas documentando cada una de las cosas que haces en tu rutina. Aunque anteriormente se optaba por un diario en el cual nuestros padres o […]

¿Alguna vez has sentido ese miedo o esta tristeza de saber que al morir podrías ser olvidado? Bueno, esa podría ser una de las causas por las cuales te la pasas documentando cada una de las cosas que haces en tu rutina. Aunque anteriormente se optaba por un diario en el cual nuestros padres o abuelos registraban sus aconteceres, o pilas de rollos fotográficos y álbumes que registraban sus mejores momentos, hoy la tecnología ha abierto la brecha para hacer de la vida de casi cualquier persona un documental.

Si algo identifica a la cultura milenial es este apego a las redes, producto de la revolución tecnológica que llegó a sus manos justo en su etapa de niñez o adolescencia y que ha venido a cambiar de manera drástica sus comportamientos, su forma de relacionarse e incluso sus metas personales.

“Sabes que hiciste algo grande en la vida cuando hacen de esta una película”, se alcanza a leer en algunos twets sobre superación personal y aunque no lo parezca, este podría ser un anhelo para casi todos lo que buscan trascender en el ramo en el que se desenvuelven y también para los que no. Es imposible que cada persona tenga la película biográfica de su vida, como Truman Capote, Frida Kahlo, Margaret Tatcher, hasta llegar a las luminarias como Marilyn Monroe, Edith Piaf e inlcuso Selena Quintanilla, aunque las redes sociales se han encargado de poner al alcance de todos sus usuarios los medios necesarios para hacer de su vida diaria un reality show o un documental.

Anteriormente había un sinfín de historias que se quedaban en el anonimato, personas que de no ser por Facebook, Youtube o Instagram y la viralidad con la que se manejan sus contenidos jamás hubiéramos conocido y tratado de imitar; como es el caso de los vloggers o de las celebridades que por 10 minutos de comedia se adueñaron de la red por un instante.

Aunque esta fama es tan efímera como un snapchat, no siempre nos grabamos o nos hacemos fotos para exponerlas o conseguir un buen número de likes (aunque estos nunca están de más). Se trata de un muy oculto miedo a pasar desapercibido y la necesidad de documentar lo que hacemos, por más simple que sea, para dejarlo como legado a través de la red.

 

LO DIJO:

“Se trata de una generación asustada, ahora todo va más de prisa y las oportunidades de hacer algo realmente trascendente se le escapan de las manos a todo el mundo, porque siempre hay alguien que lo puede hacer mejor y ahora con las redes es más fácil descubrirlo. Son esas ansias de dejar un legado y las pocas oportunidades para hacerla las que crean esta euforia por la redes, por compartir todo lo que se pueda para que ningún detalle trascendente sobre nosotros quede fuera de nuestra película personal”.

-Karen Torres. Psicóloga

 

Transmisiones en vivo, fotos de comida o mascotas, videos de opiniones, usar Twitter como diario y contar historias en menos de 140 caracteres; estas son las nuevas herramientas para documentar lo que somos y lo que hacemos, nuestra pequeña capsula del tiempo para decirle a los que vienen que estuvimos aquí.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas