Salud

Lanzarte a una alberca podría no ser la mejor opción para huir del calor este verano

Sí, el calor está insoportable en Culiacán y lanzarte a una alberca es en la mayoría de los casos la alternativa más viable para escapar de las extremas temperaturas que tienen hirviendo la capital sinaloense. Aunque refrescarte en una pileta es la opción más divertida para huir del clima hostil, podría convertirse en un peligro […]

Sí, el calor está insoportable en Culiacán y lanzarte a una alberca es en la mayoría de los casos la alternativa más viable para escapar de las extremas temperaturas que tienen hirviendo la capital sinaloense. Aunque refrescarte en una pileta es la opción más divertida para huir del clima hostil, podría convertirse en un peligro potencial si no se toman las medidas adecuadas.

Una alberca mal clorada podría ser el espacio perfecto para cultivar la amiba Naegleria fowleri que produce repercusiones neurológicas graves que se acompañan de fiebres, vómitos, fotofobia y en casos más extremos convulsiones que pueden llevar al afectado a un estado de coma e incluso a la muerte en un lapso no mayor a 10 días.

Puede sonar fatalista, pero esta amiba invisible a la vista humana es capaz de provocar la meningoencefalitis amibiana primaria, que es capaz de vivir en agua dulce tomando como rehenes a los seres vivos que habitan estos ecosistemas y en el caso humano puede ingresar a su organismo por las vías nasales hasta llegar al cerebro y producir terribles inflamaciones.

Actualmente no existe un fármaco específico para combatir a esta amiba y este tipo de meningoencefalitis es tratada con otros medicamentos relacionados a amibas de características similares. Durante décadas, diversos centros de estudios sanitarios se han enfocado en encontrar un remedio eficaz y preciso para las fatales consecuencias que produce este organismo en el cuerpo humano, pero no se ha llegado a estar cerca de poder encontrar una cura para este tipo de infección.

El primer caso de meningoencefalitis amibiana en México fue registrado en los años 70 y hasta la fecha un considerable número de personas han muerto por el desconocimiento que se tiene con respecto a este padecimiento.

Es en las albercas, ya sean privadas o públicas, que han pasado por un deficiente o nulo proceso de cloración donde se puede cultivar esta amiba, por lo que se recomienda a la población en general el tomar precauciones adecuadas para no hacer que un pequeño rato de diversión y frescura, termine en fatales consecuencias.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo